Martes, 12 de Noviembre del 2019
Jueves, 07 Noviembre 2019 02:04

Y se asegura que todavía no tocamos fondo

Y se asegura que todavía no tocamos fondo Escrito Por :   Irma Sánchez

Primera parte–


 

Qué terrible lo que está viviendo nuestro México, los mexicanos le apostaron al cambio radical y resultó que se desencadenó la crisis total.

 

La pregunta es insistente: ¿qué nos falta por ver?

 

La inseguridad galopa y provoca regadero de sangre y dolor por todos lados.

 

Cuántos jóvenes han sido víctimas por resistirse a perder sus apuntes y contactos que van atesorados en un celular, una computadora.

 

Cuántos niños han quedado huérfanos, cuántos han perdido la vida y cuántas hoy se enfrentan a una viudez cargada de retos hasta para llenar los estómagos de sus vástagos.

 

Las tragedias como se han desencadenado no dan tiempo a reponerse, como el caso de la familia LeBaron, y más próximos el del chico que estudiaba arquitectura, o el que escalaba en Cholula, o el acribillado en su bici que ahora no tiene para pagar la cuenta del hospital, en fin.

 

Aceptamos que el mundo enfrenta una crisis generalizada sobre la que los candidatos en campaña dieron su palabra de revertirla.

 

Se supone que quienes aspiraban a gobernar este país sabían a lo que se enfrentaban, por eso la importancia de las campañas políticas después de las que nadie puede declararse ajeno al contexto en el que se desenvuelve la nación.

 

Lo peor ya lo enfrentamos, la incertidumbre, el descrédito y el desasosiego en el que vivimos, ¿cómo superar todo esto para salir hacia adelante?

 

Sobre todo porque en lugar de confiar en autoridades  responsables, nos enfrentamos a una generación de políticos como para una obra de zarzuela sobre lo que ya trasciende en el extranjero con estampas como la de "vamos a acusarlos con sus abuelitas", o leyendas como "en lugar de balazos, abrazos", tema sobre el que analistas internacionales establecen que con esa falta de seriedad ¡pobres mexicanos! ¡Pobre México!

 

México tiene lo suficiente para salir adelante. Para reivindicar su camino. Para fortalecerse. No para difundir la nota del buen humor que lleva amarrado el descrédito.

 

Lamentablemente en esta, nadie se empeña en rescatar el buen prestigio.

 

En el ojo de la tormenta los funcionarios municipales defienden una etapa de control de la inseguridad justo cuando hay un joven tendido entre cuatro cirios, otros fueron despojados hasta del importe de sus pasajes y otros a cachazos y balazos fueron bajados desde una bicicleta, una moto y un auto.La pregunta es insistente, ¿qué nos falta?

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico