Miercoles, 06 de Julio del 2022
Indicador Político

Como no había ocurrido desde su fundación en 1990 como IFE, el Instituto Nacional Electoral fue metido por el consejero presidente Lorenzo Córdova Vianello y el consejero Ciro Murayama Rendón en el centro del conflicto poselectoral. La razón se localiza en el repudio de ambos al populismo. En este sentido, el INE está sentando las bases para el conflicto poselectoral después del 6 de junio.

En términos estratégicos, el poder central en EEUU se conoce con el concepto –no referencia de nombre institucional– de Casa Blanca. A pesar de lo que piensen o digan los funcionarios, Casa Blanca decide lo que es mejor para la seguridad nacional de EEUU para privilegiar, como dice la Doctrina respectiva del gobierno de Biden, y defender el american way of life o modo de vida estadunidense.

Aunque la agenda estadunidense sobre México se quiere ir desahogando por partes, en el fondo el factor integrador es el enfoque militar y de seguridad nacional de EE UU en la región, lo mismo para temas de migración, que para los expedientes calientes de narcotráfico. Inclusive, lo importante del Tratado implicaría una hegemonía estadunidense de su economía como seguridad estratégica.

Los tiempos políticos circunstanciales coinciden: mientras la Fiscalía General de la República abre expedientes con claros tonos de delitos electorales contra candidatos de la alianza PAN-PRI-PRD-Coparmex, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, se reúne de manera personal con el diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo en su periodo de franca guerra contra el presidente López Obrador, Morena y la 4ª-T para dar la imagen de alianzas.

En 1947, el entonces abogado y economista Daniel Cosío Villegas publicó en “Cuadernos Americanos” de Jesús Silva Herzog el ensayo titulado “La crisis de México”. Su tesis central fue el agotamiento de las metas de la Revolución Mexicana y la tentación de buscar una salida en el modelo estadunidense. En ese texto, del que sería después historiador de porfiriato y de la Revolución, lanzó una advertencia: cuidado con buscar la salida en EEUU.

La reunión vía internet de la vicepresidenta estadunidense Kamala Harris con el presidente López Obrador decepcionó a los miramares mexicanos que pedían la intervención de la Casa Blanca en México para parar en seco las decisiones de la 4ª-T. Inclusive, se vio a una Harris sin entender qué estaba haciendo.

Las quejas presidenciales contra los medios tienen sus razones de ser como estrategia de política de comunicación presidencial. Pero la ausencia de una estructura de gobierno que refuerce los dichos mañaneros en los hechos no modifica las tendencias de explosión de las realidades.

A pesar de que los temas de migración y comercio son vitales para México y EE UU, la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris se va a centrar hoy, en su conversación vía internet con el presidente mexicano López Obrador, en narcotráfico. Y como tema especial, la segunda en mando en la Casa Blanca exigirá anular, desvirtuar o darle la vuelta a las reglas de operación y registro de las agencias de seguridad estadounidenses en México.

Aunque los candidatos de Morena mantengan su mayoría en las elecciones de junio próximo, el accidente en la Línea 12 del Metro será una espina clavada en el grupo político y de poder que tomó el control de la capital de la república en 1997.

Luego de haber saltado a la fama política en 1969 con sus dos discursos de defensa sistémica estatista del presidente Gustavo Díaz Ordaz por el manejo de la crisis del movimiento estudiantil del 68 y sobre todo la justificación del 2 de octubre en Tlatelolco, Porfirio Muñoz Ledo ahora está llamando a defender la constitución contra el gobierno que él contribuyó a consolidar.

Con recursos y tiempos del Instituto Nacional Electoral, el consejero presidente Lorenzo Córdova Vianello ha emprendido una guerra política contra el presidente López Obrador para bloquear a Morena en las elecciones de 2021 y 2024. La estrategia va desde el financiamiento de libros y ensayos contra el populismo hasta el libro “La democracia no se construyó en un día para señalar que el candidato de Morena ganó los 30 millones de votos (53 por ciento) gracias al organismo electoral fundado por Carlos Salinas de Gortari y reformado por Enrique Peña Nieto y el PAN en el Pacto por México.

El análisis de los autodenominados organismos autónomos del Estado debe partir del hecho de que nunca han sido ajenos al Estado. El actual modelo de organismos autónomos del Estado fue una estructura creada por Carlos Salinas de Gortari en 1979-1994 al pasar el viejo Estado priista como representante de las clases sociales no propietarias (Revolución Mexicana) a un Estado autónomo neoliberal de mercado (Theda Skocpol) en poder de una élite tecnocrática.

Una vez que el Tribunal Electoral dictaminó la negativa del INE a las candidaturas de Morena en Guerrero y Michoacán, la función legal del Instituto Electoral terminó su tarea específica y sus funcionarios debieron de regresar a administrar sus tareas procedimentales de padrón, casillas, funcionarios vigilantes, votos y conteo.

Si algunas victorias pudieran considerarse pírricas, las dos decisiones del Tribunal Electoral articuladas con el Instituto electoral serían evidencias: quitarle dos candidaturas a gobernador a Morena y limitar la sobrerrepresentación no van a modificar los equilibrios de las tendencias electorales. Al contrario, en el estilo presidencial, serán catapultadas como parte de la campaña morenista para aumentar el flujo de simpatizantes a las urnas.

El papel de los intelectuales en la estructura del poder ha sido uno de los pasivos en el funcionamiento del sistema político priista vigente de mediados del siglo XX a la fecha. El presidente López Obrador volvió a abrir el debate en la conferencia matutina del lunes pasado para dividirlos entre conservadores opositores y simpatizantes de su gobierno.

Las evidencias son inobjetables: ha llegado a su fin el modelo de Instituto Electoral creado por el presidente Carlos Salinas de Gortari en 1990 para mantener las elecciones bajo control del gobierno, a través de un organismo con consejeros ciudadanos articulados al régimen priísta.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto