Miercoles, 19 de Junio del 2019
Lunes, 18 Febrero 2019 00:40

La impresión causada por Barbosa

La  impresión causada por Barbosa Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Conocimos hace varios años a Luis Miguel Barbosa Huerta cuando estaba recién ‘desempacado’ de Tehuacán en Puebla. Su fama de buen organizador, algo que había demostrado después de comprometerse con la dirigencia estatal del PRD, allá en la también llamada Ciudad de las Granadas, y su coraje de haber mandado al diablo las instituciones, en este caso las de su partido, cuando se dio cuenta que lo querían utilizar y luego botarlo, no votarlo, como es frecuente en las instituciones políticas existentes y su escalada hasta convertirse en el dirigente perredista más eficaz, quien logró hacer del partido del Sol Azteca, una fuerza política importante en la vida de Puebla.


 

             El sábado pasado platicamos con él, ya ex senador y ahora aspirante a la candidatura del partido Morena para la gubernatura del estado.

 

             Nos habían pintado a un Luis Miguel Barbosa muy diferente al que habíamos conocido: autoritario, siempre malhumorado, con pleitos con todo mundo, defectos que justificaban la campaña que en su contra había surgido dentro de su propio partido.

 

              No fue así. Sigue siendo la persona amable e inteligente que conocimos hace tiempo. Tiene una clara idea de la situación política del estado, de la descomposición de los principales partidos políticos en Puebla; del daño que causó a la entidad y de las secuelas dañinas que heredó a las nuevas generaciones de poblanos, el gobierno del fallecido ex gobernador Rafael Moreno Valle, “de quien fui crítico implacable, a cuyos abusos y despilfarros me opuse abiertamente, así como al fraude electoral que se cometió en mi contra, pero eso lo hice de frente y nada tuve que ver con el fatal accidente en el que el ex gobernante y su esposa perdieron la vida. Yo luché de frente contra ellos y pruebas sobre esto, abundan”.

 

            Afirma que ya fue lanzada la convocatoria de su partido para la selección del candidato que  representará a Morena  en la próxima contienda electoral y que si la encuesta que se realizará para elegirlo no le favorece, él acatará la decisión de las bases y se unirá a quien resulte ganador.

 

             Antes, al referirse a la crisis que sufren los principales partidos políticos, el PRI, el PAN y el PRD, entre otros, tuvo también observaciones críticas para el suyo, al afirmar que todavía no se ha conformado como partido político y eso constituye una debilidad.

 

             Demostró conocer la historia política de Puebla de los últimos 30 años. Con lucidez hizo un análisis de la situación actual, afirmando que políticamente Puebla nunca había estado con tantos problemas como ahora. Además de las crisis que cada partido confronta, hay una deformación que los propios políticos tienen de su actividad y eso es sumamente peligroso para el futuro del estado.

 

           Lamentó que el gobierno del morenovallismo no haya tomado en cuenta, al conformarse como gobierno, a los poblanos que tienen capacidad y experiencia para eso y que todo haya quedado en manos de ‘fuereños’ inexpertos y desconocedores de la realidad de Puebla.

 

            “Si llego a ser el candidato de mi partido y gana, todos los integrantes de mi gabinete serán poblanos o gente que aunque haya nacido en otra parte, tanga o haya tenido una relación con Puebla y conozca nuestra realidad. Tal vez buscaría fuera a quien sería el secretario de Seguridad”, señaló.

 

             En ningún momento tuvo expresiones ofensivas o de desprecio hacia su principal contrincante, dentro de Morena, para lograr la candidatura a gobernador del estado. Sus expresiones sobre Alejandro Armenta fueron respetuosas y comedidas.

 

              A una pregunta sobre su estado de salud, señaló estar bien y sentirse bien, “yo he sido siempre un luchador y para mí, todo esto es una lucha que quiero y voy a ganar”.

 

             Alberto Jiménez Merino se considera seguro candidato a la gubernatura por el Partido Revolucionario Institucional. Tuvo una reunión con los dos aspirantes que junto con él conforman la terna de donde el PRI espera sacar a su ‘gallo’ para la gubernatura: Ricardo Urzúa y Lorenzo Rivera, quienes son manejados incluso como los tres principales aspirantes.

 

           No se ha mencionado oficialmente al doctor Enrique Doger Guerrero, que fue candidato en el pasado proceso, pese a que él ha dicho estar dispuesto a encabezar nuevamente la lucha de los priistas para recobrar el poder en Puebla.

 

            El optimismo de Jiménez Merino se debe a que es el más conocido en la provincia poblana, sobre todo por la población rural a la que ha atendido como secretario estatal de Desarrollo Rural, como delegado de la Sagarpa y también de Conagua.

 

            Muchos proyectos para el campo, que se están llevando a cabo y han tenido éxito en varias regiones del estado, fueron impulsados por él.

 

            Lamentó que los campesinos poblanos hayan sido desatendidos durante el sexenio del ex gobernador Rafael Moreno Valle y que la política del campo se haya concretado a la entrega de moto-tractores, que no fueron apropiados para los terrenos de Puebla y que además se les vendieran al doble de su precio, que realmente era de 60 mil pesos y se les vendieron en 120 mil.

 

            La necesidad de atender a los productores agrícolas en todas las ramas de la producción agropecuaria, es evidente, señaló. “Un país, un estado, que no apoya a sus agricultores y ganaderos, corre el peligro de propiciar la migración hacia las ciudades o lo peor, a otros países, en nuestro caso, los Estados Unidos”, señaló.

 

comments powered by Disqus

archivo historico