Friday, 07 de May de 2021


Una maquillada para el PRI, PAN y PRD, y que les quiten las patas de gallo




Written by 

El PRI ya dio visos de querer restaurar la deteriorada imagen pública que le heredarán sus diputados del Congreso del Estado. Negarse a la deuda crediticia de los 3 mil millones de pesos para los ayuntamientos entrantes es tantito polvo de maquillaje. Un poquito, casi nada, porque siendo práctico resulta absurdo creer que con rechazar una iniciativa del gobernador recuperará su cortesano y golfo comportamiento legislativo.

Hace bien Pepe Chedraui en repudiar actitudes sumisas de la próxima mini bancada priista. Por algo se empieza. Se deben marcar distancias, estilos, modos, clases, distinciones, etcétera. Y sus demás compañeros tendrían que hacer lo mismo si quieren que la sociedad los vea de forma distinta a como ven a los diputados salientes.

 

 

No es fácil. No. Sin embargo por algo se empieza. La LVIII legislatura es un caso perdido para el tricolor. Si a estas alturas los diputados Edgar Salomón Escorza, David Espinosa, Lauro Sánchez o Jesús Vázquez dieran un golpe de timón en sus conductas y se pusieran el penacho de la guerra ya nadie creería en su moral, en su representación ni en sus principios éticos. Hay manchas que no se quitan con detergente.

 

 

Pero el PRI no tendría que ser el único en planear sesiones cosméticas, también el Partido Nueva Alianza debería irse al mercado a comprar lo necesario para la mascarilla de aguacate con rodajas de pepino y lechuga antes de querer maquillarse. ¿Por qué? Porque como conciencia legislativa fueron un verdadero fiasco. No aportaron nada. Su paso parlamentario fue intrascendente. Y sus diputados Héctor Alonso Granados y Guillermo Aréchiga sirvieron para puras vergüenzas, y ridículos.

 

 

Ninguna fracción política se salva del mal desempeño de la actual legislatura. Tampoco de lo que hoy se piensa de sus respectivos partidos incluyendo el antes y el después de las elecciones del 7 de julio. Ni el PAN ni el PRD ni el PT ni el Verde ni nadie la libra. Fueron una hoja llevada por el aliento del gobernador Rafael Moreno Valle a donde quiso y a donde se le antojó. A todas les hace falta una polveada y una estirada a las patas de gallo.

 

 

Suena ridículo resaltar la labor de un diputado en especial. ¿Quién fue peor que quién? ¿O quién fue mejor que quién? Da risa leer en algunas columnas periodísticas que Mario Riestra y Tony Gali López fueron los súper héroes de esta película. No es cierto. Falso. Son lambisconerías de comerciantes de la tinta. La LVIII legislatura fue una oficina de trámite, una imagen decorativa de un poder sometido e inexistente.

 

 

Pareciera que no pero lo que los partidos políticos proyectan desde el Congreso Local es lo que la gente piensa de sus dirigencias estatales. Allí es donde se ve si son institutos críticos o entreguistas, si son comparsa o responsables. Lo que se dice en el discurso se tiene que demostrar en los hechos, y si no se demuestra entonces son mentiras. Una manita de gato como la que se dio el PRI con el rechazo a la iniciativa de deuda para los ayuntamientos entrantes es un buen inicio, ya se verá si con Pepe Chedraui le siguen a las sesiones cosméticas o regresan a las andadas.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus