Miercoles, 27 de Mayo del 2020
Lunes, 10 Febrero 2020 01:01

Generosos en la migración

Generosos en la migración Escrito Por :   Euripides Flores

Este lunes una delegación de diputadas y diputados federales, encabezados por la presidencia, la coordinadora y los coordinadores parlamentarios en San Lázaro, realizarán una visita a sitios importantes relacionados con la atención migratoria en la frontera sur de nuestro país; la Estación Migratoria Siglo XXI, el Centro de Registro de Refugiados y el Albergue de niñas, niños y adolescentes acompañados y no acompañados que se encuentran en Tapachula, Chiapas. 


 

La visita se realiza en el contexto de la compleja situación que se vive en la frontera sur de México provocada por el gran flujo migratorio del sur de nuestro continente hacia los Estados Unidos de América. Ante esta situación el gobierno de México ha respondido con una nueva visión sobre la migración. Una visión basada en el humanismo y la solidaridad, pero también garantizando la inviolabilidad de nuestras fronteras y el mantenimiento del Estado de Derecho.

 

Como en muchas de las situaciones que los gobiernos deben enfrentar, la migración presenta la complejidad de hacer convivir principios y valores que pudiera parecer que se contraponen unos con otros. En este caso, el derecho humano a la migración frente a la obligación del Estado de garantizar el cumplimiento de las leyes nacionales y la adecuada gestión de las fronteras.

 

La complejidad de la situación ha generado episodios de tensión en las fronteras. La más reciente la vimos en los últimos días del mes de enero. Sin embargo, el gobierno de México actúo con mucha responsabilidad frente a estas situaciones de tensión, con lo que se demostró que posible mantener principios como el respeto irrestricto a los derechos humanos al tiempo de hacer valer las leyes nacionales. Por supuesto, como es obvio, algunas de las imágenes que se difundieron por diversos medios de comunicación se intentaron descontextualizar para tratar de generar la percepción de que se estaba usando violencia desproporcionada en estos casos.

 

La realidad se ha impuesto y más allá de las imágenes en que se observaba la actuación responsable de las autoridades mexicanas, el saldo de la política migratoria integral que ha promovido el gobierno de nuestro país ha quedado de manifiesto en su concepción humanista.

 

En primera, es fundamental dejar claro que las autoridades de México, como es su obligación, han cumplido con nuestro marco jurídico. Aunque hay quienes han recriminado que se está violando el Artículo 11 de la Constitución que garantiza el derecho de tránsito de los migrantes, han omitido mencionar la segunda parte de ese artículo que establece claramente que el ejercicio de ese derecho está subordinado a las disposiciones de las leyes migratorias. Es precisamente en la ley migratoria donde se establecen los requisitos, procedimientos y calidades para ingresar a México. En ningún parte de la ley se permite el ingreso indiscriminado en grupos ni la posibilidad de tener vía libre para llegar a un tercer país. Lo que existe son medidas de control y registro que permiten identificar y, hasta cierto punto, proteger a las personas que ingresan al país, lo que permite cumplir con las obligaciones internacionales en materia de migración.  

 

México, con la actual administración, fue de uno de los primeros países en sumarse al Pacto de Marrakech sobre la migración ordenada, segura y regular. Además, ha hecho el planteamiento a la comunidad internacional de promover el desarrollo en los países de origen de la migración como alternativa a los medios coercitivos de contención del fenómeno. Esto, en la inteligencia de que las personas que migran por necesidad, preferirían mantenerse en sus países si existieran condiciones de bienestar.

 

Así, la política de México es una de las más generosas del mundo para la migración. Nuestro país está creando 60 mil empleos en Guatemala, Honduras y El Salvador (más empleos de los que genera su economía), para brindar oportunidades en los lugares de origen, por medio del Plan de Desarrollo Integral (PDI) que apoya la ONU-CEPAL. Además, a su ingreso, los migrantes tienen la alternativa de aprovechar los programas de bienestar en el sur de México.

 

En conclusión, en materia política migratoria nuestro país no tiene nada de qué avergonzarse, por el contrario, está a la vanguardia con una generosidad sin precedentes. No quiero dejar de reconocer la actuación de la Guardia Nacional, que ha demostrado su sentido de protección a las personas y su vocación de respeto a los derechos humanos y las leyes en la compleja situación de la frontera sur. ¡Enhorabuena por esta extraordinaria institución para nuestro país! 

 

comments powered by Disqus