Sábado, 08 de Agosto del 2020
Lunes, 09 Diciembre 2019 01:35

Las razones de Carrancá

Las razones de Carrancá Escrito Por :   Arturo Rueda

Pues que el mismo día que López Obrador visitó Puebla, específicamente a la junta auxiliar de Canoa, Carrancá se apersonó en la ciudad, y casi casi como turista, se dejó ver en Zócalo para enviar el mensaje de que planeaba regresar a la Fiscalía con la venia de AMLO y su consejero jurídico Julio Scherer, por lo que había sido requerido para platicar con el presidente en su gira a Puebla.


 

Después del gran triunfo que obtuvo Gabriel Biestro al colocar a Francisco Romero Serrano al frente de la ASE, la sala de máquinas del Congreso local vuelve a ponerse en marcha al confirmarse que Víctor Carrancá, por fin, renunció de pleno derecho a la titularidad que ostentaba en la Fiscalía General del Estado (FGE).

 

Titularidad a la que solicitó licencia en 2017 para darle paso a Gilberto Higuera Bernal, a quien su excelente trabajo perfila como próximo Fiscal si es que el diablo no se atraviesa en este inminente parón navideño.

 

Sin embargo, esa sala de máquinas del Congreso local esperará hasta enero del próximo año, pues el último tema que procesará antes del cierre del periodo ordinario es la aprobación del Presupuesto 2020, el primero netamente diseñado y ejercido por Luis Miguel Barbosa. Y es que antes de que salga la designación de nuevo Fiscal, el barbosismo tiene algunos pendientes qué resolver.

 

Ahora, ¿por qué renunció Carrancá si podía permanecer con garantías hasta 2023, es decir, por lo menos dos años más?

 

¿Tuvo un ataque de conciencia, de buen ciudadano, el fiscal que encerró a los presos políticos, que criminalizó a los poblanos de Chalchihuapan e incluso se convirtió en el Chapa Bezanilla de por aquí cerquita al inventar la teoría del cohetón asesino del menor José Luis Tehuatle?

 

Por supuesto que no.

 

Un tipo que hizo tanto daño a tantos poblanos no tuvo un ataque de buen ciudadano, sino un ataque de miedo. Desprovisto de padrinos tras la muerte de Rafael Moreno Valle, Carrancá sabía que tenía un escudo en la designación que hizo el Congreso hasta 2023, y que si pidió licencia para que llegara Higuera Bernal fue en parte porque estaba cansado de lidiar con los problemas de la Fiscalía.

 

 

Ya no había razón para seguirse desgastando a la llegada de Gali, pues era suficientemente rico mediante la sociedad que armó con el ex fiscal metropolitano José Carlos Proal, quien litigaba por fuera a través de su despacho luego de reprobar dos veces los exámenes de control de confianza.

 

Carrancá aceptó dejarle la silla a alguien de confianza, Gilberto Higuera Bernal, a quien conoció en su etapa de subprocurador de PGR encargado de Control Regional de Procesos y Amparo. Y en caso de una deslealtad, siempre podría regresar a la silla de la FGE dado que su nombramiento era hasta 2023.

 

¿Qué pasó entonces para que Carrancá decidiera hacerse a un lado?

 

Pues que el mismo día que López Obrador visitó Puebla, específicamente a la junta auxiliar de Canoa, Carrancá se apersonó en la ciudad, y casi casi como turista se dejó ver en el Zócalo para enviar el mensaje de que planeaba regresar a la Fiscalía con la venia de AMLO y su consejero jurídico Julio Scherer, por lo que había sido requerido para platicar con el presidente en su gira a Puebla.

 

Entonces todo se concatenó, pues el barbosisimo le envió un mensaje desde Casa Aguayo: su regreso no era bienvenido a la Fiscalía, tuviera el visto bueno de quien lo tuviera en presidencia. Y eso a reserva de que fuera cierto.

 

Tras la resistencia inicial, a Carrancá se le hizo saber que lo siguiente era proceder a la reapertura de sus cuentas públicas 2017 y 2016, por la que se presentarían denuncias penales de encontrar desvíos, por lo que su regreso estaría doblemente bloqueado por un conflicto de interés, y que el Congreso local así lo haría valer mediante un juicio político que sin problemas ganarían con su mayoría.

 

Después de medirle el agua a los camotes, Carrancá aceptó una salida negociada que le dé tranquilidad en ausencia de su añorado Moreno Valle. Parece, con la garantía, de que Higuera Bernal permanecerá en el cargo para darle tranquilidad de que no habrá persecución pese a las voces que piden un juicio político en su contra por esa gestión desaseada y maloliente que encabezó desde 2011, cuando fue nombrado procurador general de Justicia.

 

Ahora, ¿por qué Biestro procesará la designación del nuevo fiscal hasta enero del próximo año?

 

Mañana se lo contaremos aquí.

comments powered by Disqus

archivo historico