Jueves, 20 de Febrero del 2020
Miércoles, 05 Febrero 2020 01:35

PRI: Néstor Camarillo vs Xitlalic Ceja

PRI: Néstor Camarillo vs Xitlalic Ceja Escrito Por :   Arturo Rueda

Las pocas figuras que le quedan al PRI en Puebla han formado una coalición alrededor de la figura de Néstor Camarillo. Entre ellos, se encuentra Jorge Estefan Chidiac, Enrique Doger, Blanca Alcalá y Javier Casique, el poderoso secretario de Acción Electoral del CEN que acompaña a Alejandro Moreno en la tarea de revivir al tricolor.


Aunque el PRI parece un saco de huesos sin valor, cuya próxima contienda interna para algunos despierta el mismo interés que un Correcaminos vs Zacatepec, no parece inteligente despreciar los 300 mil votos que obtuvo su peor candidato a la gubernatura, Alberto Jiménez Merino, quien se quedó 200 mil votos atrás de los que obtuvo Enrique Doger Guerrero en la elección 2018. 

 

¿Cuál es el valor electoral del PRI en este momento? Seguramente en la media del gris Jiménez Merino y del beligerante Doger, es decir, alrededor de 400 mil votos que dependiendo del nivel de participación en la elección del 2020, puede traducirse entre el 15 y 20% de la votación, lo que podría darles alrededor de 70 ayuntamientos y cinco diputaciones locales.

 

En esá lógica, claro que tiene interés la batalla que se avecina en el tricolor poblano, que tiene su primer contendiente destapado en Néstor Camarillo, ex alcalde de Quecholac, quien seguramente enfrentará a Xitlalic Ceja, acompañada en la fórmula por Lorenzo Rivera jr.

 

Que nadie se engañe: aunque otros potenciales aspirantes se inscriban en la contienda que aún no tiene reglas, ni fecha, ni método, por ejemplo Juan Manuel Vega Rayet, su vínculo con la corrupción en la Sedeso de Rosario Robles y Juan Carlos Lastiri, lo hacen inviable, además de ser una figura caduca que ya no representa nada.

 

De acuerdo con los estatutos, el delegado en funciones de presidente estatal que sustituyó a Lorenzo Rivera, el jarocho Américo Zúñiga, deberá emitir la convocatoria en máximo 60 días, pero sus lineamientos, se sabe, se van a diseñar en el CEN de Alito Moreno.

 

Es un profundo análisis de lo obvio que el PRI dejó de ser una potencia electoral en la última década, pues su base resistió el doble efecto del desprestigio de Mario Marín, así como el impacto de la corrupción de Peña Nieto. De los 900 mil votos que obtuvo Javier López Zavala en 2010, Blanca Alcalá cayó a 600 mil en 2016; Enrique Doger apenas llegó a 500 mil y Jiménez Merino a menos de 300 mil. Parece que ya tocaron fondo.

 

Las pocas figuras que le quedan al PRI en Puebla han formado una coalición alrededor de la figura de Néstor Camarillo. Entre ellos, se encuentra Jorge Estefan Chidiac, Enrique Doger, Blanca Alcalá y Javier Casique, el poderoso secretario de Acción Electoral del CEN que acompaña a Alejandro Moreno en la tarea de revivir al tricolor.

 

Pero Xitlalic Ceja se siente confiada en el apoyo que le da su ex marido, Lázaro Jiménez Aquino, que por año ha sido un personaje vinculado y hasta alter ego de Alito Moreno, el nuevo dirigente nacional. Como gobernador de Campeche, se lo llevó como asesor especial plenipotenciario, y ahora, en el CEN, acaba de designarlo como Presidente del Instituto Reyes Heroles pese a que su fuerte no es la ideología.

 

Además de la relación que Alito Moreno construyó con Lázaro en sus años del Frente Juvenil Revolucionario, Xitlalic Ceja cuenta con el apoyo de Lorenzo Rivera papá, quien pasará a la historia como el peor dirigente del PRI poblano en su historia, y de Lenchito Rivera, que la acompañará en la fórmula. Pero no se ve más apoyo del priísmo poblano.

 

Así por un lado se van a enfrentar los peces gordos del PRI poblano, contra el ex esposo de Xitlalic. En eso se resume el enfrentamiento.

 

Si gana Xitlalic, pues será la victoria del PRI de siempre: el del amiguismo, el compadrazgo y el del privilegio. El mérito de un ex esposo.

 

Si gana Nestor, el PRI poblano tendrá la esperanza de regenerarse y convertirse en oposición, pues por primera vez en años será el primer dirigente en no tener un vínculo directo con Mario Marín, la manzana podrida que con el escándalo Cacho hundió el tricolor en una crisis de la que no hay cómo salir.

comments powered by Disqus

archivo historico