Sunday, 15 de December de 2019

Miércoles, 29 Julio 2015 01:14

La carrera por la minigubernatura de 2016 arranca en empate técnico




Written by  Jose Zenteno

Nuestra primera encuesta de la elección de gobernador del estado de Puebla, ya vio la luz. Ayer, usted apreciado lector, pudo enterarse de cómo van las preferencias por las candidaturas entre la población de nuestro municipio. Es importante insistir en que una encuesta de la capital no refleja ni representa a la población de toda la entidad poblana. 


Nuestra primera encuesta de la elección de gobernador del estado de Puebla, ya vio la luz. Ayer, usted apreciado lector, pudo enterarse de cómo van las preferencias por las candidaturas entre la población de nuestro municipio. Es importante insistir en que una encuesta de la capital no refleja ni representa a la población de toda la entidad poblana. La enorme diversidad y complejidad del estado hacen que cada región exprese sus preferencias con base en sus circunstancias. Por lo tanto, llevar ventaja en el municipio de Puebla no necesariamente significa que se tenga la delantera en el conjunto del estado, aunque es costumbre que quien gana la gubernatura también gana en la capital.Repacemos y analicemos los datos.

 

La identidad partidista se muestra casi idéntica entre los que se dicen priistas y los que se dicen panistas, ambos en torno al 18 %. El 51 % son independientes, es decir, son ciudadanos que no se identifican con algún partido político. Los identificados con el PRD son el 4.5 % y con Morena el 3.5 %. Hemos observado que en tiempos cercanos a elecciones, la identidad con algún partido político tiende a crecer, mientras que conforme se "limpia" el escenario de mensajes electorales, ocurre el efecto contrario y tiende a crecer el porcentaje de independientes.

 

La demanda de cambio de grupo político en el poder está creciendo. En esta encuesta el 60 % respondió que prefiere que el próximo gobernador pertenezca a un grupo político distinto al de Rafael Moreno Valle. El dato no es de sorprenderse, porque refleja el ánimo antireeleccionista de los poblanos, ánimo bien instalado en nuestra conciencia colectiva y que cada vez se expresa con mayor fuerza.

 

¿Qué provoca que los poblanos quieran cambio del grupo en el poder? La respuesta tiene diferentes factores concurrentes. Uno es cultural, la “no reelección” es una proclama histórica y los poblanos intuimos que quien permanece en el poder más allá de su mandato comete excesos en perjuicio de la sociedad. Otro factor es circunstancial, pues a pesar de que los gobiernos se esfuerzan por convencer a los ciudadanos de las bondades de su trabajo, la realidad de la gente se impone amarga, adversa y sin expectativas de mejora, motivo por el cual buscan el anhelado cambio que les traiga bienestar. Por otra parte, los ciudadanos observan a sus gobernantes, se dan cuenta de cómo cambia su personalidad conforme ejercen el poder, si se han aprovechado del cargo para beneficio particular, si su conducta se volvió frívola, si las obras y acciones de gobierno tienen un fin social o simplemente son parte de una puesta en escena para satisfacer sus ambiciones.

 

Pese a esta demanda, el PAN continúa con una ventaja de 5 puntos sobre el PRI en las preferencias para gobernador del estado. Esto significa que los capitalinos no castigarían del todo al albiazul, sino al grupo gobernante relacionado con Moreno Valle. Habrá que esperar un tiempo para que la población reconozca el vínculo que existe entre el gobernador y el presidente municipal, Tony Gali, quien se perfila como el delfín del morenovallismo. Es interesante observar que Morena mantiene el tercer lugar en las preferencias, después de las pasadas elecciones federales de 2015.

 

En cuanto a los aspirantes a la candidatura a gobernador, Tony Gali es el más conocido con 97 % de las menciones. Le siguen Blanca Alcalá con 85 % y Enrique Doger con 80 %. En otro grupo aparecen Jorge Aguilar Chedraui y Alejandro Armenta con 32 % y 39 % de conocimiento. José Juan Espinoza, Juan Pablo Piña, Juan Carlos Lastiri y Guillermo Deloya oscilan entre el 15 % y 10 %.

 

El balance de imagen (se resta la imagen negativa a la positiva) también favorece a Gali en el grupo de aspirantes más conocidos con un “+4”. Blanca Alcalá tiene -8 y Enrique Doger -9. Los negativos de los priistas se explican en una parte por los negativos del propio tricolor, mientras que los del panista son resultado del desgaste de gobierno. Cabe resaltar que el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, obtiene un balance negativo de -12.

 

El potencial de voto de los aspirantes evaluados mide el porcentaje de ciudadanos que votaría por cada uno de ellos, en este caso para gobernador del estado, sin que se haga explícito el partido político que los postula. Nuevamente el actual presidente municipal lidera las preferencias con 20 % de los informantes que sí votarían por él, en segundo lugar aparece Blanca Alcalá con 18 % seguida por Enrique Doger con 15 %. En otro grupo están Jorge Aguilar Chedraui, José Juan Espinoza, Víctor Giorgana y Juan Carlos Lastiri, todos con menos de 7 % de potencial de voto.

 

Los datos demuestran que la elección del 2016 está abierta y cualquiera de los líderes puede ganar. La diferencia entre Gali y Doger, así como la diferencia entre el PAN y el PRI, es de sólo 5 puntos. En el PRI tanto Blanca Alcalá como Enrique Doger se perfilan con fuerza para enfrentar al panista y heredero del morenovallismo, Tony Gali. Aún faltan varios meses para que arranque el proceso electoral y se nombren candidatos, mientras eso ocurre, tomaremos puntual medida de los factores que a nuestro juicio incidirán en las preferencias ciudadanas, esperando poder anticipar la fórmula de partido-candidato mejor posicionada para ganar las elecciones.

 

Metodología de la encuesta

 

Como ya lo hemos dicho en ocasiones anteriores, procuramos que nuestras encuestas electorales se realicen en los domicilios de los informantes mediante entrevistas cara a cara. Esta técnica nos asegura que las muestras sean probabilísticas, por lo tanto, todos los habitantes del municipio tienen la misma probabilidad de ser seleccionados en la muestra y, además, nos permite identificar los domicilios para efectos de supervisar el trabajo de nuestros encuestadores. En esta ocasión la encuesta consistió en 600 entrevistas levantadas en 60 secciones electorales, seleccionadas en forma aleatoria. Se realizó los días 18 y 19 de julio y tiene un margen de error de ± 4.0 % con una confianza estadística del 95 % (significa que 95 de cada 100 veces que se aplique este cuestionario a una muestra del mismo tamaño, sus resultados oscilarán en un rango de ± 4 % de diferencia).

 

 

 

 

 

 

Rate this item
(0 votes)
comments powered by Disqus