Sábado, 19 de Octubre del 2019
Jueves, 25 Abril 2019 02:45

El error histórico de Claudia Ruiz Massieu al elegir candidato del PRI

El error histórico de Claudia Ruiz Massieu al elegir candidato del PRI Escrito Por :   Arturo Rueda

Así que el error histórico de la candidatura de Jiménez Merino es de Claudia Ruiz Massieu, quien nunca calculó el peso de la variable Marín, pese a que el Comité de Derechos Humanos de la ONU, desde 2018, había ordenado la reparación del daño al Estado Mexicano, así como la reapertura del expediente penal por la tortura que sufrió la periodista Lydia Cacho


 

La bondad en política casi siempre paga mal. Sucesivamente, Enrique Agüera, Blanca Alcalá y Enrique Doger Guerrero fueron desalmados al expulsar a Mario Marín de sus campañas en 2013, 2016 y 2018 para evitar contagiarse del desprestigio eterno que acompaña al ex gobernador poblano.

 

Alberto Jiménez Merino, hombre agradecido, permitió al ‘precioso’ reaparecer políticamente y sumarlo a su campaña a la gubernatura como una forma de agradecer a quien, en su momento, lo hizo secretario de Desarrollo Rural y luego diputado federal. Hoy debe estar sumamente arrepentido de ese acto de bondad. Debió ser desalmado como lo fueron en su momento Agüera, Blanca y Doger.

 

No es culpa de Jiménez Merino, pero su campaña se fue a pique el día que el Primer Tribunal Unitario de Quintana Roo liberó la orden de aprehensión en contra de Mario Marín, Kamel Nacif y Adolfo Karam. Hoy, el candidato tricolor deambula por aquí y por allá, sin una agenda creíble, pues no puede deslindarse del prófugo de la justicia. Su participación en la elección 2019 es intrascendente.

 

No se sabe qué llevó a Claudia Ruiz Massieu a designarlo candidato del PRI a la gubernatura en detrimento de Enrique Doger, pues en posicionamiento los separa un abismo. Mientras que al ex titular de Desarrollo Rural lo conoce apenas un 11 por ciento de los poblanos, al ex alcalde un 88 por ciento. A todas luces, Doger era más competitivo que Jiménez Merino.

 

El error histórico puede atribuirse a Ruiz Massieu, que se dejó llevar por los cantos de la sirena marinista, quienes deseaban en primera instancia a Ricardo Urzúa, pero luego se decantaron por Jiménez Merino, pese a que los dos eran igual de irrelevantes frente al posicionamiento de Doger, quien ipso facto anunció que no apoyaría la campaña del ex titular de Desarrollo Rural precisamente por sus vínculos con el nefasto ex gobernador.

 

No se equivocó Doger, quien abandonó intempestivamente la reunión en la que se anunció a Jiménez Merino como candidato, incluso fue el primer sorprendido cuando la dirigente nacional del tricolor pronunció su nombre para anunciarlo como el abanderado, pues sabía de su pobre posicionamiento.

 

Así que el error histórico de la candidatura de Jiménez Merino es de Claudia Ruiz Massieu, quien nunca calculó el peso de la variable Marín pese a que el Comité de Derechos Humanos de la ONU, desde 2018, había ordenado la reparación del daño al Estado Mexicano, así como la reapertura del expediente penal por la tortura que sufrió la periodista Lydia Cacho.

 

Antes de que reviviera el escándalo, el PRI tenía una intención de voto menor al 10 por ciento, y aunque no se conocen nuevos datos, es probable que Mario Marín lleve a su partido a un 6 por ciento de votación, con lo que Jiménez Merino a duras penas alcanzará 200 mil votos frente a los 650 mil que obtuvo Doger un año antes.

 

En la cuenta de Claudia Ruiz Massieu, por tanto, hay una pérdida de por lo menos 400 mil votos al equivocarse en la selección de candidato. Pero no parece quitarle el sueño a la también senadora, a quien le urge dejar la dirigencia del CEN para que alguien más se haga cargo de lo que ya luce como ‘minipartido’, aunque alguna vez fue ‘partidazo’.

 

Puebla, por supuesto, será una razón de que el PRI tienda a desaparecer o a que su peso político se vuelva irrelevante.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico