Jueves, 20 de Junio del 2019
Miércoles, 12 Junio 2019 03:07

El gabinete de Barbosa, un guiso a fuego lento

El gabinete de Barbosa, un guiso a fuego lento Escrito Por :   Arturo Rueda

5.- La promesa de no continuidad. En los últimos días, Barbosa señaló que el 98.7 por ciento de su gabinete serán rostros nuevos, es decir, no habrá continuidad del gabinete actual de Pacheco Pulido. Por supuesto, esta afirmación no es una camisa de fuerza y habrá excepciones, pero de los actuales sólo tres tienen posibilidades de seguir: Jorge Estefan, Fernando Manzanilla y Antonio Peniche. Todos los demás, ¡kaput!


 

Culminada la batalla electoral, el único interés de la clase política poblana es el baile de las sillas del gabinete barbosista.

 

Es decir, los hombres y mujeres que acompañarán a Luis Miguel Barbosa en su tarea de gobernar Puebla y llevar a cabo la 4T. Aunque las especulaciones ya tienen un nombre aquí y otro allá, el que ya dijeron que “seguro se queda” y el que también “seguro llega”, la verdad es que la designación de los hombres y mujeres del gabinete será un proceso largo que se extenderá casi al límite del 1 de agosto.

 

¿Por qué? Porque a diferencia de todos los gabinetes que hemos conocido, por lo menos desde Melquíades Morales Flores, pasando por Mario Marín, Moreno Valle, Tony Gali, el brevísimo de Martha Erika Alonso, y el actual de Pacheco Pulido, el gobierno de Barbosa no estará marcado por el sello del amiguismo, sino de los compromisos de campaña.

 

¿Cuáles fueron esos compromisos?

 

1.- Funcionarios identificados con la 4T. A diferencia del gabinete de Pacho Pulido, que lo mismo incorporó de ‘dulce, de chile y de manteca’, Barbosa se comprometió a gobernar con personajes identificados con el movimiento de la Cuarta Transformación, es decir, militantes de Morena o de alguno de los partidos de Juntos Haremos Historia, PT, PES o PVEM. Eso excluye a los identificados con el PRI, con el PAN, o con Moreno Valle.

 

2.- Reformas legales para un cambio de régimen. En numerosas ocasiones, Barbosa comprometió un cambio de régimen legal, es decir, un conjunto de reformas legales que crearán nuevas dependencias —como la Secretaría de Igualdad Sustantiva de Género—, partirán las actuales —Secotrade será Desarrollo Económico y otra del Trabajo; SFA se partirá una de Finanzas y otra de Administración— y el rediseño de otras —como la Secretaría General de Gobierno que volverá a su naturaleza originaria de Secretaría de Gobernación—.

 

Hasta que no conozcamos el mapa de cómo se acomodarán las secretarías, es imposible calcular el siguiente paso.

 

3.- Gabinete paritario. Uno de los compromisos del candidato es otorgar 50 por ciento de los espacios a mujeres y 50 por ciento de los espacios a hombres. La misoginia política quiere que Barbosa incumpla, bajo el argumento de que no hay suficientes mujeres capaces para tantas responsabilidades. Por supuesto, el gobernador electo cumplirá. Pero necesita saber antes el mapa de las secretarías.

 

4.- Integración de cuota de jóvenes. Otro de los compromisos es entregar 20 por ciento de los espacios a jóvenes, es decir, menores de 35 años. En algún caso, incluso se podrá contemplar a una mujer menor de 35 años, con lo que se incluiría en el numeral 3.

 

5.- La promesa de no continuidad. En los últimos días, Barbosa señaló que el 98.7 por ciento de su gabinete será de rostros nuevos, es decir, no habrá continuidad del gabinete actual de Pacheco Pulido. Por supuesto, esta afirmación no es una camisa de fuerza y habrá excepciones, pero de los actuales sólo tres tienen posibilidades de seguir: Jorge Estefan, Fernando Manzanilla y Antonio Peniche. Todos los demás, ¡kaput!

 

6.- La comisión de transición. De parte del gobierno saliente ya fue designada la comisión de Transición: Estefan, Manzanilla y Karen Berlanga. Del otro lado, el ‘barbosismo’ designará hasta después del jueves que Barbosa reciba su constancia de mayoría y sostenga su primera reunión oficial con el gobernador interino Pacheco Pulido. Será una primera gran pista.

 

Estos son los seis pasos básicos para conocer la integración del gabinete. Todo lo demás es especulación inútil.

 

***

 

 

Poblanos, a esconder las carteras. El muy famoso estafador Amado Yáñez, dueño de la empresa Oceanografía, gran beneficiario de los gobiernos federales de Vicente Fox y Felipe Calderón, en los que amasó una enorme fortuna que luego dilapidó, se vino a vivir a Puebla tras pasar varios años en la cárcel acusado de fraudes multimillonarios.

 

Yáñez, que una época se asoció con el morenovallismo e invirtió en sus campañas, recibió en el sexenio del fallecido gobernador la concesión para construir la autopista Cuapiaxtla-Cuacnopalan que atravesaba Tlaxcala y Puebla para llegar a la planta Audi. Pero ya en el sexenio de Peña Nieto Yáñez cayó en desgracia cuando se descubrieron sus múltiples fraudes, y Moreno Valle prefirió rescatar la concesión.

 

El dueño de Oceanografía, quien reclama a Pemex una indemnización millonaria, se vino a vivir a Puebla y sin los recursos de antaño se dedica a estafar a cuanto ingenuo se le atraviesa en el camino con la promesa de pagar luego de que ‘tumbe’ a la petrolera en los tribunales.

 

Recientemente, a un conocido empresario le quiso comprar su residencia en La Vista y le ofreció 100 millones de pesos pagaderos para cuando Pemex le liquide sus millonarios adeudos, pero mientras eso pasa, le pidió mudarse a la residencia. Por supuesto, le ‘pintaron cuernos’. Su fama de estafador es muy conocida.

 

 

Así que poblanos, muy pendientes si se encuentran en algún restaurante al famoso Amado Yáñez. Antes de saludarlo, lo primero es esconder la cartera.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico