Miercoles, 21 de Agosto del 2019

Pobladores de Tepexco y Cohuecan se ocultan durante visita de Barbosa (FOTOS)

Lunes, 12 Agosto 2019 03:13
Pobladores de Tepexco y Cohuecan se ocultan durante visita de Barbosa (FOTOS)

Habitantes de ambos municipios de la Mixteca prefieren no hablar por temor a ser relacionados con los homicidios del pasado 7 de agosto; mientras los colgaban, la turba bebía tragos de tequila.

Yessica Ayala / Tepexco

@Diario_Cambio



Cuatro días después de la masacre, en Tepexco parece que no pasó nada.


Justo debajo del aro de la canasta de basquetbol donde la turba colgó a un menor de 16 años, se instalaron puestos ambulantes, donde los asistentes a la visita del gobernador Luis Miguel Barbosa pueden comprar comida, bebidas, hasta ropa, en un minúsculo pueblito acceso a la Mixteca.


Ironías de la vida, o de la muerte, hace por lo menos una década que ningún gobernador pisaba el municipio, pues Mario Marín Torres fue el último en hacerlo.


El olor a muerte y sangre se desvaneció en ese lapso, pero el miedo acampa entre los pobladores, sobre todo en aquellos que por propia mano se hicieron justicia, pues en la visita del gobernador Miguel Barbosa brillaron por su ausencia los vecinos de ambos municipios.


No todos los habitantes de las cabeceras municipales de Cohuecan y Tepexco llegaron, tienen miedo de hablar, de ser vistos o reconocidos como participantes del pasado linchamiento. A los eventos convocados por el gobernador Miguel Barbosa Huerta en Tepexco y Cohuecan acudieron habitantes de otros municipios y localidades, pero los que intervinieron en la masacre soló observaron desde lejos.


Una tensa calma se vive en Tepexco y Cohuecan tras el linchamiento de siete personas ocurrido el pasado miércoles 7 de agosto. Los lugareños no quieren hablar, nadie permite una entrevista, se justifican diciendo que no estuvieron, que no vieron o simplemente se dan la vuelta y se van. El hermetismo es total.


En Tepexco, en la cabecera municipal, apenas y habitan mil personas, en su mayoría mujeres solas que fueron abandonadas por sus parejas o esposos al emigrar a Estados Unidos, los que quedan viven del campo, no hay otra forma de vida, durante años la Mixteca Poblana ha estado olvidada por los pasados gobiernos estatales y las consecuencias han sido fatales.


Parece un día normal, los puestos de flores y memelas rodean la cancha, a unos dos metros de donde colgaron a Orlando N, joven de 16 años de edad, quien se encontraba trabajando en la zona pero fue confundido como secuestrador. Algunos de los testigos dijeron que el joven apenas y pudo defenderse, fue colgado del aro de la canasta de las canchas de basquetbol. En ese mismo lugar este domingo estaba un puesto de ropa.


Arriba gobernador


Cuando llegó el gobernador Barbosa Huerta, varias personas comenzaron a acercarse. No se sentaron, los lugares estaban ocupados por los visitantes de otros municipios, por profesores y trabajadores de oficinas de gobierno. Los que estaban de pie sólo veían, escuchaban y algunos murmuraban.


En su discurso, Miguel Barbosa reconoció que en muchas de las regiones del estado existe una debilidad institucional, una necesidad de fortalecer la presencia gubernamental e institucional de los tres órdenes de gobierno, desde el municipal hasta el federal, y debido a esa carencia es como la convivencia social comienza a tener diversas contradicciones.


“Muchas regiones de nuestro estado se han vuelto un punto muy difícil, urgente que atender, ésta es una de esas, esto ha hecho que personas que en otro tiempo fueron gente de bien, hayan puesto en su mira actos ilícitos, esto ha hecho que las canalladas se vean presentes en la convivencia social. El sistema institucional, el Estado de Derecho debe ser la fortaleza que le permita a una sociedad el progreso, que le permita a una sociedad el desarrollo. Si nosotros nos separamos de esa ruta, no encontraremos el camino ni del progreso ni del desarrollo”, señaló el mandatario.


No hay detenidos ni represalias


Aunque el gobernador aclaró que el linchamiento es un delito y que el uso de la justicia por propia mano es una reacción, pero que no es legal, aún no hay detenciones sobre el caso ni responsables señalados, además no se ha convocado a nadie a rendir alguna declaración.


“Lo que pasó el día miércoles lo vemos como una reacción de un pueblo cansado, de un pueblo que se une y reacciona ante un hecho delictivo por el al abandono institucional, por la falta de respuesta institucional, lo que se debe hacer es fortalecer a la autoridad municipal, venimos a darle todo nuestro respaldo a la presidenta y a su Ayuntamiento, venimos a decirles que vamos a tomar atención en este y en todos los municipios del estado en el tema de Seguridad Pública. Hoy firmaremos un convenio de colaboración en materia de Seguridad Pública, también firmaremos un convenio de fortalecimiento de Estado de Derecho. Que generemos condiciones para que el respeto a las instituciones, a la ley, a la convivencia, sea la prioridad del desarrollo y del progreso” agregó Barbosa Huerta.


Bajo el influjo del alcohol


Hay personas que no pueden con la culpa de lo que vieron ese fatídico 7 de agosto de los linchamientos y poco a poco empiezan a decir la verdad.


Esa tarde, tras detener a Orlando N y a Julio N, el alcohol comenzó a correr entre la turba. Un grupo de hombres sacó una botella de tequila y comenzó a repartirlo, el alcohol provocó una mayor confusión. En un principio esto sólo era un rumor, pero ahora los mismos habitantes confirman que algunos sí estaban bajo los influjos del alcohol y fueron los más sádicos.


La tarde de este domingo fueron enterrados los restos de Ulises Odair N, uno de los hombres que fue acusado de secuestro sin haber estado en el momento del ‘levantón’. Su familia confirmó el entierro mediante las redes sociales. Sus restos fueron sepultados en el panteón central.

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico