Viernes, 22 de Noviembre del 2019
Indicador Político

Los hasta ahora precandidatos a la rectoría de la UNAM reaccionaron tarde a la convocatoria; el rector en funciones Enrique Graue Wiechers ya resolvió su reelección en Palacio Nacional y con ello se burló de la Junta de Gobierno que de manera supuesta tendría que evaluar nominaciones y programas de trabajo.

Aunque tuvo intenciones de colarse hasta la presidencia de la República, en realidad el papel político que le tocó jugar a Manuel Bartlett Díaz en función de su personalidad y carácter fue el del cancerbero del sistema político priista, antes con el PRI, luego con el PAN y ahora con el Partido Morena.

Los sobrevivientes y seguidores del 68 estudiantil han fallado en la revisión histórica: Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez no fueron responsables directos de la represión, sino piezas de una estructura de poder que en diciembre de 1946 definió la prioridad populista del bienestar social por encima de las demandas democratizadoras.

El 68 se terminó y ya es un hecho histórico. La democratización experimentó la derrota presidencial priista en 2000, 2006 y 2018 y un regreso priista en el 2012, pero el sistema/régimen/Estado del PRI no sólo sigue vigente, sino que se fortaleció.

En la realpolitk, a 51 años de distancia, se puede concluir, y aún de manera provisional, que en 1968 hubo cuando menos cinco 68:

Si el asesinato de Luis Donaldo Colosio mató sin misericordia la posibilidad de transición política pactada con Manuel Camacho Solís como secretario de Gobernación del gobierno colosista, el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu también en 1994 puso el último clavo a las posibilidades de una democratización desde el PRI.

El anuncio de política monetaria del Banco de México del jueves 26 de septiembre trató de caminar por la cuerda floja para no criticar con dureza algunos errores de la estrategia de la política económica gubernamental. Siempre ha sido así, pero ahora fue más notorio que el Banxico no quiere pelearse con el presidente de la república como el responsable de las decisiones de política económica.

Justo después de haber pactado con el partido Morena su reelección, el rector Enrique Graue Wiechers no aparece ajeno a la decisión de calentar la UNAM con paro de escuelas, tierra libre para protestas y aumento de la violencia estudiantil y delictiva.

Ayotzinapa, otra vez, muchas veces. Hoy se cumplen cinco años del secuestro y asesinato de 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa y los datos apuntan a que la nueva fase de la investigación sólo está enredando más las cosas. El nuevo gobierno no ha sabido o no ha podido fijar un método de investigación.

Miércoles, 25 Septiembre 2019 02:18

Cuartel Madera 1965/2019; el Estado contra sí mismo

Como no ha habido reforma institucional, resulta que el Estado que respondió al asalto armado y agresivo de jóvenes guerrilleros el 23 de septiembre de 1965 quienes asesinaron a tres militares es el mismo Estado que premió de manera institucional a dos sobrevivientes de aquella agresión.

La revisión de la cuestión de la guerrilla en México como disputa por el régimen de gobierno en el largo periodo de 1958-1982 se presenta como el principal problema de definición de régimen del gobierno del Partido Morena.

La nueva reforma educativa que abrió a la CNTE el camino para introducirse en la estructura de organización de la educación, incluyendo los contenidos antineoliberales, ha formado parte de una vieja lucha de la izquierda comunista y socialista para copar desde dentro los medios de producción física e intelectual.

La designación del rector de la UNAM para los próximos cuatro años ha comenzado a perfilarse en la designación del próximo director de la Facultad de Derecho, la más influyente al interior de la estructura unamita. El rector actual Enrique Graue está tejiendo su reelección para cuatro años más con un acuerdo político priista para Derecho.

Como candidato presidencial en 2018, Andrés Manuel López Obrador se comprometió a convertir el Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO) en la política nacional educativa. Ya en Palacio Nacional, el presidente de la república ha definido otro proyecto educativo.

A lo largo del reinado priista 1917-2018, la educación fue un factor ideológico de cohesión de la élite gobernante, con ciertas dosis de profesionalismo y capacitación para la producción y la productividad económica a partir de la liquidación de la educación socialista de Cárdenas 1934-1946.

El destino del partido Morena (PM) como movimiento de agrupaciones sociales quedó sellado a comienzos de septiembre pasado cuando el presidente de la república y fundador de esa organización dijo que si Morena traicionaba sus ideales él se iría del partido. Y días después la presidenta en funciones y responsable del partido afirmó que ella también lo abandonaría con López Obrador.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico