Lunes, 06 de Abril del 2020
Jueves, 07 Noviembre 2019 02:06

Increíble: hay quienes exigen intervención gringa

Increíble: hay quienes exigen intervención gringa Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Ayer en un noticiero nocturno de televisión, la conductora dijo que muchos mexicanos estaban, además de indignados por el asesinato de mujeres y niños de la familia Le Baron, de nacionalidad mexicana y estadounidense, exigían que se aceptara el ofrecimiento de Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos, de que entrara el Ejército gringo a acabar con los delincuentes. Y lo decía como si también fuera una exigencia de ella, incluso agregando comentarios favorables a esa petición.


 

Lo de la indignación que ocasionó el cobarde asesinato es incuestionable. A todos nos impactó y nos indignó tal hecho, pero eso de exigir que el gobierno mexicano acepte la ayuda gringa es aberrante.

 

¿Se olvida que el Ejército estadounidense invadió a México para “acabar con Pancho Villa”, que había invadido territorio del vecino país?

 

¿Ya se olvidó que los mismos estadounidenses fueron a ayudar al gobierno de Vietnam para acabar con los comunistas y que provocaron una guerra terriblemente sangrienta que dejó a ese país asiático en ruinas y que al final, perdieron esa guerra?

 

 ¿Ya se les olvidó que los mismos gringos invadieron Irak para “liberar a ese pueblo de un nefasto dictador, y lo que provocaron fue la ruina del país del que todavía no acaban de salir?

 

 Y algo mucho más reciente, actual, que el ejército del vecino país del norte fue para salvar a Siria del terrorismo de los “fanáticos musulmanes” y que provocaron la salida de cientos de miles de sirios que huían de la guerra y que vieron destruir sus pueblos y ciudades y luego andaban recorriendo países europeos en busca de refugio y en todas partes los rechazaban.    

 

No pensar bien las cosas o no estar bien informados puede conducirnos a “exigir” al gobierno con el que no se simpatiza, que cometa errores garrafales, que por fortuna, no cometió.

 

Nuestro problema, como pueblo, los mexicanos siempre hemos tenido y lo seguiremos teniendo: la vecindad con el país más poderoso del mundo. Ya lo había dicho, o por lo menos dicen que lo dijo don Porfirio Díaz: “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”.

 

Los gringos en 1847 se apropiaron de más de la mitad de nuestro territorio; en la Revolución de 1910 vendían armas indistintamente a todas las corrientes revolucionarias. Lo importante para ellos era que los mexicanos nos matáramos unos a otros.

 

En plena época revolucionaria, invadieron a México dos veces: la primera para capturar a Pancho Villa, que había invadido al pueblo de Columbus y había causado varias muertes, y más tarde, también en la época revolucionaria, desembarcó tropas en el puerto de Veracruz y mantuvo en su poder el puerto comercial más importante de México durante varios meses.

 

Si López Obrador aceptara la ayuda, los mismos que ahora exigen que la acepte, serían los primeros en acusar al Presidente de traición a la patria, porque en ese plan están.

 

Estados Unidos exige que México pare el tráfico de drogas a su territorio y por esa razón se declaró la guerra al narcotráfico en el 2006. Ya llevamos 13 años con esa guerra que ha costado cientos de miles de muertos y desaparecidos, casi todos jóvenes, y esto ha ido creciendo.

 

Pero ellos no paran de vender armas de alto poder, de uso exclusivo de su ejército, como esas ametralladoras calibre 50 que salieron a relucir los sicarios del narcotráfico en Cuiliacán.

 

Sus leyes les permiten vender armas al que lo solicite y nosotros pagamos las consecuencias de esa ley absurda.

 

¿Y por qué ellos no realizan una campaña entre sus jóvenes para evitar o aminorar el consumo de drogas, que está perjudicando tanto a su juventud?

 

¿Por qué ellos no detienen a los distribuidores de drogas en su territorio? ¿O es que las drogas se distribuyen solitas en los Estados Unidos?

 

Nuestro sincero pésame para Eva Virginia Castillo Palma (Coca), colega nuestra desde los tiempos de Novedades de Puebla, cronista de sociales en el Sol y en otras publicaciones; a su hermano Jaime, arquitecto y gran amigo nuestro, y al resto de su familia, por el sentido fallecimiento de su señora madre (BiBí) ocurrido el pasado lunes en la noche. El velorio y el sepelio se realizaron en Valle de los Ángeles.

 

comments powered by Disqus

archivo historico