Sábado, 19 de Octubre del 2019
Lunes, 29 Julio 2019 02:23

Barbosa reescribirá la Historia de Puebla

Barbosa reescribirá la Historia de Puebla Escrito Por :   Arturo Rueda

La historia del morenovallismo será reescrita y hasta borrada. Si la Historia la escriben los vencedores, a partir del jueves no habrá quién dé testimonio de la Visión de los vencidos. No hay nadie en el horizonte que defienda los logros, las cosas buenas, lo positivo que haya logrado Rafael Moreno Valle.


 

En la inmensidad del tiempo se pierde el autor de la frase “la historia la escriben los vencedores”, aunque la bibliografía se la atribuye a George Orwell, famoso escritor de la no menos famosa novela distópica 1984.

 

En última instancia, se trata del anhelo último y profundo de los grandes políticos, incluso de las grandes civilizaciones: reescribir la Historia para colocar a sus enemigos en el infierno y ensalzarse a sí mismo en la vanagloria.

 

A partir del próximo jueves, Luis Miguel Barbosa comenzará por reescribir la historia cuando tome protesta como gobernador del Estado. Lo dijo en campaña: se trata de un nuevo régimen. ¿Cómo se construye un nuevo régimen?

 

Esta reescritura de la historia tiene dos líneas fundamentales: un revisionismo de la etapa histórica anterior, el morenovallismo, y colocar al barbosismo como un corte de caja, un nuevo régimen fundacional.

 

La historia del morenovallismo será reescrita, y hasta borrada. Si la historia la escriben los vencedores, a partir del jueves no habrá quién dé testimonio de la Visión de los vencidos. No hay nadie en el horizonte que defienda los logros, las cosas buenas, lo positivo que haya logrado Rafael Moreno Valle.

 

Con el fundador del grupo muerto, sus seguidores dispersos y algunos prófugos antes de que empiece la cacería, es decir, el seguimiento con Inteligencia Financiera de SHCP de sus patrimonios, a nadie le interesa defender al morenovallismo, empezando por los morenovallistas.

 

Ni siquiera los padres de Moreno Valle, ni Roberto Moya desde el Senado, están en esa línea.

 

Sin rival al frente, Barbosa puede reescribir la Historia como desee al grado de borrar todas sus manifestaciones visuales, empezando por la talavera impostora, el color azul, las MV de los puentes cobrados como ‘atirantados’ pero cuyos tirantes no cargan nada, y hasta la butacas del Estadio Cuauhtémoc que dibujan el logotipo de la administración 2010-2016.

 

Pero la reescritura de la Historia irá a más: a reserva de ‘colgar unas cuantas cabezas’, se trata de desmoronar la idea de progreso que nos vendió Moreno Valle en 2010 y para la que dispuso de un promedio de 80 mil millones de pesos cada año como presupuesto.

 

La nueva Verdad dejará al descubierto el régimen corrupto que usó esos recursos para enriquecer los bolsillos de unos cuantos bajo el cuento del progreso, que hizo negocios hasta con lo más básico como la privatización del agua, y cuya joya de la corona son los famosos PPS que provocan erogaciones multianuales cuyo destino ya es investigado.

 

Como régimen fundacional, el barbosismo será una parábola de la lucha contra la corrupción, contra la visión de lo público como instrumento para hacer negocios, contra todo lo que se hizo en el pasado, incluido el pasado reciente del gobierno interino del maestro Pacheco Pulido.

 

Luis Miguel Barbosa entiende el momento histórico de la 4T y cómo deben replicarse en los gobierno estatales y municipales los principios instaurados por López Obrador. Incluso en su círculo más cercano hay escepticismo por esta vocación de luchar contra la corrupción. Pero las cartas están echadas.

 

Este régimen fundacional no está fundado ni en el amiguismo ni en el compadrazgo. Esta es la razón para que se hayan producido tantas bajadas y subidas en el gabinete nonato, es decir, las designaciones previo al 1 de agosto.

 

Como no hay compromisos ni cuotas y el barbosismo será un régimen fundacional, el principio es todo nuevo, nada viejo.

 

Aplicado a la integración del gabinete, se apuesta por rostros nuevos que no necesariamente se hayan vinculado a la campaña, pues los que sí participaron se integrarán al segundo y tercer nivel de la administración pública.

 

Pero las reglas son estrictas para esos rostros nuevos. La primera, entender que la Historia se está reescribiendo. Y que llevan prisa porque al mismo tiempo se está fundando un régimen nuevo.

 

*** La caída de un Negro. Tras la comprobada caída de Miguel Carrillo, alias ‘El Negro’, del gobierno barbosista donde se preparaba para hacer ingentes negocios con la obra pública desde la subsecretaría de Infraestructura —o por lo menos eso decía subido en el potro del alcohol— unos de sus afamados prestanombres, el constructor Víctor González, deberá encontrar nuevo financiamiento para el pasquín Paralelo 19 que fundó con ‘El Negro’ para operar mediáticamente en contra de sus enemigos.

 

Adicto al viejo estilo de hacer política, Carrillo y González contrataron al cartucho quemado y amo del periodismo etílico Fernando Maldonado como figura visible del pasquín.

 

Ahora que no habrá obra en las cantidades prometidas, el futuro del pasquín Paralelo 19 es incierto.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico