Miercoles, 20 de Noviembre del 2019
Martes, 10 Septiembre 2019 01:57

Antes personaje que partido

Antes personaje que partido Escrito Por :   Héctor Hernández Álvarez

La caracterización de quien ocupa la silla presidencial


 

El presente artículo es un breve análisis de la situación democrática actual. Ciertamente, y bajo mi punto de vista, la mayor parte de la atención se centra en el personaje de AMLO y no en partidos políticos, mucho menos en otros actores.

 

En efecto, los partidarios de Morena han identificado una serie de características diferenciadoras de las demás opciones. En este sentido, el lenguaje y discurso son elementos sumamente importantes para identificar las diferencias. AMLO ha conseguido dotar de legitimidad su propio discurso y permearlo en todo Morena, por lo que muchos candidatos de ese partido se cobijaron en frases típicamente empleadas por el mandatario del Ejecutivo nacional.

 

Por supuesto, durante el periodo de campañas electorales en Puebla para la gubernatura, el hoy gobernador Luis Miguel Barbosa citaba frecuentemente el nombre del presidente de la república, su deseo por implementar la 4T en el estado y frases como “me canso ganso”.

 

Este tipo de frases coloquiales crean cercanía con la ciudadanía. Los gobiernos anteriores ocupaban un vocabulario más cuidado, que en cierto sentido resultaba ser más formal pero menos efectivo para llegarle a la gente.

 

Debemos recordar que el ya muy estudiado “efecto AMLO” permitió que varios candidatos resultaran beneficiados por el voto popular al vincularse directamente con la imagen del personaje Andrés Manuel López Obrador.

 

Sin embargo, aparte de los claros beneficios que el nombre AMLO ha provocado en Morena, enaltecer su nombre y reconocerlo como el principal actor generador de cambio puede tener efectos negativos para el desarrollo democrático nacional.

 

Riesgos, difícilmente detectables, pero que pueden ser perjudiciales en un momento de perjuicios sociales. Algunos grupos afines lo han llegado a enaltecer en tal magnitud que pocas cosas se le cuestionan. El problema está en ¿qué pasa cuando miente?

 

Por ejemplo, nadie de la administración pública federal anterior al actual gobierno ganaba 600 mil pesos mensuales. Por lo tanto, ¿qué pasa con toda la gente que cree estas cosas? Fomenta la ignorancia, la fragmentación y los extremismos.

 

En efecto, históricamente dentro y fuera de México la mentira ha sido un recurso muy eficaz en términos de propaganda política y ha sido empleada por gobiernos progresistas y conservadores. No obstante, esta glorificación puede disminuir abruptamente. ¡Claro! Reducción en los estímulos fiscales de las gasolinas, el aumento a la recaudación de impuestos y la duda del grado de crecimiento económico en el año próximo son elementos esenciales.

 

En este punto vale la pena recordar las palabras que le autor Realista Nicolás Maquiavelo dijo en su escrito El Príncipe: “El príncipe que quiera mantenerse en el poder, debe evitar a toda costa el odio de su población, para ello, debe procurar no entrometerse con los bienes, riquezas y mujeres de sus ciudadanos”.

 

Ciertamente, aunque haya existido un aumento en el salario mínimo este año; la duda permanecerá si no se cuidan los pagos “obligados” de los ciudadanos que puedan afectarlos directamente en su economía.

 

Veremos qué pasa en los próximos días, semanas y meses. Por lo pronto, el personaje de AMLO sigue llevando la delantera en términos de percepción ¿Cuánto durará esta tendencia?

 

El Realismo en el análisis.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico