Sábado, 17 de Agosto del 2019
Indicador Político

El problema de la droga en los EEUU es grave, involucra el sistema social de consumo libre, refiere a la droga como un mecanismo de control social y tiene que ver con el control de los recursos financieros derivados. Es decir, los EEUU no quieren terminar con el flagelo de la droga, sino usarla a favor de sus intereses nacionales y geopolíticos.

Todavía no llega a un caso tipo Tres Patines, pero el proceso judicial contra Rosario Robles Berlanga deja mucho que desear en cuanto a procedimientos:

El arresto preventivo de Rosario Robles Berlanga por dudas sobre su residencia pudo haber dejado una pista del cariz político de su encarcelamiento: si hubiera tenido una dirección clara y no una nueva, su proceso se desahogaría en libertad. Pero por cambio de domicilio fue enviada a la prisión de mujeres en Santa Martha Acatitla por riesgo de fuga.

Si en política también se aplica la sabiduría popular de que la tercera es la vencida, el PRI encara esta última posibilidad de mantenerse en la lucha por el poder: el PRI revolucionario se fue aguando hasta desaparecer y el PRI neoliberal fue aplastado por López Obrador. Ahora viene el desafío de un partido que quiere salir del fondo la derrota, luego de ser el partido de las victorias históricas.

En su estilo de capitalizar una crisis a favor de su imagen mediática, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón abrió las dos únicas puertas del Estado mexicano para que se metieran dos invitados indeseables:

El principal error que se comete al analizar al PRI radica en considerarlo un partido político. En 1968, el analista priista Mario Ezcurdia publicó el libro Análisis teórico del Partido Revolucionario Institucional y su conclusión, a partir del modelo Duverger, fue que el tricolor no era un partido político tradicional sino una gran coalición de grupos de poder dirigido por la élite del gobierno.

En medio del shock provocado por la masacre en El Paso, Texas, The New York Times (NYT), considerado una de las puntas de lanza del liberalismo estadounidense, mostró la manipulación mediática de la tragedia para beneficiar el discurso justificatorio del presidente Donald Trump.

El desorden y las limitaciones en el acopio de información de ‘inteligencia’ están disminuyendo el potencial de la lucha contra el crimen organizado, pero son producto de la existencia legal del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) y su inexistencia en la realidad. Ello ha llevado a la dispersión no sólo de esfuerzos, sino de la información en materia de ‘inteligencia’ que tiene que ver con las bandas del crimen organizado transnacional.

En pocas oficinas se está haciendo hoy un esfuerzo serio por construir una estructura de seguridad interior usando las posibilidades de la seguridad pública y de la seguridad nacional. El lado ‘flaco’ de la seguridad radica en la ausencia de una estructura profesional de ‘inteligencia’ política del Estado.

El incidente con el periodista Humberto Padgett en instalaciones militares de Santa Lucía se añadió a videos de agresiones, insultos y falta de respeto a la autoridad castrense, pero al mismo tiempo ha servido para que las fuerzas armadas clarifiquen su papel en actividades públicas de seguridad interior.

A la memoria de mi querida amiga Fátima Ibarrola, pilar del periodismo radiofónico

Lo mismo en el caso de la participación de México en el Consejo de Seguridad de la ONU que en el enfoque estratégico del Tratado de Comercio Libre con los EEUU y que en la invasión de grupos criminales terroristas en Ciudad de México, el problema se localiza en la ausencia de una doctrina real de seguridad nacional mexicana.

Las ramificaciones de la balacera en la Plaza Artz luego del error garrafal de interpretación del incidente por la Procuraduría de Justicia de Ciudad de México, revelaron graves fallas en las políticas de inteligencia, seguridad nacional y seguridad interior del Estado.

Cuando en el primer debate entre aspirantes a la presidencia del PRI le preguntaron a la candidata Ivonne Ortega Pacheco cuál era su proyecto para el PRI, su respuesta dejó medir su medianía política: dijo que no tenía proyecto y que por eso peguntaría a los más de siete millones de militantes qué partido quisieran.

A la memoria de mi hermano Fernando Castillo Tapia y con todo el apoyo a mi prima Lety

archivo historico