Lunes, 21 de Octubre del 2019
Viernes, 13 Septiembre 2019 03:54

Un Museo Barroco y de la Lucha Libre y de Aguas Frescas y Cemitas

Un Museo Barroco y de la Lucha Libre y de Aguas Frescas y Cemitas Escrito Por :   Arturo Rueda

Ya me imagino el horror del turista nacional o internacional que programó sus vacaciones en Puebla para ese 26 de octubre con el objetivo de conocer el Museo Barroco: se va a encontrar una función de Lucha Libre. Un espectáculo que pudo ver en un recinto idóneo para el desfogue a mentadas de madre, no en un museo de talla internacional.


 

A mí se me adelantó el Día de Dar el Grito… en el cielo.

 

Todavía no lo creo, no lo concibo y es peor de lo que imaginé: Julio Glockner quiere destruir el Museo Internacional Barroco para colocar ahí un Museo de Artes Populares en el grandioso inmueble diseñado por Toyo Ito.

 

Ya no es ni sublime ni ridículo, sino grotesco. Una auténtica mamarrachada que proviene de prejuicios ideológicos del secretario de Cultura. La destrucción del Museo Internacional Barroco para hacerlo del Barroco y Algo Más (en sus propias palabras).

 

¿Qué es ese algo más?

 

De entrada, en el relanzamiento del MIB, una función de Lucha Libre.

 

No es una broma: dentro del recinto diseñado por Toyo Ito, en el magnífico vestíbulo o en una de las salas, quizá la de la Nao China, se colocará un ring.

 

¡Síiii, un ring de lucha libre!

 

Para eso hay que hacer espacio y por ello devolverá magnificas piezas a la oscuridad de donde salieron —el Museo Bello, de la Casa del Alfeñique, de San Pedro— pues no lucían en absoluto. Hay que hacer espacio para el ring, la venta de fritangas, cervezas y aguas frescas.

 

Por supuesto esa reinauguración funcional del próximo 26 de octubre anunciada oficialmente por Glocker ayer será un hito mundial.

 

Por la módica cantidad de 10 mil 700 millones de pesos que terminarán de pagarse en 2039, el estado tendrá una sucursal de la Arena Puebla, Museo de Artes Populares y un poquito de Barroco. Todo en el mismo paquete.

 

Ya me imagino el horror del turista nacional o internacional que programó sus vacaciones en Puebla para ese 26 de octubre con el objetivo de conocer el Museo Barroco: se va a encontrar una función de Lucha Libre. Un espectáculo que pudo ver en un recinto idóneo para el desfogue a mentadas de madre, no en un museo de talla internacional.

 

Supongo que el plan de Glockner supone sustituir el restaurante Barroco, situado en la parte superior del museo, por una sucursal de las Cemitas el As de Oro. Harta fritanga de a 30 pesos para que la cultura se vuelva “popular”.

 

Pero ojo, ese día no vamos a asistir a una función de Lucha Libre ordinaria, común y corriente.

 

 

No veremos a Atlantis contra La Parka, o a Rey Misterio.

 

Veremos un espectáculo ideológico, o ideologizante. Más mamarrachada, pues.

 

“Un espectáculo que sea una lección social, que trate la problemática social y ya no digo más. Se van a escandalizar los fifís, los pirruris”.

 

Ah caray. Por más que me esfuerzo no me imagino qué será una lucha libre que sea una lección social. Y sí me escandalizo, aunque no me considere a mí mismo como un fifí o un pirruris.

 

¿Una lucha libre con función social?

 

En esta esquinaaaaa, la mamá del narquitoooo y en esta otra un Guardia Nacional por el cetro “piensa en tu mamacitaaa!”

 

O la lucha estelar será un vendefacturas contra un auditor del SAT.

 

O un simpatizante del NAICM en Texococo contra un adorador del aeropuerto de Santa Lucía.

 

Ese mismo día se abrirá la exposición del pintor de medio pelo Mauro Terán, que retrata luchadores, artistas de la época del cine de oro. Confundido en sus categorías, dice que se trata de un pintor “neobarroco”. Vaya usted a saber qué entienda por eso el secretario de Cultura.

 

Los prejuicios ideológicos han hecho extraviarse a Glockner, que como no sabe y no entiende cómo darle vida y afluencia al Museo Internacional Barroco, ha optado por la peor opción: desmantelarlo y rodarlo de cultura popular.

 

En resumen, destruirlo.

 

Nunca mejor dicho: qué asquerosidad es esto.

 

comments powered by Disqus

archivo historico