Martes, 25 de Febrero del 2020

Abuela desalmada ordenó asesinar a su nieta y nuera en Chietla por disputa de un terreno

Viernes, 31 Enero 2020 00:39
Abuela desalmada ordenó asesinar a su nieta y nuera en Chietla por disputa de un terreno

Compañeros de la menor de 9 años dieron el último adiós de cuerpo presente en la escuela primaria Gabriela Mistral

Yessica Ayala /Chietla

@Diario_Cambio



Sospechan de la abuela de Mayra N y suegra de Isabel N como la autora intelectual del asesinato de ambas, pues mantenía un pleito por la posesión de tierras propiedad del padre de la menor, quien fue asesinado hace un año en Tilapa.


Tanto Mayra como Isabel, su madre, fueron asesinadas el pasado lunes 27 de enero y abandonaron sus cuerpos en paraje Las Tazas de Escape de Lagunillas, municipio de Chietla; a ambas les decían ‘Las Zacatas’, como les llaman a quienes laboran en los cañaverales.


Isabel N, de 36 años de edad, se dedicaba al campo cañero; proveniente del estado de Guerrero, conoció al padre de Mayra, Mario N, hace más de 10 años y procrearon a la pequeña.


Sin embargo, el hombre fue asesinado hace un año en el municipio de Tilapa por presuntos miembros de un grupo de secuestradores que él mismo comandaba; tras su muerte dejó inconclusa la regulación de varias tierras de su madre, las cuales quedaron en manos de Isabel, lo que provocó una disputa entre ella y su suegra, conocida como ‘La Gelatinera’.


Los pleitos y amenazas por la tenencia de las tierras trascendieron, incluso se interpusieron quejas en la presidencia municipal, pues ambas se asumían como legítimas propietarias de los terrenos de Mario.


Miembros de la Agencia Estatal de Investigación (AEI), además de los equipos de seguimiento de casos de alto impacto de la Fiscalía General del Estado (FGE), han dado seguimiento al doble feminicidio.


Tras diversos interrogatorios a la familia de Isabel, a sus cuñadas, entre otros miembros de la familia, sospechan del primo de Mayra, ‘El Gordo’ o ‘El Oreja Mocha’, y del padre de este como los autores materiales del crimen.


Fuentes señalaron que este menor de apenas 14 años de edad tenía un arma que coincide con el calibre de los 13 balazos hallados en el cuerpo de la pequeña Mayra, una pistola calibre 0.22 milímetros.


‘El Gordo’ o ‘El Oreja Mocha’ abandonó la primaria Gabriela Mistral, donde también estudiaba su prima, por el constante asedio de sus compañeros de escuela, quienes le practicaban bullying por ser bajo de estatura y con orejas grandes.


Los agentes de la Fiscalía General del Estado continúan con los interrogatorios y la investigación del caso; trascendió que ministeriales llegaron hasta la casa de la abuela de Mayra en busca de ‘El Gordo’ o ‘El Oreja Mocha’, pero aún no ha sido detenido.


Otra de las posibles autoras intelectuales del doble homicidio es la ex pareja y primera esposa de Mario, pues presumen que las mandó a matar por venganza.


Despiden a Mayra en su primaria


Compañeros, amigos, maestros y padres de familia de la escuela primaria Gabriela Mistral le dieron el último adiós a Mayra, la menor de 9 años que fue asesinada de 13 balazos en Escape de Lagunillas, Chietla.


Una misa de cuerpo presente fue parte del homenaje que Mayra recibió. Las flores blancas y los globos en señal de ofrenda por parte de sus compañeros fueron los adornos de tan emotiva ceremonia fúnebre.


Ahí el párroco de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe guió los rezos y las plegarias de justicia para las dos mujeres asesinadas en días pasados, hecho que conmocionó al estado.


Mayra asistía al 3ro B de la escuela primaria Gabriela Mistral, donde antes corría y jugaba con sus compañeros ahora se encontraba el féretro blanco a mitad de la plaza cívica, mientras que sus amigas se abrazaban y lloraban tratando de consolarse unas a otras.


Los padres de familia no daban crédito a lo ocurrido y con lágrimas escucharon con atención las palabras luctuosas de la titular de la institución educativa.


Edith García Tlaquelchi, directora de la primaria Gabriela Mistral, recordó que Mayra era una niña noble y tierna, como todos los niños de su edad jugaba y reía haciendo alguna travesura, pero sobre todo era una niña que no merecía tal tragedia.


"Nos embarga la tristeza porque uno ve este tipo de cosas por televisión y las ves también tan lejanas y descubres que no es así, que puede ser cualquiera y cualquiera de nuestros niños, por eso debemos ser más cuidadosos con ellos”, lamentó.


Los compañeros de Mayra desde que se enteraron que ella era la niña que había sido asesinada llevaron juguetes y dulces al salón de clases, elaboraron un altar en su honor, reveló la directora.


Tras el homenaje a la pequeña, su cuerpo fue trasladado al panteón de la comunidad de Escape de Lagunillas, donde fue enterrada en medio de la música de la guitarra y el docerola, acompañada de amigos y familiares.


 

archivo historico