Martes, 19 de Noviembre del 2019
Miércoles, 09 Enero 2019 02:06

La política en Puebla nunca había estado tan revuelta

La política en Puebla nunca había estado tan revuelta Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

             Desde que llegamos a esta ciudad en los años 60, ni aun en los días más agitados de la lucha entre ‘comunistas y fuas’ dentro y fuera de la UAP, se había vivido una etapa política tan agitada y confusa como la que se está viviendo actualmente.


 

            Algunos de los viejos políticos consideran que lo que se está viviendo ahora es producto de la inexperiencia de la nueva clase política poblana y mexicana en general, de su desconocimiento de la ley y de su protagonismo exacerbado, otros opinan que esta situación es signo de los nuevos tiempos: el derrumbe del sistema priista; la pérdida de identidad de los partidos políticos y la falta de experiencia de muchos de los que ahora mandan, que aunque hablan del cambio de régimen, no quieren desprenderse de lo que hizo y representó el viejo PRI.

 

             Por fortuna dentro del nuevo gobierno hay gente capaz, responsable y experimentada, que constituye un gran apoyo para el presidente Andrés Manuel López Obrador y que yo creo, dice nuestro opinante, contribuirán a mejorar las cosas en poco tiempo. Por lo menos, es lo que yo espero.

 

             Pero la existencia de 21 aspirantes a la gubernatura interina del estado, para poder seguir el proceso de convocar a nuevas elecciones para elegir al nuevo gobernante constitucional, como lo establece la ley cuando hay falta absoluta de gobernante por fallecimiento, como es el caso, nos habla de la confusión que hay entre el ciudadano común.

 

             El hecho de que varios diputados locales estén peleando esa posición es indicativo que ellos mismos están confundidos. “No pueden ser juez y parte”, nos dice un destacado economista de la BUAP. “Ellos son representantes populares y están donde están para cumplir una función que la misma ley les señala. Los diputados locales van a elegir al gobernador interino entre los ciudadanos que garanticen la buena marcha de la administración pública, mientras se realiza el proceso para las elecciones en las que el pueblo deberá volver a elegir a un gobernador constitucional. No están para elegirse a sí mismos, pues eso sería indebido”.

 

               El que designe el Congreso podrá ser un ciudadano con partido o sin partido, pero con cierta experiencia en el servicio público que garantice la buena marcha de la administración y que tenga fama de honesto, además de haber demostrado a lo largo de su vida, interés por servir a la comunidad en actividades económicas, políticas o sociales.

 

               Entre las 21 personas que se mencionan, hay quienes tienen esas características y otras definitivamente no. Los diputados están para escoger a los mejores representantes de la sociedad y no para erigirse ellos mismos como ejemplo a seguir. Ese protagonismo de que han abusado los jóvenes representantes populares es lo que está desprestigiando con gran rapidez a la nueva clase gobernante. Hay que tener mesura, sensatez, seriedad y un importante grado de humildad, pues de lo contrario, todo se  echará a perder.

 

               Ser mayoría en el Congreso, ser un partido mayoritario en el gobierno, no significa que todo lo puedan y lo deban hacer.

 

                 Andrés Manuel López Obrador es el líder y auténtico triunfador de Morena. La inmensa mayoría de los senadores, diputados, gobernadores y presidentes municipales de Morena, ganaron por inercia. Ya hemos comentado aquí que hay un principio general de derecho que reza: “Lo accesorio, sigue la suerte de lo principal”. En el caso que nos ocupa, lo principal es la elección de presidente y todo lo demás, salvo excepciones, siguió su suerte. Por eso ganaron diputados federales y locales, senadores, gobernadores, presidentes municipales, muchos de ellos sin conocimientos suficientes para cubrir los puestos a los que aspiraban y su único mérito era ir en el mismo barco que López Obrador, que no se confundan.

 

            Al problema que ya se tiene, de la selección de gobernador interino, va a agregarse en unos días la elección de juntas auxiliares, que también amenaza con complicarse.

 

             Y luego viene la selección de candidatos de los diferentes partidos políticos para la gubernatura constitucional.

 

             Algunos ya parecen tenerlo, como es el caso de Morena, pero lo hacen mal y crean más conflictos políticos internos y externos.

 

              La dirigente nacional de ese partidos dijo en forma categórica que el ex senador Miguel Barbosa Huerta será el candidato de su partido, pues ya lo fue y ganó y ahora volvería a ganar, pero es el caso que no gustó ni la forma en que lo hizo, ni el hecho de que se repita la candidatura del ex senador, pues en la pasada campaña electoral tuvo serios problemas con morenistas de diversas partes del estado, que se han venido oponiendo a una nueva postulación.

 

               Ahí ya hay conflicto, como lo hay en el PAN, donde hay una fuerte corriente tradicionalista que se opone a que en la próxima elección represente a ese partido un representante de la corriente morenovallista y en el PRD, donde un fuerte número de militantes, se opone a una nueva alianza con el PAN, total, podríamos tener una fuerte representación de “El Rosario de Amozoc”, en caso de que no haya acuerdos internos.

            

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico