Sábado, 19 de Octubre del 2019
Martes, 19 Febrero 2019 02:50

Los nuevos tiempos convulsos de Puebla

Los nuevos tiempos convulsos de Puebla Escrito Por :   Arturo Rueda

Pero los Moreno Valle han muerto, sus operadores han desaparecido unos y otros casi se fueron prófugos. ¿A quién señalar ahora por este nuevo acto autoritario que rebasa los límites de la rivalidad política? ¿Quiénes son los únicos que enfrentan al grupo de Luis Miguel Barbosa? ¿Es tanta la ambición de los Armenta´s que son capaces de recurrir a las mismas formas autoritarias, a los mismos excesos?


 

El fin de semana pasado, el domicilio de la periodista Verónica Vélez Macuil, ahora en funciones de directora de Comunicación del Congreso local, fue allanado de la misma forma y con los mismos objetivos que hace casi un año, cuando era la vocera de Luis Miguel Barbosa: robarle su computadora personal y dejar un aviso siciliano en los nuevos tiempos convulsos que vive Puebla.

 

En ese 2018, cuando Vélez Macuil denunció el allanamiento de su hogar, las sospechas se dirigieron hacia un solo lugar: el morenovallismo con sus probados métodos autoritarios de ‘plata o plomo’. Casi nadie se sorprendió de que fueran capaces de eso, ya que en anteriores comicios habían llegado a peores niveles. Afortunadamente las cosas no pasaron a mayores.

 

Pero los Moreno Valle han muerto, sus operadores han desaparecido, unos y otros casi se fueron prófugos. ¿A quién señalar ahora por este nuevo acto autoritario que rebasa los límites de la rivalidad política? ¿Quiénes son los únicos que enfrentan al grupo de Luis Miguel Barbosa? ¿Es tanta la ambición de los Armenta´s que son capaces de recurrir a las mismas formas autoritarias, a los mismos excesos?

 

Malas noticias para Puebla. El estado nuevamente se encuentra inmerso en una espiral de violencia política. La contienda interna de Morena se está desbordando, tautológicamente, por la ambición desbordada de Alejandro Armenta.

 

No se puede condenar su aspiración, por supuesto. Se le critica la espiral de violencia en la que nos vuelve a meter tras la muerte de los Moreno Valle. Se pensaba que, por fin, el ciclo de polarización se había cerrado. Pero no.

 

Por ejemplo, ayer en redes sociales se desató una campaña de guerra sucia contra Barbosa usando diferentes argumentos, el más risible, eso de que votar por el ex candidato es “votar por Moreno Valle”. Videos con pauta en Facebook para denigrar al ex candidato, a quien toda la campaña 2018 se la pasó alabando.

 

Armenta ha creado un enemigo ficticio —el ‘PRIMOR’— porque no se atreve a criticar de frente a Barbosa. En vez de eso, arremete contra Fernando Manzanilla y Jorge Estefan Chidiac, quienes serían la expresión de ese pacto ‘PRIMOR’. Pero ayer dio un paso adelante en su narrativa de excesos.

 

“Están muy nerviosos, se les acaba el negocio”, dijo ayer el senador una y otra vez en su rueda de prensa, rodeado por los diputados locales que unas horas después se sentaron con Estefan Chidiac para pactar la entrega de 19 millones de pesos en obras y programas para su distrito, ¡para cada uno!

 

Es decir, en Puebla ya opera el fondo de los ‘moches’. Y los primeros en recibirlos son los diputados afines a Armenta, a quienes se les ha olvidado que la última semana denunciaron en la Fiscalía, precisamente, a Estefan. ¿Son tan cínicos Héctor Alonso, Atanasio y compañía? Todo indica que sí.

 

En esta nueva polarización no puede pasarse por alto el papel que juegan José Juan Espinosa y Nancy de la Sierra. El primero se convirtió en el primer opositor a Barbosa, así como a su operador Biestro. Su objetivo es tensar tanto el proceso que López Obrador termine eligiendo a una tercera opción, posición que busca la senadora como forma de colarse a la gubernatura.

 

Entre tanto, el agarrón Biestro-José Juan está a todo lo que da, tanto que se rumora que el tal ‘JJ’ será destituido de la presidencia de la Mesa Directiva. Y que en caso de que no lo lancen de esa silla, no será quien le tome la protesta al próximo gobernador, pues la reforma que amplía a un año su periodo nunca fue publicada. Llueve, truene o relampaguee, el ciclo de Espinosa llegó a su fin.

 

Total, parece que los poblanos no encontramos la paz anhelada tras la tragedia de los Moreno Valle. Cuando ya todos estaban hechos a la idea de ver a Barbosa como gobernador, Armenta llegó a patear el avispero, aunque las encuestas no lo favorecen.

 

Si esto sigue empeorando, ya se sabe a quién culpar. ¿Nunca tendremos paz?

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico