Viernes, 03 de Abril del 2020
Indicador Político

En el 2013, el periodista Andy Robinson publicó un libro revelador: Un reportero en la Montaña Mágica. Cómo la élite económica de Davos hundió al mundo (Ariel). Ahí demostró que la vieja tesis smithiana del capitalismo de mercado había fenecido y ahora funcionaba el capitalismo de socios como destinatarios de las especulaciones. El motor de la economía no era la producción ni el mercado, sino los accionistas de las grandes corporaciones.

Apenas el 17 de diciembre de 2019, anunciada ya la segunda visita oficial a México del fiscal o secretario del Departamento de Justicia de Donald Trump, William Barr, la directora de Opioides de esa dependencia, Amanda Liskkamm, se presentó ante el comité del poder judicial del Senado para decretar la lucha contra las drogas sintéticas como prioridad número uno del gobierno de la Casa Blanca.

En mayo de 1984 el periodista Manuel Buendía, columnista entonces del diario Excelsior, fue asesinado en céntricas calles del Distrito Federal y la responsabilidad del crimen fue acreditada al director de la Federal de Seguridad, la policía política del régimen priista en la Secretaría de Gobernación. La investigación y los presuntos responsables fueron castigados, pero dejando viva la estructura de complicidad delincuentes-autoridades.

La aparición del libro La generación de 1994 que marcó historia: el Grupo San Ángel, del politólogo Alfonso Zárate (Grijalbo), en realidad no despertó interés ni generó polémica. En los hechos, esa comunidad de la élite política nunca se insertó en el debate de 1994, fue tergiversada por el juego perverso de poder del presidente Carlos Salinas de Gortari y como grupo no introdujo reformas modernizadoras al sistema político.

Si su intención fue potenciar la democracia mexicana en medio de la severa crisis de sistema/régimen/Estado en 1994 que amenazaba con un choque de trenes en las elecciones del 21 de agosto, el Grupo San Ángel de intelectuales en 1994 al final terminó dándole continuidad al régimen priista autoritario.

El incidente del niño de 11 años en Torreón, Coahuila, que usó dos pistolas para reproducir el Columbine estadunidense de abril de 1999 no debe llevar a meas culpas sino al análisis racional: en una sociedad marcada por la violencia cotidiana, con imágenes diarias de asesinados y sin filtros sociales, todos, cualquiera, pueden estar sujetos a conflictos de ejercicio de la fuerza como protesta.

La segunda visita del fiscal estadunidense William Barr a México en el contexto del conflicto con Irán y la agenda permanente de terrorismo debería preocupar al gobierno mexicano. La agenda mexicana pasó del secretario de Estado Mike Pompeo y el yerno Jared Kushner a la poderosa oficina del Departamento de Justicia.

Se esté o no de acuerdo con el presidente Donald Trump, sus acciones bélicas corresponden a una lógica del imperio derivadas de los ataques terroristas del 11 de septiembre (9/11) de 2001. A partir de ese hecho, el principal adversario de los EE. UU. es el terrorismo yihadista de organizaciones árabes musulmanas radicales.

El otro punto clave que ayuda a entender la crisis EEUU-Irán se localiza en el tema nuclear: la Casa Blanca se ha opuesto a que Irán cumpla los acuerdos multilaterales sobre control nuclear de 2015, porque el gobierno de Teherán quiere tener una bomba atómica y con ello romper el precario equilibrio posnuclear después del desmoronamiento de la Unión Soviética y el fin de la guerra fría nuclear.

Houston, Texas.- La crisis recurrente en Irán desde el arribo del Sha en 1941 y reforzado su gobierno con el golpe de Estado organizado por la CIA en 1953 contra el primer ministro elegido por democracia, Mosaddegh, ha tenido un tufo a petróleo. De acuerdo con seguimientos de especialistas, las reservas mundiales de petróleo son de 1.7 billones de barriles, 71 por ciento en países de la OPEP controlados por los radicales árabes y 47 por ciento en países del Golfo Pérsico.

HOUSTON, Texas.- El sentimiento de odio hacia el presidente Donald Trump ha obnubilado la capacidad de análisis de los críticos que deben explicar la realidad, no potenciar sus pasiones. Todas las decisiones de Trump tienen que ver con su reelección en noviembre de este año 2020, pero antes forman parte de la tarea de todo presidente de los EEUU desde Wilson (1913-1921) de imponer el dominio imperial de la Casa Blanca.

A la memoria del periodista poblano Enrique Montero Ponce, buen amigo

En la misma semana de procesamiento del voto a favor del juicio político contra el presidente Donald Trump por el caso Ucrania, los precandidatos punteros del Partido Demócrata para la elección presidencial tuvieron un debate desangelado que quedó oculto en los medios.

No se sabe si los grandes líderes sindicales han leído el Acuerdo Laboral firmado como addendum del Tratado de Comercio Libre 2.0 o sí lo revisaron y le dieron un trato similar a otros anteriores: el basurero. Sin embargo, los EE. UU. van a usar inspectores para imponer que los sindicatos mexicanos representen los intereses laborales de los obreros y no los negocios del poder político de sus líderes.

No se tienen datos de si el gobierno mexicano tuvo o no la dimensión exacta de los efectos de tsunami del acuerdo laboral o sólo lo aceptó para facilitar la firma estadunidense del Tratado de Comercio Libre TCL 2.0. El acuerdo laboral rompe el control del Estado, el gobierno y el PRI sobre obreros y sindicatos y de hecho liquidaría el modelo de la CTM o cetemización de los sindicatos.

El debate sobre el recientemente aprobado Tratado de Comercio Libre 2.0 (bautizado como T-MEC para diferenciar lo que es lo mismo) se ha centrado en la supervisión laboral del gobierno de los EEUU sobre los trabajadores y sindicatos mexicanos. Sin embargo, lo más preocupante es, de nueva cuenta, la falta de un modelo de desarrollo que potencie la producción y no repita la maquilización o ensamble de productos extranjeros.

archivo historico