Tuesday, 18 de May de 2021


Así es la vida, jacarandosa




Written by 

Hace algunos lustros nadie quería ser presidente municipal porque además de que el cargo desprestigiaba, se gastaba dinero propio y se perdían tres valiosos años de vida. Hoy es diferente, muchos mueren por ser alcaldes. Lo mismo ocurría con las coordinaciones parlamentarias, pocos querían la responsabilidad de guiar a las bancadas de diputados porque además de perder el tiempo se debía predicar con aquella frase célebre de Kalimán, el héroe de tiras cómicas de los años 60: “Serenidad y paciencia, mucha paciencia”. Y pocos la tenían.

Pero hoy, también, las cosas han cambiado en los liderazgos parlamentarios. Hoy sí los quieren e incluso luchan por ellos. Se dan hasta con la cubeta por obtenerlos. ¿Qué tendrá esa cosa o que darán ahí para que el puesto esté tan peleado? En el PAN Fernando Manzanilla y Jorge Aguilar Chedraui traen bronca casada para resolver quién se adjudica el liderazgo de los diputados locales de ese partido. Ya se confirmará si el segundo de ellos es quien lo logra como auguran.

 

 

En el PRI esta semana se desató la trifulca porque los legisladores federales de Puebla nomás no soportan ya a Carlos Sánchez. ¿Por qué antes si lo soportaban y ahora no? Dicen que no lo toman en cuenta, que lo ningunean y que lo tildan de entregarse a los caprichos de Rafael Moreno Valle como si de ese pecado mortal estuvieran exentos sus demás compañeros. En fin.

 

 

Así es la vida, jacarandosa, decía el Grupo Elefante. Cuando las cosas comienzan a salirle mal a una persona, en este caso a Carlos Sánchez, es porque la vida misma quiere que a otras les vaya mejor. Quiere que otras brillen con luz propia. Por eso, en agradecimiento a esa vida jacarandosa, los diputados federales Rocío García Olmedo, Jesús Morales Flores, José Luis Márquez y Víctor Díaz Palacios dijeron: ¡Aquí estoy! ¡P r e g ú n t e n m e!

 

 

Incluso ayer por la mañana iban a sostener la reunión los 14 diputados federales poblanos del PRI (o cuando menos la mayoría) para propinarle una patada por el trasero al señor Sánchez y elegir de entre los que ya se apuntaron al nuevo coordinador. Pero como uno propone, Dios dispone, llega el diablo y todo lo descompone, al presidente Enrique Peña Nieto se le ocurrió organizar su Promulgación de Leyes Secundarias de la Reforma Educativa, y nuestros connacionales no tuvieron más remedio que posponer el relevo tal vez para hoy.

 

 

De los recuerdos vive el hombre, decía Borges. Recordarán que antes los diputados federales priistas le pedían su opinión y su consentimiento al líder estatal del partido, en este caso a Pablo Fernández del Campo, para resolver las coordinaciones parlamentarias. ¿Se atreverán a ignorarlo y a no pedirle la venia? ¿Serán capaces?

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus