Viernes, 18 de Octubre del 2019
Martes, 25 Junio 2019 03:02

La sacudida que viene

La sacudida que viene Escrito Por :   Arturo Rueda

A estas alturas, los únicos que pueden estar tranquilos son Moreno Valle y Martha Erika. Ya descansan en paz. Todos los demás, incluidos prestanombres y beneficiarios que se creen a salvo, pueden ser llamados a cuentas. Por supuesto, el más preocupado debe ser Tony Gali, a quien le tocará explicar hechos ocurridos en su gobierno, pero también los PPS generados como secretario de Infraestructura


 

A partir del 1 de agosto, cuando Luis Miguel Barbosa tome protesta como gobernador constitucional, se avecina una cacería de brujas contra todo lo que huela a morenovallismo y su extensión temporal, el galicismo. Todos a temblar, porque no habrá ningún tema de corrupción, negocios y moches que no pueda ser abordado y perseguido.

 

No dude usted que en primer mensaje, en la toma de protesta, el gobernador haga un anuncio espectacular para ajustar cuentas con el pasado.

 

Desde la suspensión de pagos a los PPS, el desmonte de la Estrella de Puebla, el desalojo de las oficinas del CIS o hasta la orden de derrumbar alguna de las ciclopistas exóticas y carísimas, como la elevada del bulevar Hermanos Serdán. También la cancelación de las 29 patentes de notario que otorgó Moreno Valle y las ocho que entregó Gali.

 

La joya de la corona: el rescate de la concesión a Agua de Puebla.

 

No es broma. Son ideas que rondan la cabeza del gobernador electo. O quizá anuncie todas en conjunto. Un arranque espectacular.

 

En una de esas, hasta se crea una Fiscalía para la Cacería de Brujas, el ajuste de cuentas con el pasado. Y al frente de eso, no podría estar más contento, se designaría a Jorge Estefan Chidiac, quien dedicó sus días en SFA a seguirle la huella al dinero, así como a los intrincados mecanismos jurídicos que utilizaron para saquear al erario poblano.

 

A estas alturas, los únicos que pueden estar tranquilos son Moreno Valle y Martha Erika. Ya descansan en paz. Todos los demás, incluidos prestanombres y beneficiarios que se creen a salvo, pueden ser llamados a cuentas.

 

Por supuesto, el más preocupado debe ser Tony Gali, a quien le tocará explicar hechos ocurridos en su gobierno, pero también los PPS generados como secretario de Infraestructura en el primer tramo del sexenio morenovallista. Él sigue vivo. Y no le ayuda que se rumora el interés por buscar la alcaldía en tres años. 

 

A Barbosa lo inspira para organizar este ajuste de cuentas no el pleito a machetazos del 2018, sino la necesidad de fortalecer ante la opinión pública a Morena de cara a las elecciones de 2021. Los gobiernos municipales de Claudia, Karina, Arriaga, Patjane, de la Rosa y todos los demás no van a ayudar a sumar votos: restan.

 

La jornada electoral del 2 de junio mostró la debilidad electoral de Morena: sin López Obrador en la boleta, no son nada. Y Barbosa necesita ganar el Congreso en 2021.

 

La jornada para la revocación de mandato de AMLO está muy lejos de definirse. En Puebla, Morena no puede confiarse, pues si la consulta se realizará después de los comicios poblanos, no habrá efecto López Obrador. O lo que quede de él.

 

La única solución es enjuiciar al pasado morenovallista para darle brillo a Morena. Devastar toda la herencia maldita.

 

Lo mismo se hizo en 2010: después de ganar, Moreno Valle se dedicó a devastar al marinismo. Lo hizo tan bien que el PRI nunca se levantó, y se vio obligado a convertirse en cómplice de las movidas jurídicas necesarios para imponer su mandato.

 

Todavía se recuerdan los anuncios espectaculares en su toma de protesta del 1 de febrero de 2010: el rescate del predio Valle Fantástico, regalado al empresario Ricardo Henaine.

 

Esa persecución selectiva fue exitosa: tres años después, en 2013, el morenovallismo arrasó y condenó al PRI a vivir en las cloacas.

 

Tampoco debe olvidarse que el operador de esa estrategia de derrumbe del morenovallismo fue Fernando Manzanilla Prieto. Ahora, como titular de Gobernación, le va a tocar chiflar la misma tonada que ya se sabe. Y quizá su brazo instrumentador será Estefan Chidiac, quien trabajará gustoso.

 

Se avecina una sacudida. No es broma.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico