Domingo, 13 de Octubre del 2019
Lunes, 25 Marzo 2019 02:37

Armenta patea el pesebre de Morena (y de paso a AMLO)

Armenta patea el pesebre de Morena (y de paso a AMLO) Escrito Por :   Arturo Rueda

Armenta y su club de ‘sabandijitas’, alentados por Ricardo Monreal, le quieren ‘torcer el brazo’ a Yeidckol, a Morena, a Barbosa y a Pacheco Pulido en un acto suicida, porque en realidad a quien le están haciendo la guerra es a Andrés Manuel López Obrador, quien hace tiempo decidió quién iba a ser el candidato de la elección extraordinaria. Armenta ‘pasea’ el pesebre de Morena.


 

A una semana de que arranque la campaña electoral extraordinaria, Alejandro Armenta decidió ‘quemar sus naves’ y tirar por la borda su presente y futuro político: alargar su derrota de 2019 y extenderla hasta 2024. Colocarse, solito, la etiqueta de traidor a Morena y cerrarse la puerta a que el movimiento de López Obrador pudiera postularlo dentro de cinco años.

 

La expresión “quemas las naves” es exacta para lo que anda haciendo. Preso de un estado de emoción violento —como se llama al arrebato furioso en que se cometen actos irracionales según el derecho penal—, impugnó en el Tribunal Electoral la designación de Barbosa, atacando a Morena, a su dirigente Yeidckol Polevnsky y a la Comisión Nacional de Elecciones que elaboró la encuesta.

 

El senador ha entrado en guerra con su propio partido. Dibujó su ruta de colisión como chantaje, pero se le salió de las manos. Ejecutó la ruptura porque le pudo más el hígado que la ponderación de circunstancias.

 

Durante el último mes se la pasó jurando que aceptaría el resultado, cualquiera que fuera. Incluso firmó una carta compromiso para aceptar los resultados de la encuesta y no divulgarlos. La noche de la resolución, hace exacto una semana, le garantizó a Yeidckol que se portaría bien. Acudió a tomarse la foto, aunque no se quedó a la rueda de prensa.

 

Todavía en pleno arrebato furioso tras la derrota, muy ‘perdonavidas’, el miércoles 20 de marzo afirmó que no impugnaría en el Tribunal Electoral la designación de Barbosa “porque lo tumbaría” y entonces Morena se quedaría sin candidato a unos días de la elección. Que no le haría eso al partido porque era leal.

 

 

Ese chantaje de “no impugnar” se ve que no obtuvo la respuesta esperada, pues el jueves 21, ya con Barbosa inscrito como candidato, presentó la demanda en el TEPJF, en la que señala como autoridades responsables a Yeidckol Polevnsky y la Comisión Nacional de Elecciones que elaboró la encuesta.

 

¿Cuál era la respuesta que esperaba a tanta ‘pataleta’? ¿Para qué hizo tanto escándalo?

 

 

Pues una negociación que le garantizara posiciones en el gabinete de Luis Miguel Barbosa. Y como seguramente el candidato no aceptó el chantaje, Armenta no tuvo otra que presentar la demanda en el TEPJF para, de un solo tiro, dilapidar su futuro político, su carrera en Morena y la posibilidad de ser postulado en 2024.

 

Ese estado de emoción violento lo hace situarse en el futurismo del 2024 sin entender que todavía no trascurre el 2019. El ataque permanente a Fernando Manzanilla Prieto, en realidad, se debe a que lo ve como el candidato visible para dentro de cinco años. Por eso lo quiere fuera de la SGG. No quiere alguien que la pague, sino descarrilar a su potencial rival para dentro de cinco años.

 

Pero se topó con pared porque la puerta de Casa Puebla no se tira a patadas. Ni con Moreno Valle, ni con Pacheco Pulido. El gobernador, en vez de darles la cabeza del SGG, subió un tuit donde toma protesta al Comité Estatal de Protección Civil que encabeza Manzanilla. Si eso no es una ratificación, entonces no sé qué sea.

 

Los senadores, sus diputados, extorsionan a unas horas que comienza la campaña. No podía ser de otra manera. Por eso salió ayer junto con Nancy, más los diputados locales que lo apoyan —Héctor Alonso se ‘bajó del barco’ tras ser evidenciado el contrato que el morenovallismo le dio post mortem a través de Bernardo Huerta Couttolenc en la UTP—. Tampoco estuvo el tal José Juan, colocado en la picota por sus irregularidades como alcalde.

 

Armenta y su club de ‘sabandijitas’, alentados por Ricardo Monreal, le quieren ‘torcer el brazo ‘a Yeidckol, a Morena, a Barbosa y a Pacheco Pulido en un acto suicida, porque en realidad a quien le están haciendo la guerra es a Andrés Manuel López Obrador, quien hace tiempo decidió quién iba a ser el candidato de la elección extraordinaria. Armenta ‘patea’ el pesebre de Morena.

 

 

En vez de ser un buen perdedor y trabajar la oportunidad de 2024, Armenta ‘quemó todas sus naves’ porque todo lo que venga de esa demanda será un fruto podrido. En el hipotético caso que jurídicamente triunfara, políticamente se inhabilitó para ir en lugar de Luis Miguel Barbosa.

 

Y si Armenta ya traicionó a Morena, ¿cuánto tiempo falta para que apoye a Enrique Cárdenas para tratar de derrotar a la mala a Barbosa?

 

El traidor traiciona una y todas las veces que puede.

 

 

 

comments powered by Disqus

archivo historico