Friday, 07 de May de 2021


Elba Esther y Moreno Valle, dispuestos a morirse en la raya




Written by 

El valor más apreciado en las relaciones humanas es la lealtad. Y si esas relaciones se trasladan a la política, la lealtad cobra mayor relevancia. Confieso que llegué a creer que Rafael Moreno Valle no invitaría a Elba Esther Gordillo a su Segundo Informe de Gobierno. ¿Por qué? Porque el barco de “La Maestra” navega en aguas peligrosas con riesgo de naufragio.  

 

El naciente sexenio de Enrique Peña Nieto no le sentó como ella hubiera querido. No le tocó nada de lo que antes le tocaba, fue echada de las dependencias federales con todo y tiliches, y lo que es peor, fue aprobada una ley educativa que de muchas maneras le resta poder y la somete.

 

 

Si habría que enumerar a los personajes impresentables de nuestros tiempos, habría que empezar precisamente por La Gordillo. ¿Quién en su inteligencia e instinto la placearía hoy por hoy? ¿Quién le daría el lugar que antes ocupó y que pareciera ya no ocupar? Atreverse a hacerlo no debió haber sido un ejercicio de conciencia sino de sumas y restas, de positivos y negativos, de dar y quitar.

 

 

Hagamos cuentas. ¿Qué hubiera sido peor para Moreno Valle, negarla o aceptarla? Si la niega, los adjetivos de ingrato, desagradecido y traidor le hubieran caído encima como tormenta veraniega. Y no sólo la clase política lo habría visto mal, también la Presidencia de la República.

 

 

Ser leal en la situación en que se encuentra el gobernador poblano, junto con sus pares de Oaxaca y Sinaloa, no creo que sea asunto fácil. No cuando “La Maestra” ha recibido varias estocadas. Pero no nos quedemos ahí, echemos a volar la imaginación porque al fin y al cabo la política tiene cierta dosis adivinatoria.

 

 

Imaginemos que “La Maestra” y el gobernador urdieron su presencia. Imaginemos que uno le dijo al otro: “si no vienes, me dejas huérfano”. Y que la otra le contestó: “si no voy, me restas poder hoy que tanto lo necesito”. Elba Esther y Moreno Valle son seres de conveniencia. ¿Por qué? Porque si suman fuerzas pueden resistir al gobierno federal que los confronta; solos son más vulnerables.

 

 

Hoy que “La Maestra” ya fue exhibida en Puebla como lo que es, jefa, madrina y madre del gobernador, pienso que estuvo bien y que fue lo correcto; ser leal resulta más provechoso que no serlo. Hoy debe quedar claro a la presidencia, a la clase política y a la prensa local y nacional que Rafael y Elba Esther siguen siendo un monolito duro y dispuesto a lo que venga. Incluso a morirse en la raya.

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus