Lunes, 17 de Mayo del 2021

Se consuma linchamiento de Atlixco, muere presunto violador de una niña

Miércoles, 02 Octubre 2019 01:08
Se consuma linchamiento de Atlixco,  muere presunto violador de una niña

Pobladores de Nexatengo hallaron a una menor de 11 años de edad extraviada en la casa de José Eduardo N con huellas de abuso, por lo que hicieron justicia por propia mano

Yessica Ayala / Atlixco

@Diario_Cambio



José Eduardo N de 21 años de edad, acusado de violar a una niña de 11 años en la comunidad de Nexatengo, perteneciente al municipio de Atlixco, murió en el Hospital de Traumatología y Ortopedia de Puebla tras las quemaduras y los golpes propinados por la turba que lo quería matar tras encontrar a la pequeña en su casa.


La mañana del martes murió el acusado de abuso sexual, fue atendido en primera instancia en el complejo médico Fundación “Gonzalo Río Arronte”, posteriormente por la gravedad de las lesiones que presentaba fue trasladado al Hospital de Traumatología y Ortopedia, donde falleció.


Dadas las quemaduras que cubrían gran parte de su cuerpo, además de los golpes y contusiones, le ocasionaron una muerte dolorosa a José Eduardo; fuentes señalaron que durante la mañana del martes su estado de salud empeoró.


El linchamiento ocurrió el pasado lunes 30 de septiembre en la comunidad de Nexatengo, donde fue reportada como desaparecida una pequeña de 11 años de edad, la cual salió a la tienda pero no regresó a casa, por lo que sus familiares y vecinos se organizaron para su búsqueda.


Al acudir a la casa de José Eduardo, hallaron a la niña maniatada y con la boca tapada con una cinta industrial gris, con huellas de haber sido abusada sexualmente.


Por lo anterior, se congregaron los pobladores e hicieron justicia por propia mano, lo golpearon, rociaron gasolina y prendieron fuego, al instante fue rescatado por policías estatales y militares, fue trasladado a un hospital de Atlixco y luego a otro en la capital, donde finalmente murió.


Este es el segundo linchamiento de la región, el pasado 7 de agosto ocurrió otro en los municipios de Tepexco y Cohuecan, donde no hubo detenidos tras la muerte de siete personas, algunas de ellas inocentes.


 

archivo historico