Thursday, 23 de May de 2019


Si crean el INE, tambalean la continuidad morenovallista de 2016 y 2018




Written by 

Habría que estar en la situación de Puebla para entender no la necesidad, la urgencia de la reforma política planteada en el Pacto por México para centralizar los órganos electorales. Sí, me refiero a la creación del Instituto Nacional Electoral (INE) cuyo objetivo sería quitarles a los gobernadores del país el control que ejercen sobre las instituciones organizadoras y sancionadoras de las elecciones en los estados.

Nosotros sabemos que urge por varias razones. Porque vemos en los consejeros del Instituto Estatal Electoral a empleados visibles del gobernador Rafael Moreno Valle. Basta echar un vistazo al directorio de IEE para darnos cuenta que consejeros como Armando Guerrero, Víctor Cánovas, Fidencio Aguilar, Guadalupe Esquitín, Paul Monterrosas y el resto, desempeñan una imparcialidad nada digna de fiar. ¿Usted les confiaría una casilla? Yo no.

 

 

Recordarán que en plena campaña el consejero presidente Armando Guerrero en aras de echarle el hombro al abanderado de Puebla Unidad, Tony Gali, dio a entender que los votos de los candidatos a alcaldes se podían transferir en caso de declinaciones. Y qué me dicen de Víctor Cánovas que a pesar de ser identificado como uno de los principales operadores políticos de Moreno Valle fue impuesto consejero estatal sin importar que dijeran misa. ¿Eso ocurre únicamente en Puebla? No, también en otros estados.

 

 

Es urgente la citada reforma porque hoy quien manipula al IEE, en el caso específico de Puebla, es un gobernador panista pero en los sexenios del futuro serán otros y de otros partidos políticos. Así lo hicieron Manuel Bartlett, Melquiades Morales y Mario Marín, y así lo repite Moreno Valle. Por donde se le vea mantener las cosas como están es una cuchillada a la democracia, una manera tramposa de organizar elecciones.Los institutos electorales obedecen a los intereses del mandatario en turno desde Yucatán hasta Baja California sin importar de qué partidos son. Ninguno juega limpio.

 

 

El precio que se debe pagar es alto,sí, indiscutiblemente, desaparecer al Instituto Federal Electoral (IFE) dolería, y dolería como el parto, como el dolor de muela, como el dolor de apéndice; sin embargo, como cualquiera de esos dolores sabemos que la medicina y la atención médica son necesarias para alumbrar la vida y para mejorar la calidad de esta. El IFE requiere cirugía, ¡y urgente!, y el INE podría ser el bisturí más adecuado.

 

 

Por supuesto que los gobernadores se opondrán, después de todo son los monarcas de sus entidades federativas y la reforma política los acota. Ya mismo Miguel Ángel Mancera y Eruviel Ávila rechazaron la propuesta del Partido Acción Nacional para centralizar la organización de elecciones. Y aunque al de Puebla no se lo han preguntado, no creo que la idea le guste mucho porque le entorpecería los comicios de 2016 y de 2018 por motivos que todos sabemos y porque el piso entonces sí sería parejo.

 

 

 

 

 

Rate this item
(2 votes)
comments powered by Disqus