Jueves, 12 de Diciembre del 2019
Viernes, 15 Noviembre 2019 02:59

AMLO no ha pagado amor con amor presupuestal

AMLO no ha pagado amor con amor presupuestal Escrito Por :   Arturo Rueda

En concreto dos son las dudas: ¿cuánto dinero recibirá Luis Miguel Barbosa en su primer año de gobierno completo? ¿Y si alguno de sus proyectos estratégicos, como la construcción de seis penales, recibirá apoyo específico?


 

Aunque Puebla fue una de las entidades que más votos aportó para que Andrés Manuel López Obrador ganara las elecciones presidenciales, todavía es la hora que ese amor no se refleja en el presupuesto federal. Y eso que él mismo lo dijo: amor con amor se paga.

 

Se entiende que el año pasado AMLO congelara a Puebla en el tema presupuestal como venganza por la maniobra en el TEPJF que permitió a Martha Erika Alonso alzarse con la victoria final en la elección por la gubernatura. Y también porque Moreno Valle, como coordinador del PAN en el Senado, comenzaba a armar un bloque que le iba a poner piedritas en muchas movidas autoritarias.

 

Pero ya no están ni Martha Erika Alonso ni Rafael Moreno Valle. Se murieron en el helicopterazo.

 

Ahora tiene a un amigo en la gubernatura, Luis Miguel Barbosa, a quien prometió apoyo presupuestal para su gobierno.

 

Sin embargo, a horas de que se llegue al límite constitucional para la aprobación del PEF 2020 en San Lázaro, el 15 de noviembre, la realidad de las cifras señala un incremento puramente inercial en participaciones y aportaciones.

 

 

De acuerdo con varios diputados federales de la bancada de Morena, para Puebla hay garantizados alrededor de 86 mil millones de pesos, aunque el objetivo más realista es que se quede por ahí de los 95 mil millones, la misma base de la que partirá el Congreso local en la iniciativa de Ley de Ingresos que se presentará hoy.

 

El problema es que no hay de dónde. El margen de reasignaciones, de acuerdo al Proyecto de Presupuesto enviado por Hacienda, es de 11 mil 396 millones de pesos. ¿De dónde saldrás más dinero para Puebla, más allá de incrementos inerciales?

 

En teoría, la fracción mayoritaria de Morena tiene los votos suficientes para aprobar el Presupuesto sin necesidad de aliados, es decir, sin hacer concesiones y reasignaciones para otros grupos parlamentarios. El problema es que ni al interior de Morena hay consenso en cómo realizar esas reasignaciones.

 

Uno de los diputados más radicales para que se reasignen 24 mil millones al campo proviene precisamente de Morena, que amenaza con impedir la aprobación del PEF.

 

Pero así como los legisladores poblanos están preocupados por el dinero que recibirá Puebla, así ocurre con el resto de las otras 31 entidades federativas.

 

A diferencia del periodo neoliberal cuando la negociación presupuestar era una romería en San Lázaro, una pasarela a la que acudían gobernadores, presidentes municipales, rectores y titulares de organismos públicos y en los que los diputados manejaban bolsas de las que se beneficiaban a sí mismos, ahora todo se maneja directamente en Hacienda.

 

Pero sin moches, los diputados federales carecen de incentivos, por lo que también son parte de la revuelta. En el fondo, todos están descontentos de que los proyectos estratégicos de AMLO chupen la mayor parte de los recursos. Su lema es no jalen que descobijan.

 

En concreto, dos son las dudas: ¿cuánto dinero recibirá Luis Miguel Barbosa en su primer año de gobierno completo? ¿Y si alguno de sus proyectos estratégicos, como la construcción de seis penales, recibirá apoyo específico?

 

Mientras, el único proyecto estratégico que tiene contemplados recursos es la reconstrucción del hospital de San Alejandro, aunque es un recurso contemplado desde el PEF 2018 en el último año de Peña Nieto. De ese dinero nada se ejerció porque se congeló la licitación en favor de Sacyr Internacional.

 

La falta de acuerdos, todo indica, frenará la aprobación del presupuesto para la medianoche del 15 de noviembre, por lo que en San Lázaro recurrirán a la triquiñuela de dejar “viva” una sesión de la Comisión de Presupuesto con el reloj legislativo. Así que el jaloneo continuará por lo menos a los primeros días de diciembre.

 

Esto, por supuesto, da más tiempo al gobierno de Barbosa para operar la asignación de recursos. El problema es a través de quién. ¿Hacienda, Presidencia o Mario Delgado?

 

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico