Miercoles, 17 de Julio del 2019
Viernes, 01 Marzo 2019 04:27

Armenta es el candidato del morenovallismo

Armenta es el candidato del morenovallismo Escrito Por :   Arturo Rueda

La carta es perfecta hasta su párrafo tres en demanda de justicia, pero se vuelve lanzamiento de estiércol, difamación barata, cuando acusa que “Barbosa tiene las manos llenas de sangre” en su párrafo cuatro. ¿Tiene la familia Alonso Hidalgo pruebas de que Barbosa organizó el atentado que mató a Martha Erika y Rafael?


 

En algún punto del conflicto poselectoral 2018, quizá cuando ya ambos eran senadores, probablemente con la mediación de Ricardo Monreal, Alejandro Armenta y Rafael Moreno Valle ‘fumaron la pipa de la paz’ y firmaron una alianza política para darle fin a la enemistad que se había generado en la elección federal de 2015.

 

Esa alianza se materializó el 4 de diciembre, cuando la Fiscalía General del Estado (FGE) notificó al senador Armenta del no ejercicio de la acción penal por el delito de abuso de poder. Se le investigaba por las irregularidades cometidas durante su gestión en Sedeso en 2007, cuando compró terrenos mediante intermediarios a sobrecosto y adjudicó 164 millones a un ‘fantasma fiscal’, todo con motivo del desastre natural provocado por el huracán Dean.

 

Sin la carga de la persecución penal, Armenta se convirtió en un activo más del morenovallismo. Guardó un silencio ominoso tras el fallo y pactó una reunión con Martha Erika Alonso para negociar apoyos del gobierno estatal, que ya no ocurrió por la tragedia. De Barbosa ni acordarse, tampoco del discurso del fraude, pues desapareció del conflicto electoral tras los hechos violentos del hotel MM.

 

El pacto Moreno Valle-Armenta dejó huellas. CAMBIO publicó ayer los documentos de la Fiscalía en los que se exonera del abuso del poder, aunque queda subsistente la investigación por peculado.

 

Con el trágico accidente, el pacto de Armenta con el morenovallismo continúa operando, pues los restos de ese grupo político lo quieren como candidato de Morena, como gobernador, en vez de a Luis Miguel Barbosa, a quien aborrecen por el temor a perder negocios.

 

Ese pacto subsistente lo opera Florentino Alonso, hermano de la gobernadora, quien tenía planeado adueñarse de todas las licitaciones de obra, medicamentos, instrumental y servicios del sector Salud. Recibió apoyos para la campaña de su hermana, comprometió contratos, aunque no se sabe dónde quedó el dinero.

 

Como acción desesperada para mantener negocios y colocar a Armenta en Casa Puebla, utilizó la voz de su madre adolorida con un desplegado publicado ayer en Reforma.

 

Una voz inatacable en el dolor personal, familiar, pues nadie quisiera ponerse en los zapatos de la señora Martha Hidalgo que no perdió una gobernadora, sino una hija. Su única hija.

 

A la señora Hidalgo no se le puede reclamar que exija justicia por lo que todos sabemos fue un atentado. Lo debe pedir al presidente López Obrador, debe llevar el tema a instancias internacionales y debe contratar a los expertos más reputados del mundo para investigar las causas reales del accidente. Imposible no apoyarla en demostrar cómo y quién mató a su hija.

 

Pero lo que se le puede reclamar a la señora Hidalgo, o mejor dicho a su hijo Florentino, es meter su dolor personal en medio de la pugna interna de Morena para atacar a Luis Miguel Barbosa y, con todo el dolo del mundo, beneficiar a Alejandro Armenta Mier.

 

La carta es perfecta hasta su párrafo tres en demanda de justicia, pero se vuelve lanzamiento de estiércol, difamación barata, cuando acusa que “Barbosa tiene las manos llenas de sangre” en su párrafo cuatro.

 

¿Tiene la familia Alonso Hidalgo pruebas de que Barbosa organizó el atentado que mató a Martha Erika y Rafael?

 

Si es así, se han tardado en aportarlas a la Fiscalía para que inicie un proceso.

 

Si no es así, lo que hace es lucrar con la muerte de Martha Erika para insertar sus intereses en la disputa interna de Morena.

 

Quizá piensan que el enemigo de tu enemigo es tu amigo. Y por eso se han prestado a usar el nombre de la señora Martha Hidalgo en la defensa de intereses inconfesables.

 

Esta película tiene un sólo título: Armenta es el candidato del morenovallismo. No de este momento, sino por lo menos desde el 4 de diciembre de 2018, cuando todavía la gobernadora y el senador estaban vivos. Desde ese momento, ya se picaban la panza.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico