Martes, 15 de Octubre del 2019
Miércoles, 27 Febrero 2019 03:29

¡Que se jodan los derechohabientes del IMSS sin el nuevo San Alejandro!

¡Que se jodan los derechohabientes del IMSS sin el nuevo San Alejandro! Escrito Por :   Arturo Rueda

Hace dos semanas la construcción se detuvo sin explicación alguna, pero todos dirigieron la mirada hacia la alcaldesa de San Andrés Cholula, Karina Pérez Popoca. Con el argumento de que el proyecto de obra no contemplaba cajones de estacionamiento, mandó a decir que si continuaban los trabajos, el Ayuntamiento iba a clausurar. Y para evitar la clausura, Sacyr prefirió parar la remodelación


 

Que la Cuarta Transformación pinte de guinda a todo el país, que tenga en su poder al gobierno federal, y de momento, a algunos de los gobiernos municipales de Puebla en espera de cerrar la adquisición de Casa Puebla, no significa que haya mejor gobierno ni más coordinación.

 

El ejemplo perfecto es el limbo en el que se encuentra la construcción del nuevo San Alejandro, del que ya se tenía un proyecto consolidado de sustitución en la recta final del gobierno de Peña Nieto, pero que ahora se ha evaporado para desesperación del millón de derechohabientes en la entidad, obligados a hacinarse en otros nosocomios como el de La Margarita.

 

El viejo San Alejandro, defectuoso por años, terminó inservible tras el sismo de septiembre de 2017. El tercer nosocomio más grande de América Latina, un gigante de más de 600 camas, milagrosamente no dejó muertos ese día, pero estructuralmente fue declarado desahuciado. Mientras se buscaba otra opción, las operaciones se trasladaron a La Margarita, lo cual lo convirtió en un hospital de guerra.

 

Antes de irse como candidato del PRI, Enrique Doger dejó amarrado un proyecto de sustitución comprando las instalaciones de un hospital CIMA en la zona de Angelópolis que no fue terminado por diferencias económicas entre los socios. El IMSS desembolsó más de 400 millones de pesos y entregó la licitación para la remodelación a la trasnacional Sacyr por un monto de mil 911 millones de pesos.

 

 

Los trabajos comenzaron con celeridad en agosto de 2018, todo lo estructural fue respetado y lo accesorio derrumbado. Se avanzaba a buena velocidad, pues el Presupuesto de Egresos 2019 dejó una previsión económica para cumplir con el contrato con la constructora.

 

Hace dos semanas la construcción se detuvo sin explicación alguna, pero todos dirigieron la mirada hacia la alcaldesa de San Andrés Cholula, Karina Pérez Popoca. Con el argumento de que el proyecto de obra no contemplaba cajones de estacionamiento, mandó a decir que si continuaban los trabajos, el Ayuntamiento iba a clausurar. Y para evitar la clausura, Sacyr prefirió parar la remodelación.

 

La alcaldesa se dice inocente, pues argumenta que Sacyr nunca entregó el proyecto al municipio —aunque los trabajos se iniciaron en agosto de 2018, cuando ella ya había sido electa— y resulta que nadie se había dado cuenta, pues supuestamente los permisos nunca fueron entregados.

 

¿Cómo trabajó Sacyr en el ex hospital CIMA durante seis meses, sin permisos del Ayuntamiento de San Andrés Cholula? Misterio sin resolver, pues Karina asumió el 15 de octubre, y las obras siguieron otros cuatro meses hasta hace dos semanas.

 

Pero en realidad, todo es peor, porque ahora resulta que el nuevo delegado del IMSS, Jesús González Izquierdo, en realidad tiene un nuevo proyecto para restituir San Alejandro, tres diferentes unidades hospitalarias de menor tamaño: una en CIMA —aunque ni a la delegación ni la empresa han gestionado permiso en San Andrés Cholula—, otro derrumbando el viejo San Alejandro —aunque no se sabe ni cómo, ni cuándo, ni con qué recursos— y otro más en terrenos de la zona de Amozoc.

 

¡Por mi madre, bohemios, bohemios!, gritaría Monsiváis: ¿qué carajos no se pueden poner de acuerdo? ¿Ni porque todos son de Morena?

 

Mientras Sacyr no entrega su proyecto, Karina no libera los permisos y el nuevo delegado delibera sobre un nuevo proyecto de restitución en tres unidades médicas menores, un millón de derechohabientes viven en la desesperación.

 

¿Qué papel juega en todo esto el ‘superdelegado’ Rodrigo Abdala? ¿Permanece impasible en este lío que afecta la salud de un millón de poblanos?

 

¿Cuál es la ‘mano negra que mece la cuna’ del nuevo Hospital de San Alejandro?

 

***

 

 

La bomba de Milenio

 

El caso del ‘helicopterazo’ en el que murieron Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle da un vuelco. No por los dichos tardíos de Marko Cortés señalando el atentado, sino por la bomba periodística de Milenio: la decisión de esconder la grabación hasta 2024, con argumentos de seguridad nacional, de la conversación entre los pilotos del AgustaWestland con la torre de control de Aeropuerto Internacional de Puebla.

 

En Milenio Televisión, explicó ayer Víctor Hugo Michel, el gobierno federal entregó por transparencia las comunicaciones de dos accidentes similares, el de Juan Camilo Mouriño y el de Roberto Blake. ¿Por qué invocar seguridad nacional ahora? 

 

Además, se confirma, que SCT usará el argumento de la culpabilidad de la pieza solitaria pirata comprada en el mercado negro por 45 mil pesos. Esto va a arder.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico