Miercoles, 16 de Octubre del 2019
Viernes, 01 Febrero 2019 05:15

Sólo quedan las ganas de llorar en el PAN

Sólo quedan las ganas de llorar en el PAN Escrito Por :   Arturo Rueda

Ni Gali papá ni Gali junior se involucrarán en la próxima batalla electoral, han comentado en círculos cercanos a la familia. El capítulo de la política, de momento, ha sido cerrado por ambos. Es otra de las consecuencias del desmoronamiento del morenovallismo en apenas un mes.


 

En Acción Nacional, si saben contar, ya no cuenten con los Gali. Ni el papá ni el hijo.

 

El ex gobernador ha decidido concentrarse en conducir los esfuerzos de la organización global Smart City capítulo Latinoamérica, cuya sede se instalará próximamente en esta ciudad. El junior, ‘embarazado’ por segunda ocasión, prefiere priorizar a su familia. Ni loco buscará la candidatura para ir a una masacre.

 

Ni Gali papá ni Gali junior se involucrarán en la próxima batalla electoral, han comentado en círculos cercanos a la familia. El capítulo de la política, de momento, ha sido cerrado por ambos. Es otra de las consecuencias del desmoronamiento del morenovallismo en apenas un mes.

 

Sin Gali junior, la caballada de posibles candidatos de Acción Nacional para hacer frente a Morena en junio luce más que escuálida. Lo más sorprendente, sin embargo, es que existe. El PAN tiene su Suicide Squad dispuesto a afrontar la misión más allá del muro.

 

Sorpréndase: en los cónclaves internos, en medio de la desesperación, ‘alzó la mano’ el ex alcalde Luis Paredes Moctezuma. Sí, el ‘loquito’ Paredes que fue expulsado del partido, readmitido, sancionado de forma multimillonaria por sus cuentas públicas, fugado a Guatemala, y que durante su administración municipal pasó del sueño a la pesadilla.

 

Eso sí, se trata —junto a Gabriel Hinojosa— del único panista con un triunfo electoral relevante en la era pre Moreno Valle. Personajazo.

 

Otro que ya ‘alzó la mano’ es el pastor Francisco Fraile, quien se acomoda en la ola vintage que sacude al país con López Obrador y su gabinete de viejitos. Es un cuadro histórico del albiazul cuyo máximo logro fue crear una clase política en el partido y perder sonoramente contra Mario Marín en 2003. Moreno Valle lo alejó, pero Martha Erika lo recuperó como vocero para su campaña.

 

En el ‘escuadrón suicida’ también se incorpora Luis Ernesto Derbez, rector de la Udlap, quien lo único que genera son risas grabadas.

 

El edil de Atlixco, Guillermo Velázquez, ya hizo su manifestación oficial. Fue secretario de Administración con Paredes, ya fue diputado federal y hasta ahora se le conoce como un buen operador de rango regional. Le falta dar el salto como liderazgo estatal.

 

El ‘Príncipe Popoloca’, Inés Saturnino, armó su organización para autopostularse y quiso fingir que tenía el apoyo de Genoveva Huerta. A lo mejor ya no se acuerda de la investigación por huachicolero.

 

También el ex alcalde de Tochtepec, Marcos Pérez Calderón, aunque en teoría es perredista.

 

¿De verdad no hay más cuadros?

 

Lalo Rivera se mantiene en silencio.

 

Rafael Micalco sólo aparece en Twitter.

 

Humberto Aguilar Coronado anda por España gastándose alegremente el dinero de la Fundación ‘Rafael Preciado’. Tampoco cuenten con él.

 

Luis Banck oficialmente se alejó para no andar en la mira de Gobernación. Surtieron efecto las intimidaciones.

 

¿Qué queda?

 

Pues “sólo quedan las ganas de llorar”, como en la canción de Bunbury.

 

 

Y si se trata de armar el karaoke, llamen a Gali.  

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico