Jueves, 20 de Febrero del 2020
Martes, 10 Diciembre 2019 02:40

El talento no envejece

El talento no envejece Escrito Por :   Irma Sánchez

Honorio Cortés, en orden de su vida, el cafeticultor, el economista, el maestro de generaciones, el político, hizo su segundo libro en un plazo de un año (12 meses) y, cuando lo tuvo listo, nuevamente convocó a los amigos que  ha cultivado a lo largo de su vida en todos los frentes para presentárselos, obsequiárselos.


 

Esto lo hizo en un desayuno en Camino Real,  donde acompañado de sus hijos Maru y Juan Carlos, sin proponérselo, puso de manifiesto su capacidad de convocatoria.

 

Procedentes de todo el estado, especialmente de las zonas cafetaleras  de Puebla, de Monterrey, Guadalajara, la Ciudad de México, sus amigos, compañeros, alumnos y desde luego familiares, llegaron, se saludaron, convivieron, compartieron de un opíparo desayuno, atendieron la presentación del libro Café, riqueza y miseria, que presentaron sus amigos Javier Gutíerrez e Irma Sánchez.

 

Y fuera de guion sus amigos espontáneamente pidieron el micrófono a Jorge Torres, el conductor de la presentación, y convirtieron la reunión en un emotivo homenaje en el que más de una docena de asistentes pidieron el micrófono para hablar y reconocer al amigo, al maestro, al compañero: Lino Meza León, Alberto Jiménez Merino, Lucio González Cruz, Wenseslao Herrera, Francisco Adame Díaz, entre otros que resaltaron las virtudes de ‘Don Honorio’, quien, ante todo, sabe escuchar, tiene listo su hombro y sabe ser solidario en los momentos más difíciles, en los que sin pensarlo saca la cartera para hacer frente.

 

Características de su personalidad que lo han identificado lo mismo en el aula que en el campo, los plantíos, desde una responsabilidad pública o como legislador.

 

Espontáneamente un hijo de productor cafetalero asumió la responsabilidad y dijo que es hora de que los hijos y nietos regresen a la tierra, al campo y retomen la agricultura para reactivar las tierras abandonadas para comer, darle de comer a los demás y sacar al país adelante.

 

Con su segundo libro en un año, Honorio Cortez después de la octava década de la vida da muestra de que la actitud, la vocación, la decisión no decaen cuando se tiene la convicción de que a esta vida se viene a vivir, a disfrutar, a aprender y a compartirla.

 

Y para generaciones más jóvenes, Honorio Cortez es una lección de que si bien el individuo registra envejecimiento físico, el espíritu, el talento, la sabiduría, el entusiasmo, la actitud que le caracterizan, jamás dejan de evolucionar y no envejecen.

 

comments powered by Disqus

archivo historico