Viernes, 15 de Noviembre del 2019
Viernes, 04 Octubre 2019 03:02

Gerry y Marcelo se van a matar

Gerry y Marcelo se van a matar Escrito Por :   Arturo Rueda

Los detalles son escabrosos, pero Islas acusa a su ex carnal Marcelo de romper el código milenario de la amistad: rayar los cuadernos ajenos. Pedalear la bicicleta ajena.


 

Como la película Dos Tipos de Cuidado, Gerry Islas y Marcelo García Almaguer se van a matar.

 

De amigos, brothers, socios, cercanísimos durante el morenovallismo, hoy se aborrecen mutuamente. La próxima vez que se vean en persona seguro habrá golpes.

 

¿Cuándo comenzó el invierno de su descontento? ¿Cómo de amigos fraternos, socios, pasaron a enemigos irreconciliables? Son pocos los morenovallistas sobrevivientes al helicopterazo y ahora están a dos de llegar a los golpes.

 

Como en las grandes rupturas de amistades en la historia, el detonante proviene de la vida personal. De un lío de faldas. O algo parecido. La manzana de la discordia se llama Sherlyn, la ex esposa de Gerardo Islas.

 

Los detalles son escabrosos, pero Islas acusa a su ex carnal Marcelo de romper el código milenario de la amistad: rayar los cuadernos ajenos. Pedalear la bicicleta ajena.

 

Ese es el origen, pero el invierno del descontento viene de lejos: tras la victoria de Martha Erika en 2018, la derrota del morenovallismo en el Congreso local los dejó sin figuras visibles para enfrentar a la mayoría de Morena en el Legislativo. Había poco parque para contener a Biestro, José Juan, Tonantzin y compañía.

 

Marcelo cayó de rebote en una plurinominal. Islas ganó su distrito en Izúcar. Sin figuras visibles, maduras, a ambos les fue otorgado el papel principal por su cercanía con Moreno Valle.

 

Marcelo fue nombrado coordinador del PAN, Gerry del PANAL. Misión imposible, suicida, enfrentar a la mayoría de Morena.

 

 

La mancuerna duró poco.

 

Sin experiencia legislativa previa fueron barridos por Biestro y compañía. Las tensiones personales afloraron en momentos políticos. Varias veces Moreno Valle los amenazó con quitarles sus posiciones. Los sentó y ambos juraron colaborar. Pero la discordia personal ya era evidente.

 

Tras el helicopterazo hubo un momento que fraguaron una alianza de interés común, pero la hecatombe los devoró.

 

Antes de ser expulsado del PAN acusado de vender la designación del gobernador interino, Marcelo renunció al partido, a la coordinación parlamentaria, se volvió paria legislativo y encontró una razón de vida en dinamitar a sus ex compañeros albiazules.

 

Gerry Islas vive su propio infierno, pues aunque en apariencia pactó con el barbosismo, se le sigue señalando por supuestos desvíos del presupuesto en la reconstrucción del 19-S.

 

Los dos viven aislados en el Congreso.

 

Marcelo lucha porque los “sin partido” sean reconocidos como fracción parlamentaria, y Gerry convoca a reuniones de la Comisión de la Reconstrucción pero nadie lo pela. Gabriel Biestro juega con ellos, pues sabe del aborrecimiento mutuo.

 

Ayer explotó lo poco que quedaba: en entrevista con Erika Rivero Almazán en NG Noticias, Chelo se le fue a la yugular a su ex amigo y pidió su renuncia a la presidencia de la Comisión de Reconstrucción bajo el argumento de que Gerry es faltista, tiene un conflicto de interés por ser juez y parte. “Se va él o me voy yo”, dijo.

 

Colocó un tuit para evidenciar su postura contra Islas y este tardó poco en responder acusándolo de plurinominal, desleal y traidor. “Hasta sin partido te quedaste”, se burló.

 

En fondo, subyace la acusación de Islas: Chelo le rayó los cuadernos con Sherlyn, no se sabe si antes o después de divorciarse de la actriz.

 

Del momento depende la gravedad de la traición. Si fue antes del divorcio, es roja directa. Si fue después del divorcio, es tarjeta amarilla por violación al bro code. Cuestión de moralidad, ¿o de inmoralidad?

 

El tema es que las diferencias personales pasaron al campo de la política.

 

Con el pleitazo Gerry vs Chelo, Chelo vs Gerry, el morenovallismo acaba por enterrarse unos centímetros más y crece la certeza de que antes del helicopterazo Moreno Valle cometió varios errores en la formación de su clase política.

 

 

Dan pena, dan risa, dan morbo, dan todo.

 

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico