Friday, 24 de May de 2019


El exorcista en versión PRD, Cotoñeto es Linda Blair




Written by 

Eric Cotoñeto Carmona es un perredista sospechoso. Despierta sospecha el ataque frontal a su compatriota de partido Roxana Luna. Despierta sospecha que le lance veneno cuando pedía una acción de inconstitucionalidad contra la Ley del Agua en la Cámara de Diputados. Y despierta sospecha que quiera armar un escándalo más grande que el de la diputada del sol azteca valiéndose del tema de la extorsión a alcaldes.

Para que la cuña apriete debe ser del mismo palo, reza el folclor mexicano. Parece ser eso, válgase la redundancia, pareciera que a Eric Cotoñeto lo manipuló una demoniaca y poderosa fuerza (misteriosa también) para que se le fuera encima a las patadas, rasguños y mordidas a la inquieta y agitante de Roxana Luna.

 

 

No es de extrañar que esas cosan ocurran. Ya vimos El exorcista, a propósito. Pero que ocurran en el momento justo, en el instante preciso y a la hora clave en que se puede venir abajo el negocio de la privatización de 25 sistemas de abastecimiento y control de agua potable (entre ellos el del Soapap), resulta demasiado extraño y preocupante.

 

 

Siendo como es el caballero Cotoñeto, tan propio, tan recto, tan honorable, tan ético, indigna y consterna que pudiese ser víctima de una posesión satánica al estilo de Linda Blair. Que se quede el infinito sin estrellas si alguien creyera que el señor Cotoñeto es capaz de obedecer, no sé, una instrucción, una orden, un mandato interno como:

 

 

–¡Madreate a La Roxana!

 

 

–¡Dale duro y a la cabeza (a la pinche vieja, dijera Marín y Kamel) con el asunto de moda de las extorsiones a presidentes municipales!

 

 

–¡Pártele su madre!–en resumidas cuentas.

 

 

¡Nooo, por Dios!, el dirigente y diputado del PRD no se prestaría a eso (ni se volvería a prestar), por ser de una sola pieza. Es sospechoso, insisto, porque sus acusaciones las hizo en el peor momento en que pudo hacerlas. Somos seres humanos imperfectos y por ese sólo hecho somos sujetos al error, somos esclavos del demonio pues. Y seguramente eso fue lo que ocurrió, los señalamientos de Cotoñeto coincidieron con la diatriba de la privatización del agua potable por caprichos del averno. Nada más.

 

 

Ahora bien, si la pequeña estrella (que es lo que significa “Roxana”) en verdad se anda centaveando a los presidentes municipales con los diezmos, quinciezmos y veinticincoezmos, al igual que otros compinches suyos, pues que se lo documente el célebre Eric Cotoñeto porque seguramente, igual que él, puede que la diputada perredista también esté siendo poseída por alguna extraña fuerza del inframundo empeñada en ubicarla en el sospechosismo.

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus