Jueves, 20 de Febrero del 2020
Viernes, 31 Enero 2020 01:47

Se acabó la glocknerada

Se acabó la glocknerada Escrito Por :   Arturo Rueda

La presencia del izquierdoso ya es incómoda en el gabinete. El gobernador Barbosa sabe que Glockner, en su íntima intimidad, desaprueba el traslado de la Estrella de Puebla al Barrio de San Francisco. Son las convicciones que ha sostenido en la última década, cuando formó parte de la lucha vs el Teleférico, la destrucción de la Casa del Torno y todas las obras morenovallistas en la zona monumental.


 

Con la dignidad por los suelos, ayer por la mañana Julio Glockner se presentó a Casa Aguayo con el objetivo de platicar con el gobernador, lo que a su juicio es un “malentendido” propiciado por los medios, pero según Luis Miguel Barbosa es una mentira flagrante del secretario de Cultura al que instó a renunciar.

 

Por supuesto, Glockner no fue recibido por el gobernador y con cajas destempladas lo sacaron del área de audiencia y lo enviaron a la planta baja a que platicara con David Méndez, secretario de Gobernación, quien lo recibió con un “¿ya traes tu renuncia?”. 

 

Glockner se negó a renunciar y, como buen Godínez, se aferró a la siguiente quincena en espera de una audiencia con el gobernador. Se ve difícil que lo reciba, pues el titular de Gobernación lo cuestionó incluso por la falta de proyectos tangibles en la dependencia más allá de las glockneradas de llevar la lucha libre al Museo Internacional Barroco para acorrientarlo sin que se refleja en mayor afluencia de visitantes.

 

La presencia del izquierdoso ya es incómoda en el gabinete. El gobernador Barbosa sabe que Glockner, en su íntima intimidad, desaprueba el traslado de la Estrella de Puebla al Barrio de San Francisco. Son las convicciones que ha sostenido en la última década, cuando formó parte de la lucha vs el Teleférico, la destrucción de la Casa del Torno y todas las obras morenovallistas en la zona monumental.

 

Conforme a sus convicciones, Glocker quiere quedarse en la Secretaría de Cultura para maniobrar “en defensa del patrimonio cultura de Puebla”, como lo dijo en su comparecencia en el Congreso, esto es, movilizar al INAH, a la Unesco y la Liga de la Justicia a oponerse al traslado de la Estrella a San Francisco.

 

Pero el antropólogo izquierdoso fue sorprendido en la movida por el gobernador, que le abrió la puerta de salida del gabinete en malos términos.

 

Y este, en vez de renunciar con dignidad, de plano se la comió y se fue a Casa Aguayo a rogar el perdón. Tras el desprecio de no haber sido recibido, volvió a regar el tepache al revelar que todavía no hay un Proyecto Ejecutivo para el traslado de la Estrella. Es decir, quemó al gobernador.

 

De fondo, el gobernador Barbosa traga pero no deglute a la izquierda ruidosa de La Jornada de Oriente, que pese a tratarse de un medio orgánico, no dudó en lanzarse en contra de la administración por la detención del “activista” Miguel López Vega. Ellos crearon el branding del primer preso político de sexenio.

 

Al final, el gobierno estatal reculó y aceptó que López Vega fuera liberado bajo caución, e incluso suspendió la construcción del colector en la zona de Huejotzingo. Los radicales de Morena, pues, están empoderados por el debilitamiento del gobierno estatal que dio marcha atrás en la mano dura.

 

La única forma de bajarle los humos a estos radicales de Morena es quitarles el asiento en el gabinete que les habían otorgado en la persona de Julio Glockner. Por circunstancia y por necedad, ya no cabe ahí.

 

La glocknerada se acabó, que es decir lo mismo que la payasada se acabó.

 

comments powered by Disqus

archivo historico