Viernes, 18 de Octubre del 2019
Jueves, 21 Febrero 2019 02:56

Cumbres Borrascosas entre Manuel Alonso y Lourdes Rosales

Cumbres Borrascosas entre Manuel Alonso y Lourdes Rosales Escrito Por :   Arturo Rueda

Al día de hoy no hay fotografía oficial entre Alonso y Lourdes Rosales. Ni él la ha recibido en sus instalaciones del C5, ni ella en las instalaciones de Rancho Colorado. Se tratan en lo institucional, como en las mesas de coordinación y en algunos encuentros de Seguridad Pública. Pero ni ella, ni él, han querido tomarse la foto de cortesía.


Por primera vez el aparato de seguridad pública se encuentra en manos de puros poblanos, lo que significó un adiós a los fuereños que dominaron el escenario durante el sexenio de Moreno Valle. Entre los actores principales, sin embargo, se vive un conflicto digno de ‘Cumbres Borrascosas’, y no se sabe cuál será el rumbo que tome en las próximas semanas.

 

De entrada, Manuel Alonso de Seguridad Pública estatal (SSP) y Lourdes Rosales de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) no pueden verse ni en pintura. No se sabe el origen del conflicto, pero sí que la académica, desde que era rectora de la Academia ‘Ignacio Zaragoza’, no baja de corrupto, ‘corruptazo’ al ahora jefe estatal de la policía.

 

Una de las explicaciones al desastre de la seguridad pública municipal —a cargo de Manuel Alonso durante el último año y medio de la administración Banck—, según Lourdes Rosales, es que heredó una SSPTM plagada de corrupción, tanto en sus procesos, como en sus agentes, como en la operación de programas como ‘Ventanas Ciudadanas’. Corrupción y más corrupción.

 

Tan pronto asumió la SSPTM, que recibió de manos de Alonso, sacó la escoba para, según ella, barrer la nefasta herencia. Se dedicó a despotricar contra el ex titular, arremetió contra los jefes de sector y mandos medios, y rechazó cualquier posibilidad de continuar los contratos con proveedores de servicios de la etapa Banck.

 

Tras terminar el trienio, Manuel Alonso ‘aguantó vara’ y fue rescatado por su grupo de amigos, precisamente en la rectoría de la Academia ‘Ignacio Zaragoza’, para que la cuña apretara. A diferencia de Rosales, asumió una posición en espera de tiempos mejores. Pero las cosas se pusieron peor luego de que se resolvió el conflicto poselectoral, Martha Erika tomó protesta y designó al divo e insufrible Fernando Rosales Solís en SSP.

 

Con su enemigo caído en desgracia, Rosales Martínez redobló sus críticas contra el estado crítico de la corrupción de la SSPTM, es decir, contra Alonso, y diseñó su plan para sustituir a todos los jefes de sector. Inexpertos, pero honestos, se convirtió en su lema.

 

Pero karma its a bitch. El vuelco trágico de la muerte de Martha Erika, la designación de Pacheco Pulido, culminaron en el inesperado ascenso de Manuel Alonso a la SSP. ‘El corruptazo’ se convirtió en su superior jerárquico.

 

Al día de hoy no hay fotografía oficial entre Alonso y Lourdes Rosales. Ni él la ha recibido en sus instalaciones del C5, ni ella en las instalaciones de Rancho Colorado. Se tratan en lo institucional, como en las mesas de coordinación y en algunos encuentros de Seguridad Pública. Pero ni ella, ni él, han querido tomarse la foto de cortesía.

 

Rosales, lejos de tener prudencia con el nuevo jefe de la SSP, continuó la embestida la semana pasada al confirmar la remoción de los seis jefes de sector y de todos los mandos medios, reiterando el discurso de las corruptelas que halló en la SSPTM.

 

Alonso, por su parte, le envió a José Tlachi como coordinador operativo, un verdadero experto en el despliegue territorial de las fuerzas policiacas. Se trata de una ‘cachetada con guante blanco’, pues el mensajero es el mensaje: ella no sabe nada de cómo operar en campo, mejor que se encargue Tlachi.

 

A su vez, ella le soltó otra indirecta al tolerar el apagón de las ‘Ventanas Ciudadanas’, un programa diseñado por Banck, pero operado por Alonso, con el único objetivo de evidenciarlo al afirmar que ella logrará más contratando a Total Play para una nueva plataforma.

 

Total, entre el jefe de la Policía Estatal y la jefa de la Policía Municipal no hay entendimiento, sino aborrecimiento, lo que limita las posibilidades de coordinación entre ambos órdenes en la lucha contra la inseguridad.

 

Pero Lourdes Rosales no para de manchar el nombre de Alonso, pues una y otra vez repite lo de la corrupción. En sus cálculos, ella se quedará todo el trienio y Manuel Alonso sólo cinco meses, pues no repetirá con el ganador de la contienda extraordinaria.

 

El último episodio de estas ‘Cumbres Borrascosas’ ocurrió ayer, cuando elementos de la Policía Municipal detuvieron un convoy de ocho pipas clonadas con huachigás y acusaron que éste era protegido por una patrulla de la Policía Estatal.

 

Los municipales, sin embargo, no detuvieron a los estatales, y hay la sospecha de que todo es un plan urdido en la SSPTM para desprestigiar a la SSP. ¿Por qué no detuvieron a los agentes de la patrulla PE-410? Mientras tanto, Asuntos Internos ya abrió una investigación.

 

¿En qué acabará este pleito?

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico