Viernes, 15 de Noviembre del 2019
Jueves, 19 Septiembre 2019 02:47

Algo se mueve entre los empresarios y la clase media vs AMLO

Algo se mueve entre los empresarios y la clase media vs AMLO Escrito Por :   Arturo Rueda

Lo dije hace una semana: equiparar al evasor fiscal con la delincuencia organizada será la palanca del PRIAN para revivir políticamente. Las grandes revoluciones han comenzado por temas de impuestos. Un recordatorio pertinente para la mayoría legislativa de Morena en San Lázaro. Están a tiempo de reconsiderar.


 

Los columnistas políticos, ya sea de medios nacionales o locales, tenemos un público cautivo: un cierto número estándar de lectores que son más o menos los que viven de la política, del gobierno, o empresarios que tienen tratos con los primeros. Por ello, cuando un determinado artículo se sale de ese número estándar, conviene analizar cómo y por qué se mueve así la opinión pública.

 

Digo esto a partir de dos columnas políticas que rebasan cualquier parámetro de normalidad. La primera es “El principio de la Tiranía” de Pablo Hiriart, publicada en El Financiero, que según diversos algoritmos de medición alcanzó más de 56 mil impactos en redes sociales. Según esos algoritmos, el texto de Hiriar fue leído por más de medio millón de personas. Un hito.

 

El segundo es la columna de opinión del ex procurador Ignacio Morales Lechuga “Perdón al narco y cárcel a contribuyentes”, cuya cantidad de impactos superaba los 43 mil impactos en redes sociales, por lo que puede decirse que alcanzará también el mismo nivel de lectores de la de Hiriart.

 

Los textos de ambos exceden el parámetro de la columna política —el denominado círculo rojo— y los dos, al tratar el mismo tema, indican que algo se mueve en lo profundo del empresariado nacional —pequeños, medianos y grandes— con la reforma legal que equipara la defraudación fiscal y la compra-venta de facturas con la delincuencia organizada, y sus implicaciones con la Ley de Extinción de Dominio.

 

Para Hiriart, esa reforma es el principio de la tiranía, pues permitirá atacar selectivamente a empresarios que no se cuadren, de tal forma que sean perseguidos por el fisco, y mientras se ve si son peras o manzanas, perderían su patrimonio al aplicárseles la Ley de  Extinción de Dominio por delincuencia organizada.

 

Irá a la cárcel el que quiera el gobierno, no el que haya cometido un delito.

 

“Y se le quitarán sus bienes, aunque hayan sido adquiridos legalmente, porque al ser delito grave aplica la reciente Ley de Extinción de Dominio.

 

“No los podrá recuperar nunca, aun y cuando después del juicio, que enfrentará desde la cárcel, sea declarado inocente.

 

“Esa ley que equipara al fraude fiscal con delincuencia organizada, otorga un poder ilimitado a los funcionarios públicos del régimen, sobre la libertad de los ciudadanos”.

 

¿Exagera Hiriart, quien es señalado de amanuense de Carlos Salinas?

 

Culmina el directivo de El Financiero:

 

“No importa si es culpable o inocente. El desenlace es exactamente el mismo: cárcel y despojo de sus bienes al ciudadano sobre el cual recaen las sospechas del gobierno.

 

“Podrán usar, porque será legal, esa herramienta contra sus adversarios políticos. Contra empresarios que financien medios de comunicación críticos. O simplemente contra los que no se alineen con el gobierno.

 

“Estamos ante el principio de una tiranía. ¿No lo vemos?”.

 

En la misma línea de defensa jurídica del principio de presunción de inocencia se mueve el ex procurador Morales Lechuga en su artículo de El Universal.

 

“No cabe duda de que los llamados ‘factureros’, dedicados a vender facturas, erosionan al fisco, pero ¿qué sucederá con el contribuyente que obtiene una factura e ignore que es su emisor quien se encuentra en falta? La nueva ley arrasa y barre sin diferencias y coloca a todos en el mismo supuesto de ser parte de la delincuencia organizada. La falta de un contribuyente que en su declaración anual como persona física cometa un error aritmético será equiparada con la que comete el narcotraficante, el asesino y podrá ser acusado de delincuencia organizada, que amerita prisión preventiva.

 

“Este absurdo ético-jurídico puede enviar a la cárcel a quien oficialmente aún no es responsable y no ha recibido sentencia firme alguna. Esta ley será también contraria a los principios y postulados de Derechos Humanos sostenidos por las Naciones Unidas, pues se ataca la presunción de inocencia por la que tantos años se ha luchado en México.

 

“La calificación de delincuencia organizada al evasor implica —con las reformas propuestas— la pérdida del patrimonio por extinción de dominio o llegarse hasta la disolución y liquidación de las empresas, con daño directo a la economía y al clima de confianza que esta requiere. Ojalá esto se advierta y se corrija a tiempo”.

 

Lo dije hace una semana: equiparar al evasor fiscal con la delincuencia organizada será la palanca del PRIAN para revivir políticamente. Las grandes revoluciones han comenzado por temas de impuestos. Un recordatorio pertinente para la mayoría legislativa de Morena en San Lázaro. Están a tiempo de reconsiderar.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico