Jueves, 20 de Febrero del 2020
Martes, 04 Febrero 2020 22:45

Los minipartidos empiezan a moverse

Los minipartidos empiezan a moverse Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Las que fueron las fuerzas políticas más importantes del país hace sólo unos años: PRI, PAN y PRD, representando a las corrientes liberal, conservadora y de izquierda, después de su estrepitosa derrota del 2018, quedaron convertidas en minorías que no han podido constituir un grupo opositor fuerte y más o menos organizado a la Cuarta Transformación de López Obrador, el candidato triunfante a la presidencia de la república a través del Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, que todavía no acaba de conformarse como partido político.


 

Los priistas, después de su derrota quedaron noqueados durante meses. Hasta ayer tuvieron una reacción: su presidente interino, Lorenzo Rivera Sosa, renunció a la dirigencia estatal junto con Néstor Camarillo, el secretario de organización del mismo partido, que aspira a dirigir al Revolucionario Institucional en la entidad.

 

Al frente del partido tricolor quedó el delegado del comité nacional del PRI, Américo Zúñiga Martínez, quien de inmediato y desde Coronango, un municipio gobernado por el PRI, de la zona central del Estado, envió un mensaje de unidad a los priistas poblanos. Los llamó a trabajar para el fortalecimiento de su partido con miras al 2021, año en que deberán renovarse los diputados federales, las diputaciones locales y los ayuntamientos.

 

Tanto el PRI, como el PAN, le apuestan al rápido desgaste que ha tenido Morena, en los municipios donde triunfó y en algunos distritos electorales locales, donde los morenistas han actuado con prepotencia y hasta soberbia.

 

Los problemas internos del partido del presidente López Obrador, son conocidos de todos y no hay mucha diferencia entre la desorganización, la división, los pleitos de grupos, etcétera, que han venido sufriendo todos los partidos políticos en México.

El delegado del comité nacional del PRI y dirigente interino del partido en Puebla dijo que en pocos días se dará a conocer la convocatoria para elegir a la directiva estatal.

 

El delegado nacional de Morena, Mario Bracamonte González, en cambio, afirma que la renovación de su partido tardará hasta nueve meses.

 

Por lo que respecta al PRD, ni siquiera han dicho esta boca es mía, pues primero deberá saber a ciencia cierta con cuánta gente podrían contar para iniciar su reconstrucción, porque el surgimiento de Morena, al partido que más golpeó, fue al de la Revolución Democrática, que prácticamente se vació para irse a las filas del movimiento creado por López Obrador.

 

Por su parte, el Partido Acción Nacional, sigue en la creencia de que Dios está con ellos, como dijo un día uno de sus conspicuos militantes poblanos. Pero los hechos demuestran que el señor no anda metido en política y menos en la política mexicana que desde la llegada de los fieles defensores de la religión mayoritaria y de nuestras costumbres cristianas, se desató la inseguridad y la violencia, creció la corrupción y llegó para quedarse, la llamada guerra sucia, en política, auspiciada en las campañas de Fox y Calderón.

 

Y si creían que ya los panistas habían fumado la pipa de la paz, ahí está la postura adoptada el ex candidato a la dirigencia municipal panista en la capital, Eduardo Alcántara Montiel: ofrece ya no impugnar el triunfo de su adversario si se le dan posiciones en el comité municipal y candidaturas para las elecciones próximas a gente de su grupo.

 

Mientras tanto, Marko Cortés, el dirigente nacional del partido conservador, envía a dos mediadores de paz para serenar los ánimos y no terminar con lo poquito que aquí le queda al partido blanquiazul.

 

Ya le habíamos hablado en este espacio de una agrupación de profesionistas egresados de la BUAP para colaborar al mejoramiento de la administración pública, sin mayor interés de que se fortalezca en nuestro país la democracia, la transparencia, la rendición de cuentas y mejore la percepción de los poblanos sobre sus instituciones y el trabajo que realizan. Ese organismo se denomina Cimtra, con cuyos dirigentes, así como con los de otro grupo cuyas metas son similares, Dignificación Ciudadana, nos reunimos el pasado viernes para informarnos de un convenio firmado entre esas dos entidades para fortalecer las bases de colaboración y cooperación para la consolidación democrática del estado y del país.

 

En esta reunión estuvieron José Ojeda, de Cimtra y Gregorio García Vargas, de Dignificación Ciudadana, así como miembros de ambas organizaciones como Alberto García Camacho, José Pascual Carreto, Ricardo Vázquez y otros, y también estudiantes de diversas carreras universitarias, que colaboran con ambos grupos en la realización de trabajos de transparencia y rendición de cuentas, actividades necesarias en las tareas de un gobierno que aspira a consolidar condiciones, más sólidas y eficientes, pues de esos valores correspondientes a la idea del buen gobierno, dependerá el grado de legitimidad, gobernabilidad y la intensidad de la participación ciudadana.

 

Las dos organizaciones de profesionales firmaron un convenio para unir esfuerzos y ser efectivos colaboradores para fortalecer la democracia y la transparencia en Puebla, teniendo como testigos a la diputada del Congreso Local, Mónica Lara y al abogado y periodista don Raúl Torres Salmerón.

comments powered by Disqus

archivo historico