Domingo, 09 de Agosto del 2020
Lunes, 05 Agosto 2019 04:22

Austeridad a la fuerza, razón del enojo de Barbosa

Austeridad a la fuerza, razón del enojo de Barbosa Escrito Por :   Arturo Rueda

Ahora se sabe que agrió y tensó lo que se imaginaba una transición idílica entre los gobiernos de Pacheco Pulido y Miguel Barbosa, y al final bloqueó el acceso de Estefan al gabinete, o por lo menos a una posición de segundo nivel. Yo pregunté a tiempo: ¿alguien sabe qué chingaos pasó? Pues pasó que se encontraron el cajón vacío.


 

Colocar a Jorge Estefan Chidiac al frente de la Secretaría de Finanzas y Administración fue un acto de ingenuidad, pues pusieron a la Iglesia en manos de Lutero. El saqueo era previsible y la consecuencia es que el gobierno constitucional de Miguel Barbosa, al que le restan cinco meses de 2019, apenas dispone de 600 millones de pesos de libre asignación.

 

El gobernador quería ser austero, pero ahora tendrá que ser austero a fuerzas. Se llevaron la vaca y sólo le dejaron unos litros de leche.

 

Ahora se sabe que agrió y tensó lo que se imaginaba una transición idílica entre los gobiernos de Pacheco Pulido y Miguel Barbosa, y al final bloqueó el acceso de Estefan al gabinete, o por lo menos a una posición de segundo nivel. Yo pregunté a tiempo: ¿alguien sabe qué chingaos pasó? Pues pasó que se encontraron el cajón vacío.

 

Después de la victoria, y conforme más se avanzaba en la entrega-recepción, el gobernador electo fue conociendo el tamaño del desfalco. No podía ser de otra manera.

 

Apenas un día después de su toma de protesta, Barbosa tronó la bomba en entrevista con Arturo Luna en Televisa Puebla. Ya no se aguantó las ganas de denunciar el saqueo. Ya se veía venir que explotara a partir del tuit con el que amenazó a Estefan luego de que éste, en la comparecencia con el Congreso local por el tema de Smart City, no encontró mejor elemento que vanagloriarse del excelente estado de las finanzas que heredaría al gobierno electo, según él, dejando en caja tres mil 500 millones de libre disposición.

 

Pues bien, los tres mil 500 millones no se encuentran por ningún lado. Según las cuentas entregadas al gobernador por la nueva titular de Finanzas, María Teresa Castro Corro, sólo se hallaron 600, a lo más 650 millones, pues todo lo demás se encuentra comprometido.

 

Según Estefan, ha comentado en varios círculos, Barbosa se encuentra mal informado. Sin embargo, ni en el periodo de transición ni después de la toma de protesta el gobernador le quiso tomar las llamadas. Así que el problema va para largo, pues será en otra instancia donde el ex diputado federal tendrá que defenderse.

 

El problema es qué instancia, ya que una posible persecución va a arrastrar a más personas e instancias.

 

De entrada, si el tema continúa se va a manchar el prestigio del ahora ex gobernador Guillermo Pacheco Pulido —quien designó a Estefan—. ¿No se dio cuenta de lo que pasaba? ¿No conocía la fama de mano larga que le precedía?

 

También tendrán problemas los dos únicos secretarios que transitaron de un gobierno a otro: Fernando Manzanilla como titular de SGG y Karen Berlanga en Contraloría no se dieron cuenta que su compañero de gabinete, Estefan, le estaba pegando duro al cajón. ¿Lo denunciaron oportunamente? ¿Ante quién? ¿Jurídica o políticamente?

 

¿Berlanga abrió auditorías, por ejemplo, por las 79 adjudicaciones directas en las que se gastó 550 millones? ¿Ya sabe dónde están las camionetas compradas en 2.4 millones de pesos? ¿Ahora como titular de la Función Pública seguirá con lupa el ejercicio del gasto de los últimos seis meses?

 

El problema es mayúsculo porque Estefan designó a Antonio Taja como segundo de Berlanga como subsecretario a cargo de las auditorias. ¿Sigue ahí cuidando al ex secretario? Estefan fichó de la ASE al auditor especial Antonio Taja para luego convertirle en nuevo Auditor Superior del Estado. ¿Seguirá ese plan en marcha?

 

En el rosario de culpas tampoco podría dejarse pasar al bloque mayoritario de Juntos Haremos Historia en el Congreso local, pues además de que su voto definió a Pacheco Pulido como interino, nunca objetaron sus designaciones de secretarios, entre ellos las de Estefan. Nadie puso el grito en el cielo.

 

Justo es decir también que fue Gabriel Biestro quien sí puso el dedo en la llaga, pues al denunciar el financiamiento público a Smart City y citar a comparecer a Estefan, abrió la caja de Pandora. Pero lo cierto es que ese nombramiento no fue objetado ni generó preocupación.

 

Por donde se vea, el caso Estefan es una bomba de tiempo, pues conociendo su fama seguramente documentó muchas cosas que en caso de desesperación seguro filtrará para defenderse. Pero como bomba de tiempo, a alguien le va a estallar en las manos.

 

¿Hasta dónde llegará el caso Estefan? ¿Se trata de ventilar mediáticamente la mierda o habrá auténtica cacería? Veremos y diremos, como diría el beneficiario de 28 millones de pesos.

 

 

comments powered by Disqus

archivo historico