Martes, 22 de Octubre del 2019
Miércoles, 03 Julio 2019 02:43

Tensiones en la transición Pacheco-Barbosa

Tensiones en la transición Pacheco-Barbosa Escrito Por :   Arturo Rueda

Gali es uno de los candidatos a la piedra de los sacrificios, ¿y desde el gobierno de Pacheco Pulido se le entrega dinero al ex gobernador para promocionarse en un evento de escaso beneficio social, y que no ha redituado en nada positivo ni concreto para la entidad desde que se realiza en 2015? El ex gobernador se quedó hambriento de reflectores por la escasa duración de su minigubernatura, y se amarró con los directos de la FIRA de Barcelona


 

Ninguna transición gubernamental está a salvo de sobresaltos, y por pequeño que sea el periodo, la entrega de la estafeta Pacheco-Barbosa tampoco será la excepción. En apenas una semana, dos temas se han destapado como fuente de tensiones: el aumento de la tarifa al transporte público y la entrega de un subsidio millonario para el congreso Smart City que sirve de plataforma de exposición a Tony Gali.

 

En el primer caso, se dice que ya todo estaba ‘planchado’ para que el Maestro Pacheco Pulido y el titular la SIMT, Antonio Peniche, se comieran el costo político de aumentar la tarifa del transporte dos pesos para ahorrarle ese costo a Luis Miguel Barbosa en sus primeros días de gobierno. Así se había hablado y así se había pactado entre los equipos.

 

Pero en unos de esos días que no pasa nada, luego de que el gobernador electo diera a conocer los primeros nombres de su gabinete, el perfilado titular de Infraestructura Carlos Urbina Tanús —que ni siquiera será responsable de Transporte— se puso a hacer declaraciones ‘sin ton ni son’. Una de ellas, que el aumento a la tarifa del transporte lo resolvería el gobierno entrante, no el saliente.

 

La puerta se abrió para que el maestro Pacheco escurriera el bulto e inició una comedia de confusiones que derivó en la amenaza de paro al transporte lanzada por varios concesionarios desde el viernes pasado. Tras un tenso fin de semana, el paro tuvo un efecto controlado y no impactó a la ciudadanía, por lo que sus promotores perdieron fuelle.

 

Durante ese tenso fin de semana, el gobernador electo comunicó al próximo secretario de Gobernación, Fernando Manzanilla, que también es secretario de la actual administración, que mejor ya ni le movieran y que el próximo gobierno se haría cargo del alza de la tarifa pese al costo político a asumir.

 

Esto, conociendo el estilo de Barbosa, en realidad debe traducirse como un enojo del gobernador electo por no poder sacar adelante un tema como cortesía elemental hacia la próxima administración. Una cuestión de tacto político que merecería futura reciprocidad.

 

¿Quién falló o quién es el receptor del enojo? Pronto lo sabremos. La historia aún no termina.

 

Lo otro, lo de Smart City, es increíble a los ojos del barbosismo: destinar casi 40 millones de recursos públicos a una plataforma de promoción del ex gobernador Tony Gali, quien según alguno de sus allegados quiere ser candidato a la alcaldía en 2021.

 

Todavía es peor tomando en cuenta las alarmas lanzadas para la revisión de los negocios y ‘chanchullos’ del morenovallismo, además de la apertura de cuentas públicas tanto de Moreno Valle como de Gali, y sobre todo, la apertura de los famosos PPS que le cuestan al erario millones de pesos anuales.

 

Gali es uno de los candidatos a la piedra de los sacrificios, ¿y desde el gobierno de Pacheco Pulido se le entrega dinero al ex gobernador para promocionarse en un evento de escaso beneficio social, y que no ha redituado en nada positivo ni concreto para la entidad desde que se realiza en 2015?

 

El ex gobernador se quedó hambriento de reflectores por la escasa duración de su minigubernatura, y se amarró con los directos de la FIRA de Barcelona para ser designado Embajador para Latinoamérica del congreso Smart City, previo pago, sólo el año pasado, de 37 millones de pesos.

 

¿En qué transformó a Puebla traer a los expertos de ese congreso con tanta inversión pública? Pues en nada.

 

Increíblemente, con los Moreno Valle muertos y Gali fuera de acción, el gobierno de Puebla volvió a pagar por el Smart City.

 

El presidente del Congreso local, Gabriel Biestro, salió a trinar contra el gobierno de Pacheco Pulido exigiendo explicaciones, a lo que Estefan respondió con un boletín diciendo que ese dinero no se entregó de forma discrecional, sino que fue incluido en el Presupuesto de Egresos votado por la legislatura en diciembre pasado.

 

Ya por la noche, Biestro fue más contundente, exculpó al maestro Pacheco Pulido y se fue directo contra Estefan Chidiac —lo que complica su permanencia en el gabinete de Barbosa— señalando que entregó ese dinero para actividades ‘frívolas’ y por ser pariente de Gali, es decir, concuños.

 

O sea, los fusiles han disparado contra Estefan, otro enredo de la transición. Casi 40 millones de pesos para Smart City equivalente al gasto de una campaña electoral para ser dispendiados en apenas tres días. Tremendo por donde se vea.

 

Y nos quedan 27 días de transición.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico