Saturday, 08 de August de 2020


Puebla Unida




Written by 

Esta semana se aprobó el registro de la coalición electoral denominada Puebla Unida, encabezada por el Partido Acción Nacional y en donde participan el Partido Nueva Alianza, el de la Revolución Democrática y Compromiso por Puebla. Una coalición que prácticamente reproduce el mismo ánimo democrático del 2010 y que llevó a la gubernatura al hoy titular del Ejecutivo del Estado Rafael Moreno Valle.

Desde este espacio siempre defendimos la pertinencia de repetir la coalición electoral con la que triunfamos en el 2010, basados en la congruencia democrática y la lógica política. Congruencia en el sentido de que la coalición fue una expresión de pluralidad y de unificación de esfuerzos de partidos que piensan diferente pero que tienen como interés superior a Puebla; y lógica política, en la medida en que la concitada coalición no sólo fue exitosa electoralmente hablando, sino que ha demostrado con creces que también ha sido exitosa en los resultados de gobierno desde el ejercicio del poder. Bajo esta premisa, lo lógico es continuar con el esquema que está ofreciendo resultados. Por ello siempre promovimos la alianza de partidos, porque por si fuera poco, lo que los poblanos quieren es que los institutos políticos sumen sus coincidencias en lugar de exhibir sus diferencias.

 

 

Desde la óptica del PAN, es de resaltar la enorme generosidad de los diversos equipos y grupos que conforman al partido para poder lograr este esfuerzo coalicionista. No todas las voces del partido estaban en principio a favor de la reedición de la alianza, pero de a poco se fueron convenciendo de las bondades de la misma y se sumaron a este gran proyecto. El PAN está más unido que nunca y listo para seguir siendo la fuerza política que apuntala la coalición, con su mística y valores liberales y humanistas que lo han caracterizado desde la fundación. Los municipios que hoy gobernamos encabezando la referida alianza seguirán siendo azules, fundamentalmente la capital del estado donde el actual presidente municipal Eduardo Rivera, en coordinación con el gobierno del estado, ha hecho un extraordinario papel.

 

 

Del otro lado del espectro político está el PRI de siempre. Se trata del partido que aunque intenta disfrazar su rancio autoritarismo con una imagen renovada, es la misma institución antidemocrática que conocemos de antaño. La llegada del PRI al gobierno federal ha envalentonado a sus sectores y masas populares. Sienten que con dicho factor o variable, podrán atropellar impunemente la expresión democrática de los poblanos. Por si fuera poco, esa confianza que destilan los priístas por el arribo al poder en la persona de Enrique Peña Nieto lleva implícita una violación a la ley: hablan y gritan a los cuatro vientos que ahora sí podrán operar, que las estructuras del gobierno federal saben cómo hacerlo, que las delegaciones serán funcionales a su proyecto, etc. Y yo me pregunto: ¿de qué otra forma, si no lo es mediante la transgresión de las leyes, puede el gobierno federal ayudar al triunfo del PRI en las entidades donde hay elecciones? A la implícita violación de la ley por vía de la utilización de recursos federales en la campaña poblana, se suma la grotesca presencia y actitud de porros electorales venidos de ultra tierra, es decir, foráneos.

 

 

Una muestra de que las cosas no han cambiado del todo en el viejo PRI es la burda expresión de los sectores del partido a favor del candidato tricolor a la presidencia municipal. Como si la política no hubiera evolucionado en las últimas décadas, el PRI y sus entes corporativos popular, campesino y obrero se pronunciaron a favor del elegido, como si los votos aún se contaran por masas en lugar ser expresiones libres e individuales. Con ello manchan la imagen de un candidato que pudiera darles mucho, pero que se ve disminuido por la marca que lo abanderará. En otras palabras, la marca PRI mancilla a su candidato, por más posicionamiento que tenga éste último a partir de haber realizado –hay que decirlo- una muy buena gestión en la universidad pública.

 

 

La coalición Puebla Unida está lista, y para el caso de la capital y los candidatos a diputados locales, iremos con los mejores hombres y mujeres para impulsar una exitosa comunión con los ciudadanos. Al cierre de la redacción de esta columna, aún no hay convocatoria ni definición de las candidaturas del PAN y la coalición, pero estoy seguro que figuras como Tony Gali, Jorge Aguilar Chedraui, Fernando Manzanilla, Patricia Leal, Pablo Rodríguez y otros representarán dignamente no sólo al partido y la coalición, sino a un proyecto más grande que es el de seguir transformando la entidad a partir de la premisa de una Puebla Unida.

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus