Sábado, 17 de Agosto del 2019
Jueves, 18 Julio 2019 03:30

Una sabandija en su nivel: la pipitilla

Una sabandija en su nivel: la pipitilla Escrito Por :   Arturo Rueda

La sabandija Rojas Díaz Durán visitó ayer Puebla con pésimos resultados. Aunque su tocayo Armenta le juró y perjuró que estaría junto a él y le reuniría pesos pesados, a la mera hora lo abandonó y el suplente de Ricardo Monreal terminó con pura pipitilla. Es decir, su nivel. Ningún personaje de nivel aceptó acudir a la reunión pipitillesca.


 

En Morena se cocina una lucha en súper libre para noviembre, cuando se elija a la nueva dirigencia nacional. Súper libre porque aunque muchos esperan la ansiada línea presidencial, López Obrador no muestra ningún interés en intervenir y señalar a algún favorito, por lo que de entre Yeidckol, Bertha Luján y Mario Delgado saldrá el próximo dirigente.

 

En medio de la lucha de esos pesos pesados quiere colarse una alimaña del subgénero de las sabandijas, definidas como animalitos sin importancia pero que molestan mucho. Emparentado con su tocayo Armenta, Alejandro Rojas Díaz Durán se cree con un nivel que su biografía política no sostiene.

 

En su biografía aparecen puras posiciones menores que lo revelan como vividor de la política: tres veces diputado en la Asamblea de la CDMX y una vez diputado federal. ¿De dónde le salen los tamaños para ponerse insolente?

 

Yeidckol, aunque no todos estén de acuerdo con sus formas, tiene un largo recorrido como candidata al gobierno del Edomex, senadora y dirigente nacional que en la campaña de 2018 cumplió sobradamente. Bertha Luján tiene un gran apoyo de la base de Morena y preside el Consejo Nacional. Mario Delgado fue secretario de Finanzas de CDMX designado por Ebrard, luego aspirante a la jefatura de gobierno, senador y ahora coordinador en la Cámara de Diputados.

 

Los tres tienen un gran perfil, y seguramente habrá una batalla encarnizada porque López Obrador no se va a meter, pero sí los liderazgos de Morena, como el gobernador Barbosa, quien tendrá un peso decisivo al convertirse en uno de los pocos gobernadores emanados del partido.

 

¿Y qué hace Rojas Díaz Durán entre esos tres pesos pesados que disputan la dirigencia nacional de Morena? Pues lo que hacen las sabandijas: molestar mucho pero influir poco.

 

La sabandija Rojas Díaz Durán visitó ayer Puebla con pésimos resultados. Aunque su tocayo Armenta le juró y perjuró que estaría junto a él y le reuniría pesos pesados, a la mera hora lo abandonó y el suplente de Ricardo Monreal terminó con pura pipitilla. Es decir, su nivel.

 

Ningún personaje de nivel aceptó acudir a la reunión pipitillesca, lo que enojó sobremanera a Rojas Díaz Durán, quien la tomó contra CAMBIO por informar de su desembarco fallido a Puebla, y contra Luis Miguel Barbosa por quién sabe qué razón, a quien dedicó una carta insolente en sus redes sociales.

 

Además de revelar su talante de fracasado con esa carta, en realidad el sabandija revela la preocupación por el nuevo peso específico del gobernador Barbosa, quien se convierte en un jugador de influencia nacional en el proceso interno de Morena.

 

¿Con quien estará el gobernador? Es difícil decirlo, pero sus querencias se encuentran repartidas entre Yeidckol Polevsky, a quien agradece su apoyo tanto en el conflicto poselectoral de 2018 como en su influencia decisiva en 2019 contra la injerencia de Monreal a través de Alejandro Armenta para enrarecer la designación que por pura legitimidad le tocaba.

 

Pero Barbosa también tiene un gran agradecimiento por Mario Delgado, quien fue su compañero senador. El diputado federal le dio todo su apoyo y acudió en todos los momentos importantes de la campaña electoral sin regatearle un discurso.

 

 

¿Cuál puede ser la diferencia? El desgaste que acarrea Yeidckol entre las propias bases de Morena, pues no en balde sufrió una revuelta en su Comité Nacional, así como el rechazo mayoritario del Consejo en la última sesión.

 

Falta que mucha agua corra en el proceso interno. Lo único seguro es que Alejandro Rojas Díaz Durán seguirá en el nivel pipitilla que corresponde a las sabandijas.

 

*** Otro ejemplo de miseria humana. No hay círculo del infierno narrado por Dante en La Divina Comedia merecedor de hospedar a la regidora panista Carolina Herrera, culpable de hostigar a Diana Laura Coraza, la atleta paraolímpica que dirige el Instituto Municipal del Deporte.

 

Aunque Coraza es un ejemplo nacional de inclusión en las políticas gubernamentales, donde por norma se segrega a las personas con algún tipo de discapacidad, la regidora Herrera no la soporta: en público, en privado, y cada que puede la humilla, ridiculiza y la trata con total discriminación.

 

Tanto la aborrece que le armó un complot desde dentro del Instituto, apoyada por directores y jefes de departamento, para denunciar presiones para renunciar y sobresueldos para los personajes cercanos a la actual directora. Hay pruebas del complot por sus comunicaciones vía WhatsApp que los propios complotadores entregaron.

 

¿Acaso, Carolina, no tienes temor a la ira de Dios por atacar a una atleta con discapacidad que pudo superarse?

 

¿Qué odias de ella?

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico