Tuesday, 20 de August de 2019


¿Cómo llegan los partidos a fin de año?




Written by 

El 2013 fue un mal año para los partidos políticos en general. Nada bien les fue a los nacionales y tantito peor a los locales. La reforma hacendaria dejó mal parados al PRI y al PRD, y la energética en cosa de días también damnificará al PAN. Y aunque es cierto que para Puebla fue año de sufragios, las victorias de la coalición Puebla Unida es letra de otra canción.

Hace bien don César Camacho Quiroz en predecir que las reformas darán el triunfo al PRI en 2015, porque muchos piensan lo contrario, sobre todo la clase media a la que le mordieron la yugular con las modificaciones fiscales. También hace bien Gustavo Madero en divulgar el cambio y transformación del PAN, porque no falta quien cree que son los mismos de siempre, pero ahora en agonía.

 

 

Por supuesto que Rafael Micalco, Eric Cotoñeto y Gerardo Islas tendrán sus propias conclusiones del año cuya flama comienza a extinguirse. Y las matemáticas les serán favorables. Sin embargo, como solía cantar Lolita Flores, “si pero no”. Sí, porque sus partidos el PAN, PRD y Nueva Alianza se despacharon con la cuchara grande en las presidencias y diputaciones locales. Pero no, porque quien realmente las ganó no fueron ellos ni sus institutos sino el gobernador Rafael Moreno Valle.

 

 

El 2013 no pudo raspar más al PRI que como lo hizo. Su bancada en el Congreso del Estado encogió tanto que le quedará ombliguera a Pepe Chedraui si se confirma su coordinación o a quién quiera que lo haga. Y aunque Pablo Fernández del Campo, pretenda vender digno su fracaso la verdad es que si se arrepiente de haber dirigido al tricolor los tricolores deben estar más arrepentidos por haberlo dejado dirigirlo.

 

 

Evaluar a los partidos por sus resultados en urnas es engañoso. Lleva triquiñuela. Tasemos también su desempeño anual desde el Congreso y desde su vida interna y el fruto no será el mismo. El 2013 sirvió para demostrar que la separación de poderes en Puebla es pura vacilada. Un chiste. Y que el deporte de levantar el dedo fue el deporte preferido de los diputados igual del PAN que del PRI, PRD, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza y PT para jodedera de todos. Los legisladores de este año y sus partidos fueron los peores que se recuerden.

 

 

Los pleitos internos del PAN, la revuelta interior del PRI y el canibalismo de las tribus del PRD son del dominio público. Talk shows de lloriqueos, mentadas de madre y chingadazos. Sus problemas maritales son del mismo tamaño de Paulina Rubio con su Colate. Por eso, y mucho más, el 2013 será recordado como el año, nacional y local, del desprestigio legislativo y partidario. Dicen que los cometas traen mala suerte, será por eso.

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus