Domingo, 20 de Octubre del 2019
Miércoles, 13 Febrero 2019 02:59

La ley del agua y ajo para Alejandro Armenta

La ley del agua y ajo para Alejandro Armenta Escrito Por :   Arturo Rueda

¿Qué caminos le quedan al senador tras el manotazo de Yeidckol? No muchos: uno es seguir la ley del agua y ajo para Armenta, es decir, aguantarse y a joderse.  Si la ley de agua y ajo no le gusta, tendrá que romper con Morena y buscar la postulación por otro partido. ¿Cuál?


 

El desafío de la dupla Ricardo Monreal-Alejandro Armenta a las decisiones políticas de Andrés Manuel López Obrador solamente podía tener un desenlace fatal. No había otra forma de ser respondido, más que sacarle la tarjeta roja desde el CEN de Morena a las aspiraciones del poblano. ¡Pum! Así de rápido se acabó la contienda interna.

 

El manotazo ordenado desde Palacio Nacional fue brutal. No se había visto que la dirigencia nacional de un partido ordenara denunciar a un aspirante del propio partido ante el INE. Cuando menos es heterodoxo, aunque contundente. Su posibilidad de ser candidato hoy es igual a cero.

 

¿Cómo podría ser candidato de Morena a la gubernatura, después de haber sido denunciado por Morena por los actos anticipados de campaña cometidos en las dos últimas semanas?

 

Si Morena lo denunció ante el INE, pues es para que lo inhabiliten de participar en la contienda. Así de simple.

 

Algunos podrán interpretar que la tarjeta roja es rigurosa e innecesaria. Un exceso de Yeidckol Polevnsky. Una jugada demasiado ruda, por no decir injusta.

 

¿No era lo mejor dejarlo participar en la encuesta, medirse contra Barbosa y perder? Sobre todo conociendo los resultados de Consulta Mitofsky, El Universal y Mas Data. El ex candidato tenía para derrotarlo en el sondeo.

 

 

Pero situaciones extremas requieren medidas drásticas. El caso de Puebla, su contienda interna, dejó al descubierto los planes de Ricardo Monreal para construir una estructura capaz de doblar la sucesión presidencial de 2024.

 

El coordinador de los senadores de Morena se quitó muy rápido la máscara, cuando López Obrador no ha cumplido 120 días en el poder. La dupla Monreal-Armenta se aceleró demasiado y había que ponerles un ‘estate quieto’, no por lo que pueda pasar en Puebla, sino por la calentura futurista.

 

Total, el representante de Morena en el INE, Juan Pablo Villalobos, con el pretexto de salvaguardar al partido de cualquier ilegalidad, le dejó caer a Armenta el peso de una suma brutal de irregularidades. Pide sanción contra “quien resulte responsable”.

 

¿Cuáles son esos actos anticipados de campaña?

 

La rueda de prensa de apoyo de los 51 senadores en los que se desviaron recursos públicos de la Cámara Alta, incluida la transmisión en la cuenta oficial de YouTube.

 

Un acto en Tlaxcala, en el que la senadora Ana Lilia Rivera presentó al senador poblano como el próximo candidato a gobernador por Morena.

 

Entrevistas de radio en Efekto 10 y ABC Radio Puebla el pasado 29 de enero.

 

La pinta de bardas en varias ubicaciones del estado.

 

¿Qué caminos le quedan al senador tras el manotazo de Yeidckol?

 

No muchos: uno es seguir la ley del agua y ajo para Armenta, es decir, aguantarse y a joderse.

 

Si la ley de agua y ajo no le gusta, tendrá que romper con Morena y buscar la postulación por otro partido.

 

¿Cuál?

 

Pues seguro el PRI lo aceptaría de regreso, aunque tras los agravios a Osorio Chong tiene difícil que le abran las puertas para una vuelta triunfal.

 

Quizá el PAN, urgido de un candidato competitivo, podría darle la oportunidad, aunque seguramente los panistas se alejarían.

 

¿Qué otra cosa queda en la pedacería de los partiditos?

 

Nada relevante.

 

Quizás es el momento en que Armenta entienda que lo mejor es aceptar su ración de agua y ajo. Solito se metió a la boca del lobo.

 

 

 

comments powered by Disqus

archivo historico