Lunes, 16 de Diciembre del 2019
Martes, 03 Diciembre 2019 02:24

El barbosismo como en la pirinola: ya tomó todo

El barbosismo como en la pirinola: ya tomó todo Escrito Por :   Arturo Rueda

En efecto. El barbosismo necesitaba cortar todos los cables de la trama de la corrupción poblana, y en esa lógica, el único que garantiza independencia ante todos los grupos de interés era Romero Serrano. No le va a tomar la llamada a nadie del morenovallismo, ni del PAN ni del galicismo.


 

Al finalizar sus primeros cuatro meses de gestión, el barbosismo ya tiene el dominio institucional y político para imponer su visión de la Cuarta Transformación en Puebla. La oposición son reductos aislados en algunos medios de comunicación bien identificados, los remanentes de Acción Nacional y el morenovallismo, pero las instituciones han sido arrebatadas.

 

La cereza del pastel fue conseguir la mayoría necesaria para sentar a Francisco Romero Serrano como auditor superior del Estado, el candidato idóneo para esa posición en la medida de su experiencia técnica, pero que en lo político sólo responderá al Alto Mando de Casa Aguayo. No lo van a compartir con nadie.

 

En efecto. El barbosismo necesitaba cortar todos los cables de la trama de la corrupción poblana y en esa lógica el único que garantiza independencia ante todos los grupos de interés era Romero Serrano. No le va a tomar la llamada a nadie del morenovallismo, ni del PAN ni del galicismo.

 

Un ejemplo. A su llegada a la ASE, uno de los primeros hallazgos del nuevo auditor fue encontrar en el organismo a un grupo empleados recomendados de Alfonso Esparza, quienes con pretexto de las actividades académicas que realizaban en conjunto, se incrustaron en la institución como Caballo de Troya: avisaban de movimientos y bloqueaban auditorías para proteger al rectorcito. Es claro que esa protección se agotó.

 

Esparza y Romero Serrano provienen del mismo gremio de contadores y entre ellos hay cuentas por ajustar, así que el rectorcito ahora sí no podrá evitar auditorías certeras a los recursos públicos provenientes del subsidio estatal, así como los autogenerados. La farsa de la autonomía como escudo contra la opacidad y la corrupción se va a agotar.

 

Otro gremio en el que Romero Serrano pondrá orden es en el padrón de auditores externos que domina el Colegio de Contadores Públicos que presidió hace años, pero del que se separó cuando quiso denunciar actos de corrupción.

 

Aunque el ahora titular de la ASE tiene un acuerdo de paz con el decano del Colegio, el C.P. Rafael Moreno Valle, se avecinan reglas más duras para los auditores externos, así como el fortalecimiento de las actividades de fiscalización, pues Romero Serrano se sabe de todas, todas, incluso procederes como el de la famosa Corina, quien fue denunciada por vender o extorsionar con la información remitida por los entes fiscalizados.

 

En lo político, las dos institucionales fundamentales son la Fiscalía General del Estado y la ASE. En la primera, Gilberto Higuera Bernal le ha respondido al gobernador Barbosa, pues los casos más importantes vinculados a El Grillo tuvieron un seguimiento puntual y exitoso, pues el maleante más buscado prosigue su juicio.

 

Si en lo político había dudas, éstas se disiparon con el caso de Felipe Patjane. El fiscal Higuera delegó el caso en el fiscal regional Jaime Huerta, quien operó las denuncias de los funcionarios con sigilo e higiene, así como el seguimiento puntual al todavía edil de Tehuacán para evitar su fuga. Todo salió redondo porque Patjane no ha tenido cómo demostrar que sufre persecución política, pues la mecánica probatoria señala delitos.

 

La última institución en control del barbosisimo es el Tribunal Superior de Justicia. Pese a que algunos abogados de marras se promocionaron como inminentes magistrados, y de ahí presidentes del TSJ, el gobernador Barbosa no tuvo necesidad de hacer movimientos ya que el magistrado Héctor Sánchez puso su renuncia en la mesa, pero pidió tiempo y oportunidad para demostrar que podía ser leal pese a su origen tonygalicista.

 

Hasta el magistrado Héctor Sánchez no ha fallado en su compromiso, por lo que el gobernador no tuvo necesidad de realizar movimientos bruscos y todo indicará que va a respetar el periodo de dos del magistrado presidente sin forzar salidas del TSJ ni nuevos ingresos… a menos que sea estrictamente necesario.

 

En su radiografía, sin embargo, queda pendiente la situación del Tribunal Contencioso-Administrativo, dominado absolutamente por magistrados identificados por Antonio Gali. No es una institución menos, pues de acuerdo con las reglas del Sistema Anticorrupción, ahí es donde va a parar el desahogo de las cuentas públicas y, eventualmente, ahí es donde pueden resguardarse.

 

Ahora sí, tras el obligado parón navideño, agárrense porque el barbosismo en enero va a despegar. En el juego de la pirinola, ya tomó todo.

 

comments powered by Disqus

archivo historico