Lunes, 20 de Mayo del 2019
Lunes, 18 Febrero 2019 02:57

Armenta por fin vio a AMLO y esto le dijo el presidente…

Armenta por fin vio a AMLO y esto le dijo el presidente… Escrito Por :   Arturo Rueda

La pareja Yáñez-Silva no quiere a Barbosa, y no es algo secreto. Ni siquiera lo invitaron a su enlace matrimonial ‘fifí’ en el Centro de Convenciones, pese a que en esos días todavía se luchaba por revertir el fraude electoral en el TEPJF, es decir, todavía podía llegar a la gubernatura. Pero ni eso fue suficiente para limar asperezas


 

Después del ‘ridiculazo’ en Huauchinango durante la primera gira presidencial de Andrés Manuel López Obrador, cuando Alejandro Armenta quiso abordarlo al estilo ‘pasillazo’ para pedirle la candidatura de Morena al gobierno de Puebla y sólo lo dejaron en visto a los ojos de todo Puebla, por fin el presidente recibió al senador oriundo de Acatzingo para decirle lo políticamente correcto: yo no doy la candidatura, todo eso lo procesa el partido.

 

¿Alguien esperaba un mensaje diferente? Por supuesto que no. Acostumbrado a las viejas prácticas del PRI, Armenta buscaba a López Obrador para ser beneficiario de un ‘dedazo’ que saque de la carrera a Luis Miguel Barbosa, habida cuenta de que en las encuestas no le va a ganar. De todas las que se han hecho públicas, El Universal, Consulta Mitofsky, Mas Data y la elaborada por el PT, el senador no gana ninguna.

 

Si Armenta no puede ser candidato por las buenas, lo intentará por las malas. La ambición es demasiada para dejar la oportunidad histórica. Y en esta ambición, juegan todas las filias y las fobias de la gente que rodea al presidente.

“Recibió” es probablemente una palabra equivocada. Mejor dicho, el senador lo abordó en Palacio Nacional cuando “alguien” le abrió la puerta. Aquí la historia.

 

Si el senador tuvo, por fin, el encuentro anhelado con el tabasqueño, se debió a la ayuda de César Yáñez, quien como coordinador de Gobierno ha desaparecido de la escena mediática, pero despacha en Palacio Nacional. No es poblano, pero se siente poblano por su vínculo matrimonial con Dulce Silva.

 

La pareja Yáñez-Silva no quiere a Barbosa, y no es algo secreto. Ni siquiera lo invitaron a su enlace matrimonial ‘fifí’ en el Centro de Convenciones, pese a que en esos días todavía se luchaba por revertir el fraude electoral en el TEPJF, es decir, todavía podía llegar a la gubernatura. Pero ni eso fue suficiente para limar asperezas.

 

Con el apoyo de Yáñez, Alejandro Armenta le dio a López Obrador el ‘pasillazo’ que no pudo en Huauchinango. En esa dorada oportunidad, tan esperada, no obtuvo respuesta positiva pese a que trató de meter el tema de la salud de Barbosa y lo costoso que sería para el estado asumir otra muerte de un gobernador. Yo, le dijo, estoy en plenitud de salud y ánimo.

 

Pero el senador salió de Palacio Nacional con las manos vacías el pasado miércoles. El presidente le dio un batazo de home run. No le afirmó que Barbosa sería el candidato, tampoco que no debería participar en el proceso interno. Solamente le dijo que se había equivocado de puerta, porque todo lo relacionado con Puebla lo llevaba el partido, es decir, Yeidckol Polevnsky.

 

Dándose ánimos, Armenta interpretó que si AMLO no le dijo que el candidato iba a ser Barbosa, ni le sugirió abstenerse de inscribirse en el proceso, pues eso significaba que no había candidato, por lo que a partir de este fin de semana redobló esfuerzos en dos sentidos.

 

Uno, continuar promocionándose de cara a la encuesta que se levantará el 2 de marzo, y dos, llenar a Barbosa de estiércol con una intensiva y costosa campaña en redes sociales.

 

Por la buena o por la mala, jura Armenta, será el candidato a la gubernatura.

 

***

Historia de un hamponazo llamado Héctor Montiel

 

En las últimas semanas Héctor Montiel García, ese personaje de medio pelo del gobierno del Luis Paredes Moctezuma ha estado muy activo en medios, rasgándose las vestiduras ante todas las injusticias que, según él, ha sufrido de parte del sistema mexicano. Cuando uno escucha a Montiel García parece que está escuchando la historia más dramática de este país, de hecho al principio, cuando sólo se ha escuchado su versión, uno le cree al panista y piensa que en efecto ha sido víctima de la confabulación de jueces, magistrados, notarios, gobernantes y demás.

 

Sin embargo, hace falta apenas un poco de investigación para encontrar la verdad de este asunto y la razón de que Montiel García ande tan activo en medios en los últimos tiempos. La primera mentira se descubre desde el principio de la historia del panista; él dice haber comprado en 2001 unos predios en donde hoy se ubica la Zona de Angelópolis, sin embargo, quien compró esos terrenos fue su otrora esposa, Catalina Romero de Martino. Héctor Montiel y la señora Catalina estuvieron casados por separación de bienes y es la señora Catalina quien, en 2001, adquiere los predios en cuestión con el dinero fruto de su trabajo. Montiel García quiere obtener beneficios de su relación conyugal con la señora Catalina, pretendiendo con dicha relación engatusar a las autoridades, haciéndoles creer que él fue dueño de los terrenos, cuando la realidad es que el panista jamás ha tenido ningún tipo de derechos sobre dichos bienes, ni en vida de la señora Catalina ni después, cuando ésta, habiendo fallecido por culpa de un cáncer cervicouterino, heredó todos sus bienes a sus tres hijos.

 

Apoyado por su cuñada Alicia Romero de Martino y por personajes de la política poblana como Luis Paredes y Violeta Lagunes, Héctor Montiel se mueve entre las sombras para intentar hacerse de los terrenos por medio de estrategias ilegales y fraudulentas, aprovechando al máximo todas las fallas del sistema judicial mexicano y buscando que se haga “justicia” con base en ‘periodicazos’.

 

Sin embargo, se ha topado con la realidad, esa que le indica que jamás ha poseído ningún tipo de derecho sobre los terrenos que ambiciona. Con cinco procesos interpuestos por Montiel García y distintos de sus prestanombres, el panista no ha logrado demostrar en tribunales ninguna de las aseveraciones que hace en medios. No ha podido aportar ningún tipo de prueba que demuestre que tiene algún derecho sobre los terrenos. De hecho, los tribunales federales han condenado ya a Héctor Montiel García al pago de 21 millones de pesos (sí, leyó usted bien, VEINTIÚN MILLONES DE PESOS) por concepto de gastos y costos de un juicio que promovió fraudulentamente en contra de sus tres hijos y ahora tiene que enfrentar las consecuencias de sus actos. De ese tamaño son los fraudes de este panista.

 

La presión incrementa para Héctor Montiel, a esta condena se suman las deudas particulares que ha contraído para continuar con su lucha particular, deudas que ascienden a millones y que el panista no puede pagar.

 

Viviendo de la caridad de su madre, una señora de mayor edad que lo mantiene y de la buena fe de las personas que le dan dinero pensando que es una inversión, Montiel García ha podido pasar sus días en los tribunales, siendo un ‘nini’ con rumbo a la sesentena.

 

Lo que tenemos aquí no es a una víctima de una gran conspiración; lo que tenemos aquí es a un obscuro personaje de la política mexicana, un tipo que intenta despojar a sus hijos de su patrimonio, en una absoluta falta de respeto a la mujer que en vida fuera su esposa, pretendiendo convencer a la gente de que ha sido él quien ha adquirido dichos terrenos, cuando la realidad es que él fue un beneficiado más del trabajo de la señora Catalina.

 

Lo único que ofrece Montiel García cuando hace declaraciones es su palabra. No aporta documentos. No aporta pruebas. Dice haber comprado los terrenos, pero no exhibe su escritura. Eso se debe al simple hecho de que los terrenos los compró su esposa, no él.

 

¡Qué tipo!

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico