Jueves, 18 de Abril del 2019
Martes, 09 Abril 2019 02:32

El año de Emiliano Zapata, pero no el sexenio

El año de Emiliano Zapata, pero no el sexenio Escrito Por :   Silvino Vergara

“¿A dónde va la revolución? ¿Qué se proponen los hijos del pueblo levantados en armas? La revolución se propone: redimir a la raza indígena, devolviéndole sus tierras…” Tlaltizapán, Morelos, 23 de abril de 1918. El General en Jefe del Ejército Libertador Emiliano Zapata.


 

A principios de año se determinó por el gobierno de la República que el año 2019 es conmemorativo a Emiliano Zapata atendiendo al centenario del asesinato del jefe del ‘Ejercito Libertador del Sur’, que dentro de las posturas que asumió el 12 de septiembre de 1909, fecha cuando fue nombrado representante de su población para defender las tierras de labor contra las haciendas morelenses, y después formalizado en noviembre de 2011 con el Plan de Ayala, es precisamente la reivindicación de los derechos de los campesinos y de los pueblos de origen, por ello es que durante el transcurso de 10 años dentro de sus postulados, se encuentra: “Reforma agraria, reivindicaciones de justicia, constitución de las libertades municipales, implantación del parlamentarismo como sistema salvador del gobierno, abolición de caudillaje en todas sus formas, perfeccionamiento de los diversos ramos de la legislación para que responda a las necesidades de la época y a las experiencias crecientes del proletariado de la ciudad y del campo; todo esto seriamente meditado y discutido amplia y libremente por todos, formará la médula y el alma del programa revolucionario, la base y el punto de partida para la reconstrucción nacional.” (Cuartel general de Tlaltizapán, Morelos; 15 de marzo de 1918).

 

Todos ellos son los propósitos por los que luchó el ejercito comandado por Emiliano Zapata hasta su muerte el 10 de abril de 1919, precisamente por esa fecha es que se ha sostenido que éste sea el año conmemorativo a Emiliano Zapata, sin embargo, el gobierno federal al tomar posesión en diciembre de 2018 asumió como ícono del gobierno poner en la imagen oficial a diversos personajes de la historia nacional, desde Miguel Hidalgo pasando por Benito Juárez y llegando a Francisco I. Madero, entre otros, pero en ese emblema de la nueva administración federal se fue omiso en poner la imagen de Emiliano Zapata, por ello resulta paradójico que ahora, el año de 2019, sea conmemorativo a este personaje que fue olvidado en esa imagen actual, posiblemente una de las razones es porque luchó en contra de Díaz y después cuando Francisco I. Madero no cumplió con las prioridades de la recuperación de las tierras por la población y los pueblos de origen, es que se sublevó contra él, al grado de que el Plan  de Ayala fue emitido en contra de Madero, que es uno de los símbolos de este gobierno.

 

Otra de las razones por las que pudiera sostenerse que fue olvidado en esa imagen institucional de los héroes-referencia para esta administración pública, es porque los ideales que se plasmaron en 1911 en el Plan de Ayala y después, durante toda su lucha armada, no son los que esta administración pública anhela, es decir, pudiera decirse que son dos posturas diversas y por ello es que no se puede sostener como uno de los idearios de la nueva administración pública, que como hemos observado en las cartas de Emiliano Zapata y en el Plan que no resulten coincidentes con lo que se propone esta administración pública federal, de entrada respecto a la protección de los pueblos de origen, existen dos puntos que no se han resuelto; el primero de ellos es la oposición del proyecto en el Istmo de Tehuantepec con la población rural de la zona y los pueblos de origen, y en el caso del proyecto del Tren Maya con los mismos pueblos de origen y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, del cual a la fecha existe una franca oposición a ese desarrollo y en general a las políticas públicas de ese proyecto, considerando los daños ambientales que provocará, pero principalmente la pérdida de territorios propios de las poblaciones de origen.

 

Una más de las razones por las cuales se fue omiso en incluir a Emiliano Zapata como personaje ícono de esta administración pública federal, es el cambio de ideario que se vive en el mundo del siglo XXI en comparación con la postura de las personas que vivían a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, que se observa con lo que la historia ha mencionado al respecto del ejercito comandado por Zapata, pues si bien era un ejercito no permanente, conformado por campesinos, sin la presencia en un principio de letrados, profesores, estudiantes universitarios, soldados propiamente de academia y políticos, lo que sucedía con aquellos campesinos es que luchaban por ideales, es decir, posiblemente tenían la misma hambre –o incluso, más hambre de la que tenemos actualmente- pero esa hambre era por sus convicciones. Hoy, 100 años después es por simple dinero o bien, por poder económico, lo que sí es una realidad es que 2019 es el año conmemorativo de Emiliano Zapata, pero por las evidencias no será todo el sexenio.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico