Lunes, 21 de Octubre del 2019
Jueves, 14 Febrero 2019 01:18

¿Desaparece la CNC?

¿Desaparece la CNC? Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Al leer ayer un artículo de don Patricio Taboada Cortina, sobre el desmantelamiento que está sufriendo la Confederación Nacional Campesina (CNC), desplazada por el nuevo régimen, vino a mi memoria la importancia política y social, que dicha organización tuvo en la época posrevolucionaria, surgida durante el cardenismo en los años 30, para garantizar el reparto agrario y la legalización de la entrega de las tierras como ejidos, propiedad comunal y pequeña propiedad.


 

                 Debemos reconocer que la primera etapa, la de la entrega, casi se cumplió, pero se falló en la legalización, pero esto último casi se abandonó, como se abandonó al campo en general a raíz del surgimiento de la urbanización del país.

 

                Los campesinos perdieron importancia política y económica durante el ingreso de México al capitalismo, pero más aún, durante la etapa del neoliberalismo, en la que casi fueron borrados del mapa, pues según los tecnócratas, los campesinos dejaron de ser importantes, hasta como productores de maíz, pues ese grano muy nuestro lo producían los gringos en mucha mayor cantidad y a menor precio.

 

             Uno de los sectores más descontentos, con los regímenes surgidos de la Revolución Mexicana, fue precisamente el campesino, que se vio abandonado a su suerte y nuestros productores agrícolas tuvieron que migrar por cientos de miles a los Estados Unidos, en busca de trabajo.

 

             Ahora tenemos del otro lado del río Bravo a más de 12 millones de connacionales, que envían una cantidad en dólares superior a lo que recibimos por la venta del petróleo y nosotros comemos tortillas hechas con maíz forrajero y transgénico, que nos mandan del otro lado.

 

            Pero el sector campesino de nuestro país siempre ha sido el más aguantador, el más discreto, el más sufridor. La CNC que pretendió ser la organización impulsora del desarrollo del campo mexicano en forma integral, se volvió tan burocrática que en los últimos años dejó de ser hasta la manipuladora política que siempre fue, para fines de canalizar el llamado ‘voto verde’ hacia los candidatos propuestos por el partido oficial.

 

            Antes del derrumbe priista, en muchas comunidades campesinas ya se había diluido su pertenencia a las tradicionales organizaciones que supuestamente estaban para ayudarla. En muchas partes los campesinos cenecistas habían dejado de serlo y no fue sorpresa que en las últimas elecciones federales y locales su voto tuviera otro destino.

 

           Ganó el partido que enarboló la Cuarta Transformación y anunció la atención personal a los agricultores mexicanos para adquirir los insumos, los créditos, la asesoría técnica y jurídica que necesitaran y la “gloriosa” CNC perdió su razón de ser.

 

            Lógicamente ya no llegaron los recursos que se destinaban a su sostenimiento, y la organización campesina que fue la más poderosa y numerosa del país, se derrumbó.

 

            Ya llegó a una de las etapas más dolorosas: el despido de su personal compuesto por personal administrativo, de servicio y profesional muchos de cuyos integrantes tenían hasta casi 40 años de servicio.

 

            Como buenos campesinos mexicanos, los cenecistas, que tantos olvidos, que tantos desprecios, que tantas humillaciones han soportado, sufren este nuevo golpe con la misma humildad, con la misma sencillez que han aguantado desde la Conquista, hace ya casi 500 años.

 

            Ayer estuvimos, invitados por nuestro amigo el contador Rafael Moreno Valle Sánchez, en una inusual, para nosotros, conferencia de prensa. Los asistentes eran reporteros y fotógrafos aficionados a la llamada ‘fiesta brava’, es decir, a los toros de lidia.

 

             El motivo era el anuncio de la corrida que se llevará a cabo en esta capital el 22 de este mes de febrero y en la que participarán el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, quien cumple 30 años de haber iniciado su carrera y los matadores Arturo Saldívar y Lagravére, que lidiarán dos toros bravos de Rancho Seco y cuatro de la ganadería Javier Garfias.

 

            Estuvo presente el senador de la República por Tabasco,  Pedro Haces, gran aficionado a la fiesta brava, que defendió a ésta de sus atacantes permanentes, entre ellos los del partido Verde, de quienes dijo que sus ataques son totalmente infundados y que hay un amplio sector de aficionados, que defenderán la fiesta hasta sus últimas consecuencias.

 

            El senador es también el impulsor de la creación de una nueva central obrera, la Central Internacional del Trabajo, que dicen que pude llegar a desplazar a la CTM de la vida nacional.

 

           La corrida será, como ya le dijimos, el 22 de este mes, a partir de las 20:00 horas en la Plaza El Relicario, que con esto vuelve a la vida.

 

            Además del rejoneador, los toreros, los empresarios, estuvieron decenas de poblanos aficionados en serio a la fiesta de los toros.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico