Jueves, 25 de Abril del 2019
Martes, 12 Febrero 2019 02:25

¿Quién secuestró al Señor de las Maravillas?

¿Quién secuestró al Señor de las Maravillas? Escrito Por :   Silvino Vergara

“El pueblo de Dios necesita pastores, y no funcionarios, clérigos de despacho” S.S. Francisco (19 de septiembre de 2013)


 

Después del sismo del 19 de septiembre de 2017, esto es a 18 meses de dicha tragedia, sigue en condiciones lamentables el Templo de Santa Mónica, ubicado en el Centro Histórico de la ciudad de Puebla, lo cual le provoca a los feligreses, visitantes y turistas la imposibilidad de acudir a ese sitio. El templo se encuentra aún en una situación de alerta máxima por posibles derrumbes, sin que se pueda utilizar en todas sus dimensiones, al grado de que —a decir de los vendedores del alrededor— ya no se celebran misas y no hay sacerdote para ese templo.

 

No debe perderse de vista que ese templo cuenta con la imagen del Señor de las Maravillas, que es emblemática para la ciudad de Puebla y para la religión católica es de notable representación. Por ello es que el templo de Santa Mónica se trata de una visita obligada para visitantes, parroquianos y los turistas tanto nacionales como extranjeros; sin embargo, el templo como sus alrededores (banquetas, calles, etc.) dejan mucho que desear para lo que representa el lugar y, sobre todo, para la ciudad de Puebla, que es una de las ciudades mas importantes de México y de mayor presencia católica de América latina. Sin embargo, la parte más deplorable es que a los feligreses, visitantes, turistas y simples parroquianos les impiden pasar al templo, debido a que está cerrado y controlado por personal de “dudosa procedencia”, pues no cuentan con algún gafete, licencia, documento identificatorio que les permita “gobernar” sobre esas instalaciones propiedad de la nación y que, tristemente, como en los restaurantes y demás lugares de propiedad privada, controlan la entrada y salida de las personas, el tiempo de permanencia en el interior del templo, las personas que acuden deben de hacer una fila los sábados y domingos de entre 30 a 45 minutos de espera, etc, indudablemente se encuentra secuestrado el templo y penosamente la propia imagen tan venerada en México.

 

En la historia de México, desde las disposiciones legales de Valentín Gómez Farias hasta las leyes de reforma de Benito Juárez García, los templos y las imágenes que se encuentran en los mismos no deberían ser propiedad de ninguna institución privada, costó batallas, guerras y muertes llegar a esa propiedad nacional, menos deben ser propiedad de un particular en específico o de grupos privados; pues se trata de bienes propiedad de la nación, que forman parte de la cultura y las tradiciones de nuestra patria, son propiamente propiedad cultural de los mexicanos, y el acceso a los bienes y servicios culturales ya son un derecho constitucional, previsto en el artículo 4 de la misma de acuerdo con el Diario Oficial de la Federación del 30 de abril de 2009. Por ello, se deberían tomar las medidas necesarias dentro de la competencia de cada autoridad para regularizar las condiciones del Templo de Santa Mónica, polo religioso, turístico, histórico y cultural de la ciudad de Puebla que hoy se encuentra secuestrado y controlado por personas que, como lo sostiene la iniciativa de reforma de la denominada “ley antilavado”, son de dudosa procedencia.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico