Lunes, 16 de Septiembre del 2019
Lunes, 14 Enero 2019 01:40

¿AMLO pierde capital social con el combate al huachicol?

¿AMLO pierde capital social con el combate al huachicol? Escrito Por :   Yaxa Michel

Andrés Manuel López Obrador llegó a poder con altos niveles de aprobación; esto le garantiza un margen amplio de capital social. El capital social es la predisposición para apoyar las acciones de un político; y esto viene mucho al caso con la decisión y la estrategia para combatir el robo de combustible o huachicol.


 

La forma en la que AMLO decidió enfrentar el huachicol fue cerrando los ductos y distribuyendo gasolina a través de pipas; esta medida generó desabasto en muchas regiones del país. Hasta ahora, las consecuencias han sido compras de pánico (que aceleraron el desabasto) y enojo de la sociedad que ve irrumpida su vida diaria y ahora tiene que usar su tiempo para hacer largas filas.

 

Por considerarse un tema de seguridad nacional, por obvias razones la medida no podía ser comunicada con antelación para preparar a la sociedad. Era inevitable generar descontento e incomodidades en la población. Pero este era el momento ideal para hacerlo, justo cuando no hay desgastes previos del ejercicio de gobierno y el capital social con el que se cuenta es amplio.

 

Aún no salen encuestas que midan el golpe a la aprobación presidencial que esta medida puede tener, pero existen ciertos elementos que nos señalan que no será muy grande. Según una encuesta de Parametría de junio de 2017, el 80% de la gente considera que hay complicidad entre los empleados de Pemex y los ladrones de combustible; 68% de los mexicanos considera que el gobierno federal es el principal responsable de atender el problema del robo de gasolina; y el 85% de los entrevistados dijo tener una “mala” o “muy mala” opinión de los huachicoleros.

 

Luego entonces, el gobierno federal está tomando una acción que se espera de ellos, contra personajes claramente considerados malos. En este sentido, el primer anuncio que se hizo el 28 de diciembre fue la intervención del Ejército en instalaciones de Pemex y la detención de tres empleados de la empresa ligados a este ilícito. Esto nos permite inferir que la mayoría de la gente estará satisfecha con las intenciones de AMLO y sus primeras acciones.

 

Ahora, la cosa se complica cuando la población tiene una afectación directa que le genera molestias, enojo, inconvenientes, etcétera. La medida, como se está comunicando, implica sacrificio social para lograr un bien mayor. Y aquí es en donde el capital social de AMLO favorece que la gente esté dispuesta a sacrificarse un poco y sufrir incomodidades.

 

Es obvio que quienes no lo apoyaban, si ya estaban en contra de él, pues ahora estén furiosos y sus críticas y quejas sean más grandes. Esos, no formaban parte de su capital social. Pero, al no haber una oposición organizada, la capacidad de sus opositores para ganar adeptos por el enojo social será mínima. Así que la apuesta en capital social que se está jugando AMLO, hasta ahora en donde todavía no queda claro si será o no exitosa la estrategia, bien vale la pena.

 

Si la estrategia fracasa, muchos de sus seguidores la justificarán con dichos como “por lo menos lo intentó”, “es más de lo que otros han hecho”, y de alguna forma quedarán satisfechos por la valentía y el arrojo de “su señor presidente”. Sus opositores podrán capitalizar un poco con esta derrota culpándolos de improvisados, insensibles y otros calificativos. Pero al enfocar comunicacionalmente el objetivo de la estrategia que es “agarrar a los malos” y combatir la corrupción a través del apoyo y la prudencia social se disminuye la posibilidad de perder capital social.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico